Muchas veces escuchamos tantas cosas que olvidamos lo más importante. Por eso he querido escribir este post: para recordar las reglas básicas de finanzas personales y siempre las tengamos en mente.

Siete reglas básicas de finanzas personales

1. Gasta menos de lo que ganas (o ganar más de lo que gastas).

Es muy fácil entender que la única manera de construir un patrimonio es gastando menos de lo que uno gana. En otras palabras, tener un excedente.

Por otro lado, si uno gasta más de lo que gana, inevitablemente tendrá que incurrir en una deuda. Esa es, por el contrario, la manera más segura de destruir un patrimonio.

2. Aprende la diferencia entre el ahorro y la inversión.

Mucha gente confunde los dos conceptos y habla de ahorrar o invertir como si fueran sinónimos. Es importante entender que ahorrar significa precisamente tener un excedente. Por el contrario, invertir significa hacer que nuestro dinero genere más dinero.

3. Empieza a invertir en una edad temprana.

Hay dos aliados fundamentales para la construcción de un patrimonio: dinero y tiempo.

Mientras más tiempo tengamos a nuestro favor, más poderosa será la magia del interés compuesto que es uno de los motores del crecimiento de nuestras inversiones.

Por eso empezar a invertir en una edad temprana es una de las reglas básicas de finanzas personales: puede hacer toda la diferencia entre lograr nuestros objetivos o quedarnos cortos, principalmente cuando hablamos de nuestro retiro.

4. Usa el crédito para sumar y no para restar.

El crédito puede ser un componente que nos ayude a generar patrimonio cuando es utilizado de manera adecuada. Por ejemplo: podemos usar un préstamo para comprar una herramienta o maquinaria que nos generará un ingreso adicional suficiente para pagar la deuda y aún así lograr un excedente.

Desafortunadamente muchas veces se utiliza para restar: para adquirir artículos de uso diario, es decir para financiar un gasto. Por eso mucha gente cae en problemas de endeudamiento: a través del crédito terminan acostumbrándose a gastar más de lo que ganan manteniendo un nivel de vida que no pueden pagar.

5. Construye y mantén un fondo para emergencias.

Un fondo para emergencias nos ayuda a amortiguar situaciones que pueden dañar nuestras finanzas personales, tales como una enfermedad (aunque estemos asegurados tenemos que pagar costos como el deducible y coaseguro) o una pérdida de empleo.

Además puede ayudarnos a evitar tener que utilizar tarjetas de crédito en caso de una situación apresurada, que nos genere a la postre un problema mayor.

6. Protege tu patrimonio de riesgos que pueden dañarlo seriamente.

Mucha gente olvida que la protección del patrimonio es algo fundamental. Pensamos que los seguros son un gasto pero en realidad son un elemento importante para evitar una pérdida patrimonial severa.

Hay muchos ejemplos de familias que han perdido todo tras un terremoto, o una enfermedad grave que requería un tratamiento especializado y costoso. Por eso la protección patrimonial es también una de las reglas básicas de finanzas personales.

Los seguros son instrumentos que nos ayudan a blindar nuestras finanzas de eventos externos que aunque sean poco probables, pueden afectarnos de manera severa.

7. Ahorra y planea tu retiro.

Casi todas las personas llegan a una edad en la cual se arrepienten de no haber pensado antes acerca de su retiro. Frases como: “Si pudiera regresar el tiempo habría empezado a ahorrar mucho antes”.

Hay infinidad de personas que no saben que el ahorro para el retiro en México y en muchos otros países tiene beneficios fiscales importantes. O que no aprovechan los planes de pensiones que tienen en su empresa, en donde el patrón aporta dinero adicional dependiendo del monto ahorrado por el empleado.

Peor aún: la mayoría de los jóvenes ven su retiro como algo tan lejano, tan poco palpable, que no piensan en él. Y ese puede ser un error muy grave.

¿Qué opinas de estas reglas básicas de las Finanzas Personales?