El Señor Bigote – Tu dinero o tu libertad (Post Invitado)

por | Nov 25, 2013 | 17 Comentarios

Este es un post de invitados en Planea Tus Finanzas.com – Si estás interesado en participar y escribir un artículo (o más) en esta página, consulta los requisitos aquí.

Este post está escrito por Edith Esquivel Eguiguren. Escritora, traductora y socióloga mexicana, interesada en la literatura, el caos, la economía y la filosofía estoica. Correo: medithi@yahoo.com Blogs: http://medithi.blogspot.mx/, http://aliciaenelombligo.wordpress.com/

¿Para qué quiero más dinero? –Me pregunté un día, agotada después de haberme partido la espalda en dos trabajos –si tengo lo suficiente para vivir, ninguna deuda, un colchón para emergencias y ahorros para el retiro. ¿No sería mejor bajar mi ritmo de trabajo o darme algunos lujos en vez de ahorrar?

La respuesta la encontré en el blog de Mr. Money Mustache que traducido sería algo así como “Señor Bigote de Dinero”.  El autor es un hombre que, atraído desde temprana edad por los placeres de la frugalidad, logró jubilarse a los 30 años de edad, junto con su esposa, para tener un hijo y poder dedicarle más tiempo, así como disfrutar de viajes y trabajar en sus pasatiempos sin presiones.

El Señor Bigote – Mr. Money Mustache

El Señor Bigote tiene una particular filosofía. El dinero, dice él, no es para comprar baratijas, sino para comprar tu libertad. Él afirma que con ciertas “mejoras” a su estilo de vida, una persona puede asegurarse una suma suficiente para vivir de sus rentas e intereses mucho antes de que las canas cubran su cabeza.

El Señor Bigote se auxilia de las matemáticas para demostrar su punto. En pocas palabras, su filosofía es la siguiente: Si ahorras 10% de tu ingreso y lo inviertes en el mercado de valores, te tomará 51 años ahorrar lo suficiente para vivir de tus intereses, si consideramos que necesitas 90% de tu sueldo para sobrevivir. Pero si ahorras 50% de tus ingresos, significa que necesitas trabajar solo 17 años. Si comienzas a los 20, estarás retirado a los 37. Esto se debe a que si bajas tus gastos entonces también reduces la cantidad que necesitas ahorrar. Para saber cuánto dinero necesitas antes de retirarte, debes tomar tus gastos anuales y multiplicarlos por 25. Por ejemplo, si gastas 100,000 al año, necesitarás haber ahorrado 2,500,000 para vivir el resto de tu vida. Por ello, la clave no está solo en invertir y ahorrar sino en vivir con menos. Claro que vivir con menos en México no es lo mismo que en la economía estadounidense del Señor Bigote, quien posee una casa grande en un vecindario bonito y dos autos. Él mismo se regodea de haberse privado de muy poco para lograr su meta.

Entre las acciones que recomienda para reducir “el volcán de derroche de la clase media” están: vivir cerca del trabajo (ahorrando tiempo y dinero de transporte), desplazarse en bicicleta o transporte público y usar poco el auto, pagar lo más pronto posible el crédito hipotecario (o cualquier otro crédito), reducir el consumo de electricidad y otros servicios, jamás adquirir créditos para comprar autos o bienes de consumo, nunca comprar autos nuevos o “tontos” (es decir grandes, lujosos o con alto consumo de combustible), no pagar televisión por cable,  reducir las visitas a restaurantes y optar por comer más saludable en casa y, en general,  no pagar por comodidades o conveniencia, pues el autor afirma que al buscar éstas no logras la felicidad sino que te hacen débil, pues es la fortaleza física y mental lo que debemos buscar, no vivir con el menor esfuerzo posible y rodeados de lujos.

