Algunos lectores me preguntaron mi opinión honesta acerca del reto de ahorro de las 52 semanas que ha aparecido en varios lugares en la red, principalmente en Estados Unidos.

Pues bien, me parece un concepto interesante y por ello creo que vale la pena analizarlo.

¿Qué es el Reto de Ahorro de las 52 Semanas?

El reto del ahorro consiste es una idea simple que permite ahorrar de manera progresiva, si uno la sigue al pie de la letra, alrededor de $ 14,000 pesos en un año. Nada mal.

La idea original es ahorrar 1 dólar en la primera semana del año, 2 dólares en la segunda y así sucesivamente. En la última semana del año (la número 52) tendremos que separar justo 52 dólares.

Para mantener la simplicidad, en pesos podemos verlo simplemente como 10 pesos en la primera semana, 20 en la segunda y así sucesivamente. Por lo cual tendríamos que ahorrar de acuerdo a como se indica en la siguiente tabla:

La intención es que empezar el reto de ahorro sea fácil: al principio se requiere muy poquito esfuerzo. Unos chicles hoy en día cuestan más de 10 pesos, por lo que parece muy alcanzable. Es parte del atractivo: empezar poco a poco, sin que suene como algo que no podamos hacer.

Pero también el reto de ahorro nos pide un compromiso mayor a medida que vamos adquiriendo el hábito. Por ello las semanas siguientes serán bastante más retadoras que al principio, pero se trata precisamente de comprometernos. De ver que sí se puede, y entonces poner mayor esfuerzo para lograr la meta. Eso puede tener sentido.

No obstante, el incremento es bastante lineal. Para mucha gente sí es fácil ahorrar 10 pesos – incluso 100 pesos cada semana por lo cual al principio no costará trabajo. No obstante, para esa misma gente ahorrar ya 300, 400 o 500 pesos cada semana – más de 2,000 al mes en la última – puede ser un esfuerzo muy grande.

¿Vale la pena intentar el Reto del Ahorro de las 52 Semanas?

Para las personas a las cuales les gustan los juegos y además les cuesta trabajo ahorrar, el reto del ahorro puede ser una motivación interesante, por lo cual no veo por qué no intentarlo.

Pero por otro lado habrá algunos que prefieran hacerle algunos cambios, para adaptarlos a su propia realidad.

¿Qué tal intentar con un ahorro pequeño pero constante – 50 pesos al mes en un principio – y cada mes incrementarlo de manera realista? ¿O bien ponernos el reto de ahorrar cada semana lo más que podamos, cortando gastos pequeños como el café y la dona a media mañana?

No quiero descalificar el reto del ahorro – al final me parece un concepto interesante, que puede funcionarle a muchas personas pero no a todas. Si uno quiere intentarlo vale la pena: nunca está de más intentar ahorrar.

¿Vas a seguir el reto del ahorro durante este año?