el buen fin
Reflexiones sobre El Buen Fin

Soy de las pocas personas que no he escrito sobre El Buen Fin en su Blog. Lo hice en Twitter, pero no aquí.

La razón es que ya hay muchas opiniones valiosas en la red sobre El Buen Fin de colegas que admiro y respeto – y que en su mayoría comparto. A continuación algunos links de lo que algunos opinaron al respecto:

Yo definitivamente tengo sentimientos encontrados sobre el buen fin. Por un lado entiendo que el consumo es lo que mueve a la economía y la hace crecer. Y entiendo que se quiera incentivar el consumo, pero realmente dudo que soluciones de este tipo lo logren. Y aunque se hable de un gran éxito, los resultados no hablan de eso: las ventas durante el buen fin únicamente se incrementaron 30% – no es mucho tomando en cuenta que sólo son cuatro días. De hecho me parece un resultado muy pobre para toda la publicidad invertida en ello.

Mis Reflexiones sobre El Buen Fin

Particularmente no me gustó la medida primero porque El Buen Fin trata de replicar el “Black Friday” que es el día siguiente al jueves de Acción de Gracias, festividad que se celebra en Estados Unidos y que permite a las familias viajar y unirse. Y que realmente tiene verdaderas ofertas, no como las que hubo durante El Buen Fin que en la gran mayorías de los casos no fueron más atractivas que las que de por sí suelen ofrecer las tiendas durante esta temporada.

En México la fecha como tal no tiene un significado como el jueves de Acción de Gracias en Estados Unidos – que es la festividad más importante del año (más incluso que la navidad). Y realmente dudo que la gente vaya a planear sus compras del año tomando en cuenta esta fecha (como sí lo hace mucha gente en Estados Unidos, que compra mucha de la ropa que necesita en todo el año únicamente en el Black Friday). En este sentido, cualquier fin de semana podría bautizarse como El Buen Fin – al rato hasta vamos a tener cuatro “Buen Fin” por año, con cada cambio de estación. No lo dudemos ni tantito.

México es un país donde la cultura financiera es escasa, y me parece que este tipo de medidas pueden tener consecuencias muy peligrosas, como por ejemplo generar que la gente se endeude aún más de lo que ya está. Llegué a ver promociones de hasta 30 meses sin intereses, es decir dos años y medio. Significa que en el próximo “Buen Fin” la gente que tomó estas “promociones” todavía seguirán pagando lo que compraron el año anterior. Peor aún, en El Buen Fin del 2013 todavía no habrán terminado de pagar sus compras hechas durante el 2011. Es ridículo, pero lamentablemente mucha gente no analiza esto cuando adquiere compromisos así.

Por otro lado, los comercios beneficiados durante el buen fin no serán en su mayoría los pequeños, sino las mismas grandes cadenas comerciales de siempre (Walmart, Liverpool, El Palacio de Hierro, Sears, Sam’s Club, Costco, etc.). Es decir, es una medida que beneficia a un puñado de comerciantes poderosos y no a la economía en su conjunto. En este sentido, mucha gente podría afirmar que se sigue beneficiando a los mismos de siempre. Y precisamente por eso lamento que haya sido una iniciativa lanzada desde el Gobierno Federal, y anunciada con “bombo y platillo” por el Presidente. Entendería que la ANTAD – la Asociación Nacional de Tiendas Departamentales tuviera una iniciativa de este tipo, pero no creo que debiera haber sido lanzada desde el Gobierno. Para algunos esto puede significar que realmente estamos mucho peor de lo que nos dicen y que hay una enorme preocupación desde los círculos del poder respecto a la recuperación de la economía mexicana. Posiblemente tengan razón (el tiempo lo dirá).

Tampoco me gustó el hecho de que a los burócratas se les va a adelantar parte del aguinaldo, para que puedan gastarlo. Me parece poco sensible que esto se anuncie así, cuando a la gran mayoría de mexicanos que trabajan en la iniciativa privada no les va a tocar ningún anticipo de esta prestación. En un país donde se critican constantemente los privilegios que tienen algunos, me parece muy poco sensible por parte del Gobierno.

Como ya comenté, las ofertas del Black Friday en Estados Unidos son reales y son de verdadera liquidación. Uno puede  conseguir mercancía a precios por debajo incluso de su costo de adquisición o de producción. Se trata de un esfuerzo de los comerciantes por levantar sus ventas. Durante el buen fin en México no se dieron descuentos así, que sean realmente de verdad, como pudimos constatar. Para muchos el buen fin fue un engaño más, otro truco publicitario. No algo de fondo.

Me encantaría que me contaras tus opiniones y experiencias durante el buen fin – ¿Lo aprovechaste?.