Aunque la situación económica de nuestro país sea distinta, habrá que admitir que sus consejos tienen sentido. Podríamos argumentar que nos gusta nuestro empleo y no queremos retirarnos antes, o que con nuestro ingreso no nos sería posible lograrlo, sin embargo, aun en estos casos el dinero ahorrado e invertido compra libertad. Por ejemplo, la libertad de renunciar a un empleo que no nos gusta, de negociar mejores condiciones de trabajo o salario, de tomarnos más tiempo para encontrar un trabajo o carrera que nos agrade, de estudiar o de poner nuestro propio negocio. Si lo pensamos bien, todos los días nos vendemos al mejor postor, trabajando las mejores horas y los mejores años de nuestra vida para otros. Si ahorramos e invertimos, al menos podemos tener una mejor posición para negociar mejores condiciones e ingresos y, en el mejor de los casos, retirarnos cuando todavía tengamos la fuerza de la juventud para desarrollar nuestra creatividad en lo que más nos plazca, sin la urgencia del dinero pisándonos los talones.

Para quienes argumenten que hay que ser un tacaño para ahorrar más de la mitad de tu sueldo, les recuerdo que la diferencia entre la frugalidad y la tacañería es que ésta última lastima a otros. La frugalidad, en cambio, es buena para el medio ambiente y una opción más sana, por ejemplo, cuando eliges la bicicleta en lugar de la camioneta, o te pones a leer un libro en la biblioteca en lugar de pagar televisión por cable.

El truco es hacer que ahorrar sea uno de tus valores, afirma el Señor Bigote, y llamarle al ahorro “libertad” hará que recuerdes que cada peso que no gastas se convierte en un empleado tuyo de por vida al ser invertido. Hay que pensar, ¿quiero gastar en esto o preferiría comprarme un poco más de libertad? –nos dice este hombre de 38 años de edad que lleva casi una década disfrutando de unas merecidas vacaciones.

¿Qué opinas sobre los consejos del Señor Bigote – Mr. Money Mustache?

Artículos Relacionados

Comentarios

17 Comentarios

17 Comentarios

  1. JOSE LUIS

    Excelente punto de vista, me parece. Amigos, ¿nunca leyeron «Dios vuelve en una Harley» de Joan Brady? me parece la analogía más cercana a lo que nos comparte Brady en su libro. Si bien es cierto, que el consumismo y la comodidad siempre intervendrán para lograr ese utópico 50% de ahorro, más aún, en una cultura como la mexicana. Saludos.

    Responder
    • Joan Lanzagorta

      No lo he leído personalmente, pero lo buscaré. Gracias por la recomendación y por el comentario.

      Responder
  2. Pura vida

    Supongo que el señor bigotes de dinero se refiere a «reducir tus gastos para hacer rendir más el dinero», pero su plan tiene ciertas limitantes: 1) Invertir en la bolsa no es garantía de crecimiento, en especial durante una crisis económica. 2) Tiene un cobertura de sólo 25 años, por lo que el dinero podría acabarse antes de tiempo. 3) Es un plan individual, para gente soltera que puede ahorrar hasta el 50% de su sueldo. Pero si esta persona se casa y tiene familia, difícilmente podrá seguir ahorrando ese porcentaje. 4) No contempla imprevistos, como enfermedades o accidentes que pueden poner en riesgo todo su ahorro. Sin embargo, es una filosofía interesante y vale la pena adaptarla al plan de vida de cada individuo.

    Responder
    • Edith Esquivel

      Estimado Pura Vida, en realidad, el Sr. Bigote tiene diversificada su inversión en una casa que renta y en la Bolsa. Tiene la regla del 4%, lo que significa que para su gasto corriente no retira más de esta cantidad de sus inversiones, que ascienden a 800,000 mil dólares. Gracias a ello, en realidad su capital permanece intacto y, de hecho, deposita lo que le dan sus inquilinos porque no gasta tanto. Así mismo, él afirma que en su hijo gasta 300 dólares al mes (estudia en escuela pública) y como le gusta la carpintería, y su blog es exitoso, continúa recibiendo ingresos por estos conceptos. Para sus imprevistos está asegurado, por supuesto, y viaja más de tres meses al año: cuando sale, le renta su casa a unos amigos y en ciertos lugares con bellezas naturales opta por acampar en lugar de pagar un lujoso hotel. Desgraciadamente su blog no cuenta con traducción, por eso escribí este artículo, para difundir las peculiaridades de su filosofía.

