Las reparadoras de crédito son figuras que han surgido recientemente, ante el severo problema de endeudamiento de una parte de la población.

Martín me preguntó recientemente lo siguiente:

¿Qué opinión tiene de las reparadoras de crédito y su sistema?

Ya que ellos manejan las estrategia de no pagar durante unos meses al banco, para negociar descuentos. Durante ese tiempo se genera un ahorro con el cual se pagará al banco cuando se alcance un monto que el banco pueda aceptar.

Sobre las Reparadoras de Crédito

Las reparadoras de crédito pueden representar una alternativa para la gente que ya dejó de pagar.

Para la gente que, aún con muchos esfuerzos han podido mantenerse al corriente, las reparadoras de crédito no deben ser consideradas nunca como una alternativa. Aún cuando sientan que tienen la soga en el cuello.

La razón es muy sencilla: dejar de pagar puede tener consecuencias negativas muy importantes, como expliqué en este post: ¿Y Si Mejor Dejo de Pagar mi Tarjeta? 

Lo mejor que uno puede hacer es tratar, a toda costa, de seguir pagando y de ir reduciendo sus deudas poco a poco con la estrategia que expliqué en este artículo: ¿Cómo Salir de Deudas? También, como fuente de inspiración pero también para entender nuestro problema de endeudamiento más a fondo, recomiendo a estas personas leer el excelente libro «De Deudor a Millonario» de Isela Muñoz – del cual puedes leer mi reseña aquí.

Ninguna de las reparadoras de crédito que son serias, sugieren a los clientes que dejen de pagar. Es más, ninguna de estas reparadoras de crédito, por ética profesional, acepta clientes que actualmente están al corriente en sus obligaciones, aunque les sea difícil seguir pagando y se sientan en una situación muy comprometida. Porque saben que en ese momento, lo peor que pueden hacer las personas, es dejar de pagar.

Las personas que  ya dejaron de pagar desde hace meses porque no pudieron, son personas que se enfrentan con un problema mucho más grave. Para estas personas, las reparadoras de crédito sí pueden resultar de mucha ayuda para, poco a poco y con mucha paciencia, ir resolviendo ese problema. Esa es la función de las reparadoras de crédito.

¿Cómo saber si una reparadora de crédito es seria?

Desafortunadamente las reparadoras de crédito son empresas que no están reguladas por ninguna autoridad financiera. En este sentido, hay reparadoras de crédito muy serias pero hay otras que no lo son – y se aprovechan del infortunio de las personas.

Las reparadoras de crédito que son serias tienen las siguientes características:

  1. No aceptan clientes que están actualmente al corriente en sus pagos.
  2. Jamás recomendarían a un cliente que dejara de pagar sus deudas.
  3. No piden dinero por anticipado.
  4. No ofrecen créditos para consolidación de deudas.
  5. No te ofrecen que te borrarán del buró de crédito. No es posible hacerlo, por Ley, y no hay manera de lograrlo.
  6. No garantizan que obtendrán un porcentaje de descuento definido con los bancos. Cada negociación es individual, nadie sabe lo que los bancos podrán aceptar.
  7. Estudian tu situación personal – tus ingresos y gastos, tus deudas, y te ayudan a determinar cuánto puedes ahorrar cada mes.
  8. Te abren una cuenta de ahorro o inversión en una institución financiera regulada. Algunos lo hacen con una compañía de seguros, otros en una casa de bolsa, pero siempre en una entidad regulada.
  9. Los depósitos los haces directamente en esa cuenta, a tu nombre. Nunca les entregas efectivo.
  10. Te dan asesoría en todo momento.
  11. Al terminar el plan, te pueden conseguir un crédito con una SOFOM o SOFOL, para que puedas ir generando nuevamente un historial positivo.

¿Qué opinas acerca de las Reparadoras de Crédito y su función? ¿Has utilizado los servicios de alguna? Comparte tu experiencia o tus opiniones.