Álvaro me escribe para contarme que es un empleado que actualmente gana 9,000 pesos al mes. Tiene ahorrados 50,000 pesos. Él quiere renunciar y poner un negocio propio, aunque todo el mundo le dice que no lo haga: que arriesgándose las cosas le pueden salir peor. Me pide por ello que le dé una recomendación.

Poner un Negocio Propio

Pues bien, yo creo que todo en la vida tiene riesgos, y tiene recompensas. Lo importante es conocer bien los riesgos a los que uno se va a enfrentar, tratar de manejarlos, reducirlos. Luego, tomar una decisión respecto de si estamos dispuestos a enfrentar esos riesgos para obtener la recompensa asociada a ellos.

Desconozco si tienes hijos, si estás casado, o si tienes otro tipo de compromisos financieros. Siempre debes poner las cosas en perspectiva, y analizar esos riesgos y esa recompensa potencial de una manera congruente con tu situación actual y tus compromisos actuales.

Yo creo que es muy bueno que quieras poner un negocio propio. Si puedes, hazlo. Pero hazlo bien. Antes de comenzar debes tener elaborado un plan de negocios: es decir, definir qué tipo de negocio vas a poner, cuál es tu mercado objetivo, cuáles son tus costos de inicio y cómo esperas que sea la operación por lo menos el primer año (muchos planes de negocio se hacen a tres o cinco años). Es cierto que muchos negocios fracasan, pero la mayoría de las veces esto sucede por no haber hecho un buen plan de negocios, realista.

La verdad de las cosas, es que cuando uno emprende para poner un negocio, casi siempre resulta que los costos son más altos de lo que uno pensó, o que los ingresos son menores a los que uno estimó (o ambas cosas). Un buen plan de negocios debe considerar estas alternativas y ver qué pasaría si las cosas no nos son favorables. ¿Cuánto tiempo podríamos mantenernos así, esperando poder “asentarnos”?

Hacer un plan de negocios, considerar tanto el escenario básico como escenarios adversos, equivale a lo que te comenté en un principio: conocer bien nuestro riesgo, y conocer también la posible recompensa asociada, de una forma realista. Esa es la forma más inteligente de poner un negocio propio.

Analiza con cuidado todas estas cosas, y toma la mejor decisión para ti. No dejes que nadie te limite, ni pienses que vas a fracasar sólo porque otros te lo dicen, o porque otros han fracasado.

Pero sí, es esencial que hagas un buen análisis, y tengas un buen plan para poner un negocio propio. Por otro lado, antes de iniciarlo asegúrate que puedas cumplir y seguir cumpliendo con tus compromisos financieros actuales.
Asegúrate que el dinero que tienes ahorrado es suficiente para cubrir los gastos iniciales del negocio y tus gastos personales por lo menos de los primeros tres meses.

Recuerda también que todos cometemos errores. Si llegas a fracasar: aprende de tu experiencia y vuelve a intentarlo.

¿Alguno de ustedes se ha lanzado a poner un negocio propio? ¿Qué otros consejos pueden aportar?