      Responder
  3. Juan Pablo Ruiz

    Joan. Creo, este es el mejor post de invitados que leído. Sin lugar a dudas, tendrá controversia y adeptos, en ambos lados de la moneda; pero de algo estoy seguro, nos invitará a la reflexión y ampliar nuestra conciencia. Saludos!

    Responder
    • Joan Lanzagorta

      Gracias Juan Pablo. Coincido contigo, me parece que Edith nos compartió un post bastante bueno y una idea que vale la pena por lo menos reflexionar – estemos de acuerdo o no.

      Responder
  4. Hurela.

    Me parece que refleja el
    Espíritu asceta protestante. Cuna del capitalismo. Y más bien busca un desarrollo integral. Alimentar el espíritu de manera ascética. Es decir sembrar arduamente para tener una cosecha abundante lo más pronto.

    Responder
    • Joan Lanzagorta

      Cierto pero creo que falta un tema de equilibrio. Hay quien está dispuesto a sembrar arduamente para lograr una cosecha abundante pronto. Hay quien prefiere sembrar de manera constante, equilibrando el tiempo con otras cosas que le brindan riqueza y profundidad a nuestra vida. Y aunque no cosechan tan pronto, logran una vida mejor.

      Responder
      • Edith Esquivel

        El Sr. Bigotes precisamente aboga por el equilibrio: él dona a varias asociaciones caritativas en tiempo y dinero, y también cultiva su espíritu y mente. Argumenta que esclavizarse los mejores años le quita riqueza y profundidad a la vida en un grado que difícilmente un servicio o producto puede compensar. Sus consejos deben meditarse y adaptarse a quién eres, qué vida quieres lograr y qué valores tienes, eso sí, pero puede haber un perfecto equilibrio aunque ahorres 80% de tu sueldo: todo depende de cómo lo hagas pues ser frugal, afirma él, es un arte. La calidad de vida, a partir de cierto ingreso decoroso, claro está, no depende de cuánto gastas.

        Responder
    • Edith Esquivel

      Estimado Hurela, precisamente, el punto central de la filosofía del Sr. Bigote es que la ardua siembra no tiene por qué significar un sacrificio que reduzca la calidad de vida sino al contrario, la mejora. Por ejemplo, en el caso de vivir cerca de tu trabajo, no solamente gastas menos en dinero, sino también tienes más tiempo para estar con tu familia, menos estrés en el traslado, etc. En el caso de andar en bicicleta en vez del auto, está el beneficio del ejercicio, además del económico. Con su sugerencia de no tener televisión, tenemos los beneficios de mayor tiempo para la familia, la lectura, la socialización. La siembra es simplemente dejar de centrarnos en la conveniencia y la comodidad para centrarnos en las cosas que verdaderamente mejoran nuestra vida y felicidad.

      Responder
  5. Octavio Sanchez

    desde esta perspectiva los indigentes que sólo necesitan de las limosnas diarias para vivir tienen una vida envidiable, viven sin lujos por lo que su fortaleza física será alguna de las mayores. También tienen tiempo y capital para hacer lo que más les place (drogarse, emborracharse, etc.)

    Responder
    • Joan Lanzagorta

      Yo no creo que esa sea la idea, la riqueza desde mi punto de vista no es sólo en la parte monetaria sino en el espíritu, nuestra cultura, entre muchas otras cosas. Acuérdate de que el dinero es simplemente un medio – hay que tener el fin en mente y la perspectiva de vida muy clara. El dinero sólo nos ayuda a alcanzar nuestras metas.

