relato-de-una-despedida

Relato de una Despedida

Siempre he pensado que lo que permanece en nuestra vida y en nuestra conciencia es aquello que tiene un significado para nosotros. Aquellas cosas que son auténticas, y que rara vez son materiales.

Muchas filosofías, entre ellas el minimalismo, nos lo hacen ver: hay que enfocarnos en las cosas que verdaderamente importan. Esto es parte de la filosofía de vida de mi amigo Omar Carreño (Twitter: OmarBlogAR, Blog: http://www.analisisrealista.com) a quien tuve oportunidad de conocer el sábado pasado, y con quien intercambiamos – mi esposa y yo – algunas de nuestras historias, experiencias y conceptos de vida.

Pues bien, hoy les quiero compartir un correo que llegó a mis manos la semana pasada, el relato de una despedida que llegó a lo más profundo de mi alma. Simplemente, me encantó. Fue escrito por una compañera de trabajo que se despedía para buscar un nuevo camino en su vida.

Estimados Amigos y Amigas:

Ha llegado mi momento de partir. Siento que la vida está hecha de ciclos y hay que saber cuando una etapa llega a su fin, porque si insistimos en permanecer más tiempo del necesario, con el tiempo, perdemos la alegría que nos mueve y no vamos a encontrar la dirección y los otros pasos que necesitamos para vivir.

En este momento de reflexión sobre la despedida si hubiera una última oportunidad de estar en la presencia de cada uno de ustedes probablemente yo no diría todo lo que pienso, pero definitivamente pensaría en todo lo que he dicho yo. Porque pensando en cada palabra que pronuncie, cada gesto que hice y en cada sentimiento, me doy cuenta de que los momentos de la historia que hicimos juntos fueron los más grandiosos.

Trabajamos juntos, luchamos juntos, creemos juntos y también nos quedamos decepcionados en conjunto, pero se recuerden siempre que también nos reíamos y aprendimos mucho. En momentos como este, hasta las palabras pierden su significado frente a la falta, que sin duda, sentiré de cada uno de ustedes, sin embargo les dejo mi sonrisa como una señal de un ‘hasta pronto’, hasta que la vida nos permita un reencuentro.

Creo que siempre hay un mañana, aunque sea el segundo siguiente. Pero el resultado de mañana es, seguramente, lo que hacemos hoy, aquí y ahora. Por lo tanto, depende de nosotros crear la nueva oportunidad para hacer las cosas aún mejor mañana.

Mi cuerpo físico les deja, pero mi alma se queda y desea el éxito a cada uno de ustedes. Que puedan hacer historias más maravillosas y intensas como pienso que fue la nuestra.

 

¿Qué tiene que ver esto con las Finanzas Personales? Mucho. Aquellos de ustedes que me han leído desde hace tiempo, saben que siempre he pensado que un plan financiero es sólo una parte de algo mucho más importante: nuestro plan de vida. El dinero es sólo un medio que nos permite lograr algunas de las cosas que queremos en nuestra vida, como por ejemplo un retiro en el cual no tengamos que depender de alguien más para sobrevivir.

Por eso es esencial, repito, conocer lo que es verdaderamente importante para nosotros. Es decir, nuestros valores más profundos. Y este correo (y mucho de lo que me ha enseñado mi amigo Omar) nos lo recuerda. Por cierto, el Blog Análisis Realista acaba de cumplir su primer año. El post del primer aniversario lo encuentran aquí.

Relato de una despedida es una reflexión ¿Qué Piensas?