Esta es la segunda parte de las Reflexiones Sobre la Inversión y el Tiempo.

En la primera parte comentamos que el primer paso es hacer del ahorro una disciplina. Para leerla haz click aquí.

Reflexiones sobre la Inversión y el Tiempo – ¿Crecimiento o ingreso?

Una vez que hemos la introspección: ¿Cómo visualizamos nuestro futuro?, debemos preguntarnos: ¿Para qué queremos ese dinero que estamos ahorrando? La respuesta (o respuestas, en caso de que tengamos más de una meta) suele ayudarnos a determinar si queremos poner nuestros ahorros en productos de inversión que nos generen un ingreso, o bien que se enfoquen en el crecimiento del valor de nuestra inversión hacia el largo plazo.

Por ejemplo, si nuestra meta es el retiro y tenemos hoy 20 años, lo lógico es invertir nuestros recursos en productos que generen un crecimiento de nuestro ahorro en el muy largo plazo, ya que no necesitaremos hasta dentro de mucho tiempo, de nuestro capital y de sus rendimientos. En este sentido, la inversión en bolsa es fundamental, ya que aunque es mucho muy volátil (en épocas de crisis puede bajar 9% un día y subir 8% al día siguiente), en un horizonte de tiempo tan largo casi siempre nos dará un mejor rendimiento que cualquier otro instrumento financiero.

Por el contrario, si ya nos hemos retirado, necesitaremos disponer de los intereses generados por nuestra inversión, tratando de mantener intacto, hasta donde sea posible, el valor real de nuestro capital.

El horizonte de inversión y nuestra tolerancia al riesgo

Cualquier instrumento de inversión conlleva cierto riesgo. Incluso los instrumentos que pensamos que son “seguros” (como algunos pagarés bancarios que pagan tasas por debajo de la inflación y que por lo tanto generan el riesgo de que el poder adquisitivo de nuestro dinero se reduzca sustancialmente).

En materia de inversión, el riesgo se define como el cambio o la fluctuación en el valor de nuestra inversión a lo largo del tiempo. Por eso, el horizonte de nuestra inversión juega un papel preponderante. En el largo plazo, tendremos una mejor tolerancia al riesgo ya que si el valor de nuestro portafolio se reduce, tendremos mucho tiempo para recuperar esa pérdida de valor e incluso de generar ganancias interesantes. Por el contrario, en el corto plazo (como por ejemplo ahorrar para constituir un fondo para emergencias o para juntar el enganche de un coche o de una casa), nuestra tolerancia a que el valor de nuestra inversión fluctúe es menor, ya que necesitaremos disponer de nuestros recursos en un plazo relativamente corto y no habrá el tiempo suficiente para recuperarnos si ocurre un evento económico inesperado que afecte fuertemente el valor de nuestra inversión.

¿Cuáles son tus reflexiones sobre la inversión y el tiempo – qué piensas?