      Responder
  6. Amargada

    wow seria grandioso pero creo que con mis ingresos imposible en ocasiones he tenido que ser muy ahorrativa pero por necesidad, ahorrar agua, luz, sin televisión por cable, ni teléfono, pero porque no voy a completar para la colegiatura, la renta, la despensa y vivir cerca de mi trabajo imposible a menos que fuera millonaria para comprar una casa de 6 millones de pesos, bueno es buena la idea pudiéndola adaptar a nuestra realidad como mexicanos comunes. Saludos

    Responder
    • Joan Lanzagorta

      Es cierto, en México muchas personas tienen ingresos muy bajos que no permitirían aplicar esta filosofía. Aún así vale la pena pensarlo.

      Responder
    • Edith Esquivel

      Estimada Amargada, efectivamente, en México tenemos más difícil el camino. El Sr. Bigote nos dice que entre menor sea nuestro ingreso, más importante se vuelve vivir con menos, pues dicho excedente deberá cubrir eventualidades primero y, ya después, podremos pensar en el retiro, quizá no en diez años pero sí antes de que se nos rompan los huesitos. El Sr. Bigote envía a su hijo a la escuela pública, por supuesto, pues se ha apoyado en filosofías de la educación como la del Dr. Iván Illich. Las cifras confirman que el desempeño académico de los hijos depende mucho más del número de libros que hay en casa que del estatus de la escuela a la que van, y los resultados académicos en escuelas públicas y privadas no corresponden con el gran gasto que hacen las familias mexicanas. Si fuera tú, yo optaría por escuelas públicas. Así mismo, la idea es que evites la televisión por cable y el teléfono también en los momentos en que puedes pagarlos, para que ésto constituya un ahorro. Si solo te privas de cosas cuando no puedas pagarlas, entonces no puedes ahorrar. En el caso de mudarse cerca del trabajo, coincido, es caro vivir cerca de la fuente de empleo, pero hay que vivir lo más cerca que el presupuesto permita, pagando rentas lo más bajas posibles y optando por medios de transporte económicos para llegar allá… si tu transporte al empleo cuesta un gran porcentaje de tu sueldo, es más sabio comenzar a buscar otro. El Sr. Bigote nos dice que en esta sociedad se estimula el consumo entre las clases bajas y media porque, precisamente, de eso viven las clases altas. Él propone cuestionar todos nuestros gastos, no asumir, como en el caso de la educación, que gastar en algo bueno es por fuerza una necesidad.

      Responder
      • amargada

        gracias Edith por traducirnos este articulo me gustaría que lo siguieras haciendo para aprender mas del sr. bigotes, bueno a mi me gustaría para mejorar cada vez mas mi vida. Y lo de la colegiatura pues es un ahorro ya que ya tuve a mi hijos en escuela publica y gastaba mas en niñeras cuando no ahí clases y para irlos a recoger porque los preescolares públicos salen a las 12 del medio día así que la colegiatura es menos aparte del estress que causa llegar a la escuela y que este cerrada!!. 🙂 saludos y felicidades

        Responder
        • Edith Esquivel

          Ah, eso tiene sentido completamente. Espero que, para la primaria, tengas a la mano una de esas de tiempo completo que son públicas. He oído que son de gran ayuda. Como dato adicional: Una estrategia muy conveniente que propone el Sr. Bigote es fortalecer los lazos de amistad con vecinos, de este modo pueden ayudarse en una gran variedad de situaciones, entre ellas, turnarse para cuidar a los niños, avisar cuando hay movimientos extraños en casa (un ladrón, por ejemplo), compartir trucos para ahorrar en servicios locales, etcétera. Los lazos sociales son buenos para la salud e importantes para la supervivencia. Te deseo suerte en tu aventura frugal 🙂

          Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete gratis y obtén el mini-curso Los Seis pasos para Alcanzar tu Libertad Financiera

Suscríbete gratis

Recibe acceso gratuito al mini-curso con los Seis pasos para Alcanzar tu Libertad Financiera y al área pública de nuestra comunidad. 

¡Gracias!

Pin It on Pinterest

Share This