Reparto de utilidades

Reparto de Utilidades

 En México, la constitución establece que los trabajadores tenemos derecho a participar en las utilidades fiscales que obtiene una empresa o patrón, por la actividad productiva o servicios que ofrece en el mercado. Esto es lo que se conoce como reparto de utilidades.

Tienen derecho a esta participación todos aquellos trabajadores ya sean de planta o eventuales, que perciban un salario y que hayan laborado por lo menos 60 días durante en el año. Aunque hayan dejado de trabajar para ese patrón.

Por ello, quedan excluidas las personas que perciben ingresos por honorarios o donde no exista una relación de trabajo subordinado. Además de ellos, tampoco reciben reparto los directores o gerentes generales de una empresa, así como sus socios y accionistas. La idea es que el reparto de utilidades sea un beneficio para los trabajadores de la misma.

Sin embargo, es un derecho que no es de todos.

NO TODAS LAS EMPRESAS ESTÁN OBLIGADAS

Es importante mencionar que además, no todas las empresas están obligadas al reparto de utilidades. Hay excepciones entre las cuales podemos mencionar:

  • Empresas de nueva creación durante su primer año de funcionamiento. Si elaboran un producto nuevo, quedan exceptuadas durante los dos primeros años.

  • Empresas mineras de nueva creación, durante el periodo de exploración (es decir, cuando no hay beneficio).

  • Instituciones públicas descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia.

  • Instituciones de asistencia privada.

  • Empresas que generen un ingreso anual declarado para el ISR menor a $ 300,000.

NO TODOS LOS TRABAJADORES LAS RECIBEN

Desafortunadamente la regulación tiene muchos huecos, que algunos patrones aprovechan para tratar de evitar el pago del reparto de utilidades.

Muchos contratan a sus trabajadores por honorarios, para no tener que darles prestaciones. Otros, empresas más grandes y sofisticadas, crean subsidiarias de servicio cuyo único fin es administrar la nómina. Dichas empresas, por su diseño, no perciben utilidades.

Algunos optan por contratar su personal utilizando los servicios de una empresa “outsourcing” de recursos humanos. En este sentido, el trabajador tiene derecho a una parte de las utilidades de dicha empresa “outsourcing”, pero no de las generadas en el lugar donde trabaja.

Finalmente, como son utilidades “fiscales”, en ciertas industrias hay mecanismos legales a través de los cuales se puede evitar o disminuir al máximo dicha utilidad (por ejemplo, hacer inversiones en capital de trabajo o ciertas provisiones contables para ello).

Mini-Curso Gratis

Los seis pasos para alcanzar tu libertad financiera

Suscríbete gratis y recibe en tu correo el mini-curso "Los seis pasos para alcanzar tu libertad financiera"

100% libre de SPAM. Cancela cuando quieras. Powered by ConvertKit