tributo-a-dos-grandes

Un Pequeño Tributo para Dos Grandes

Una de las cosas que más me gustan es platicar con personas inteligentes. Debatir argumentos e intercambiar puntos de vista, ya que con esto se me abren nuevas perspectivas. Y lo que más disfruto, sin duda, es que la solidez de los argumentos del otro me hagan cambiar de opinión.

Lo que no me gusta es discutir, que es muy distinto. En mi experiencia, una discusión no se puede ganar: un debate sí. La diferencia es sutil, pero muy trascendente: un debate es acerca de contrapuntear argumentos, y tiene como objetivo formar un criterio. En un debate suele ganar la verdad: el mejor argumento (o incluso, en ocasiones, una mezcla de ambas posiciones). En este sentido, ganan todos.

En una discusión, por el contrario, nadie gana. En ella se involucran sentimientos, y la mayoría de las veces se dejan de lado los argumentos por mezclar ataques personales. De esta forma, todos pierden, incluso el que “gana” la discusión, ya que siempre queda un resentimiento, en el otro, que no es fácil dejar pasar.

En mi camino y gracias al Twitter he podido hacer amistades e intercambiar puntos de vista con muchas personas. Hoy dedico este post a dos de ellas, ambas colegas que también escriben sobre Finanzas Personales y cuyo trabajo respeto y admiro: Karla Bayly (Twitter: @KarlaBayly, Blog: http://www.karlabayly.com, Libro: Toma el Control de tu Dinero) e Isela Muñoz (Twitter: @ElPesoNuestro, Blog: http://www.elpesonuestro.com). Este post está dedicado a ambas.

Tanto Isela como Karla me contactaron el viernes para decirme que no estaban del todo de acuerdo con lo que decía mi post: Finanzas Personales y Matemáticas. Isela me dijo, muy acertadamente: “decirle a las personas que no necesitan entender de números para hacer dinero lo considero terriblemente irresponsable”. No podría estar más de acuerdo. Karla, por otro lado, se unió al mencionar “No te puedes sentar sin saber de números a esperar que el dinero crezca”.

Gracias a su retroalimentación, releí lo que escribí y encontré que el mensaje que había querido enviar no era del todo claro. Aunque no es mi estilo, decidí editarlo para agregar tres palabras a fin de que quedara un poco mejor.

Quiero retomar algunos conceptos de ese post que me parece importante enfatizar (las citas textuales de mi post aparecen en cursivas y negrillas):

Siempre he pensado que uno debe cultivarse, seguir aprendiendo y nunca seguir un consejo “a ciegas”. En palabras de Karla: “El tema debe ser, puedes no saber de números ¡pero aprende! De lo contrario te estancas en la mediocridad.”

En mi experiencia me he dado cuenta que las personas que son más ordenadas con el dinero, son aquellas que saben lo que quieren: que tienen claras sus prioridades y sus necesidades … Y para eso no se necesitan matemáticas. Esto es una gran verdad: aún las personas que son más “duchas” con los números no tendrán éxito si no tienen claros sus objetivos y si no logran una buena relación con el dinero.

Sin embargo, existe otro componente de las Finanzas Personales que también es esencial … Pero además nunca hizo el ejercicio de cuánto tenía que haber ahorrado para alcanzar su meta, invirtiendo de esa forma. Desafortunadamente, ejemplos como este hay muchos. El otro componente esencial son, precisamente, las matemáticas. En palabras de Isela: “En eso estoy de acuerdo, pero si no saben hacer operaciones básicas para comparar, ¿como le van a hacer?”

Se necesita sentido común, y se necesita buscar asesoría. En este sentido, también necesitamos comprender perfectamente lo que nos dicen los asesores y preguntar hasta el cansancio … La decisión, al final, es nuestra. Aunque Isela nos recuerda: “El sentido común es común, pero no equivale a que sea correcto”. Yo añadiría que el sentido común, decía mi abuelo, es el menos común de todos los sentidos.

Me siento muy honrado y afortunado de poder compartir opiniones, estar de acuerdo y también en ocasiones disentir con ellas: pensar diferente añade valor. Son dos personas que saben, que defienden sus posiciones y con las que se debate (no se discute) muy a gusto. Sus puntos de vista han enriquecido los míos, y eso me ha hecho ser mejor persona. Y además me han brindado su amistad. Son mujeres muy inteligentes y profesionales, muy diferentes, a las que vale la pena leer y seguir. Con mucho cariño para las ellas, este pequeño tributo.