Erika me contacta para saber cuánto es lo que, idealmente, debe destinar a cada rubro de gasto. Y es que ella ha escuchado que la gente rica siempre destina ciertos porcentajes para adquirir lo que realmente pueden: su casa, su coche, etc., lo que les ayuda a crecer de manera equilibrada.

Pues bien, como menciona el excelente libro “The Millionaire Next Door”, la gente rica es la que logra vivir su vida y adquirir sus bienes sin tener que endeudarse (con la excepción, en algunos casos, de un crédito hipotecario).

Es decir, las personas que se han hecho millonarias por sí mismas (es decir, sin heredar nada, construyendo el patrimonio con sus propias manos) son personas que viven por debajo de sus posibilidades, y por lo tanto tienen capacidad de ahorro (muchos ahorran más de la cuarta parte de sus ingresos).

En realidad, desde mi punto de vista, no hay una receta específica de “porcentajes a destinar a cada rubro de gasto” que funcione para todas las personas. Si estás soltera, por ejemplo, tus necesidades y por lo tanto tu patrón de gasto y consumo es muy distinto que si eres una persona casada y con varios hijos. Por ello yo no soy muy partidario de seguir esquemas preestablecidos, porque no toman en cuenta tus aspectos individuales que pueden ser mucho muy importantes.

Recuerda que las Finanzas Personales son una disciplina que pretende ayudarte a realizar tu plan de vida, es decir, a alcanzar las metas y objetivos que hayas fijado como prioridad.

Sin embargo, puedo mencionarte que de manera general, la gente rica destina, desde muy joven, por lo menos el 10% de su sueldo bruto, en el ahorro a largo plazo (para su retiro), independientemente de sus demás metas. Esta es una prioridad y no la dejan por nada, ni en épocas de crisis. Por otro lado, buscan construir un fondo para emergencias lo más rápido que pueden hacerlo, que cubra entre tres y seis meses de su gasto familiar corriente (en ocasiones incluso más).

Pero lo más importante es que tienen bien establecidas sus prioridades y objetivos en la vida. Muchas veces, estas son personas que limitan su consumo en ciertas cosas no importantes, para poder destinar la mayor cantidad posible de dinero a lo que más les importa en la vida – destinan más al rubro de gasto que representa aquello que más les importa, y sacrifican otras cosas. Por ejemplo, muchos de ellos compran autos usados, y no nuevos.

En fin, el consejo que puedo darte es que, como “regla de dedo”, no dejes de ahorrar para tu retiro (hazlo en mecanismos adecuados y con ventajas fiscales), nunca te endeudes con tarjetas de crédito, créditos automotrices u otros préstamos de corto / mediano plazo, y no destines más del 35% de tu sueldo neto a pagar tu hipoteca. Lo que debes destinar a cada rubro de gasto, a lo demás, en realidad depende mucho de qué es lo que verdaderamente quieres en la vida.

¿Tú qué porcentaje destinas a cada rubro de gasto?