Pregunta-tasas-de-interes

Tasas de Interés – Una Pregunta Común

Hace algunas semanas respondí esta pregunta que me llegó a mi correo electrónico, de una lectora que tenía dudas acerca del funcionamiento de las tasas de interés, la cual me pareció importante compartir:

Una Pregunta Común Sobre Tasas de Interés

Leí su artículo sobre CetesDirecto y me pareció muy interesante. Aparte de que me aclaró muchas dudas, tengo una pregunta sobre las tasas de interés. Entiendo que sea tal vez una pregunta usual, pero me gustaría que me pudiera explicar lo siguiente:

Las tasas de interés en México son bajas, pero comparadas con otros países (EU) son mejores. ¿Se toman como referencia la tasas de interés del exterior, para determinar las del interior? Entiendo que ésta es afectada por el tipo de cambio, etc… Pero, ¿Qué suceso macroeconomico tendría que suceder para que esto pudiera cambiar y que las tasas de interés pudieran subir? Aunque entiendo que en la economía todo es un “efecto dominó”.

Pues bien, en realidad muchas personas tienen una confusión similar. Por eso voy a tratar de hacerlo ver desde otro punto de vista, para que pueda entenderse mejor.

Las tasas de interés que pagan este tipo de instrumentos de corto plazo (Cetes en México, o Treasury Bills en EU) tienen mucho que ver con la inflación del país. Antes los Cetes pagaban mucho más (por ejemplo 30% hace bastantes años) pero la inflación en ese momento estaba también alrededor del 30%.

Hoy en México la inflación está alrededor del 4% y por lo tanto los Cetes pagan algo parecido: históricamente han pagado un poco más que la inflación aunque ha habido periodos en que han pagado menos.

Desde luego hay muchos otros temas que influyen, como la economía y la globalización. Recuerda que quienes invierten usualmente en estos instrumentos no es la población, sino las grandes tesorerías de empresas enormes, o fondos de inversión grandes, locales y extranjeros, que constantemente están viendo dónde invertir sus excedentes.

En México la tasa de interés de los Cetes se define semanalmente con base a una subasta. Es decir: no la pone nadie, no la dicta el Banco de México o el gobierno. La dictan los intermediarios financieros (las casas de bolsa a través de los cuales se adquiere) con base en la demanda que tienen sus clientes.

Entonces, las casas de bolsa ofrecen comprar “x” monto a una tasa que ellos proponen. Otra casa de bolsa ofrece comprar “y” monto a otra tasa de interés. El Banco de México va asignando, como en cualquier otra subasta, los instrumentos a quien ofrezca menos tasa de interés.

Hoy en día las tasas de interés en México están alrededor del 4%, como bien dices, pero también la inflación está alrededor del 4%. Es decir, tu ganancia real (arriba de la inflación) en Cetes es nula. Pero es mejor que pagarés bancarios.

Por eso insisto que en el largo plazo (por ejemplo para tu retiro, para la educación de un hijo, etc.) siempre se debe considerar otro tipo de instrumentos para invertir (incluir renta variable, en un porcentaje de acuerdo con nuestra tolerancia al riesgo). Porque con instrumentos de deuda o Cetes uno no va a generar un crecimiento de su dinero, sólo va a proteger su poder adquisitivo (la inflación).

No creo que algún día vayan a subir las tasas a pagar mucho más que la inflación, porque si esto sucediera no sería atractivo para la gente y para las empresas invertir en hacer crecer su negocio: en actividades productivas que es lo que genera crecimiento económico (mejor comprarían Cetes). Es por esta misma razón que las tasas de interés de instrumentos de tasa fija o “libres de riesgo” como se llaman a estos instrumentos de corto plazo, apenas compensa la inflación.