Osvaldo me comenta que él y su esposa tratan de ahorrar lo más que pueden, principalmente para usar su dinero en 10 o 20 años (perfil de largo plazo).

En Julio de 2008 quiso creer que podría tener tiempo suficiente para dar seguimiento a sus inversiones en fondos, y metió $ 100,000 al fondo GBM-IPC y $ 100,000 al GBM-BRA (ambos son fondos de renta variable, uno indizado al IPC y otro que invierte en empresas de Brasil). Él piensa que cometió un error muy grande, ya que las bolsas estaban en su punto más alto. De esa fecha para acá, su dinero tiene una fuerte minusvalía de casi el 50%.

Osvaldo aguantó la tentación de sacarlo en los peores meses (octubre y noviembre), dado que su perfil era de largo plazo. Se ha dado cuenta que la verdad es que el trabajo no le da tiempo de monitorear sus inversiones, aunque le encantaría hacerlo.

Ahora, la persona que trabajó en GBM como su asesor, se contactó con Osvaldo y le dice que la empresa donde ahora trabaja -Intercam – puede hacer que recupere la minusvalía que tiene en GBM, a través de la compra y venta en directo de acciones, a corto plazo. Esto llama su atención, pero siente que no va a poder enfocar su atención en la toma de decisiones que implicaria.

Sus preguntas son: ¿Qué le recomiendo? ¿Dónde puede invertir su dinero, que gane más que en los fondos de deuda, considerando su perfil de largo plazo, pero que no necesite estarlos monitoreando tan frecuentemente? O, ¿Es mejor que se quede en donde está?

¿Qué hacer con una Fuerte Minusvalía en Sus Inversiones?

Osvaldo, lo primero que sería importante saber, es si el monto invertido en estos dos fondos constituye todo tu patrimonio. De ser así, invertiste el 100% de tus recursos en Bolsa, lo cual incluso en un perfil de largo plazo es muy riesgoso – no tienes nada de liquidez para poder aprovechar oportunidades como la que nos ofrece un mercado a la baja. A todos nos da miedo ver cómo ha bajado el valor de nuestras inversiones, ver una fuerte minusvalía en nuestro esteado de cuenta, lo que lamentablemente nos pone en un contexto en el cual tomar decisiones no es fácil.

Creo que antes de tomar alguna decisión, incluso de explorar qué alternativas se tienen para seguir, uno tiene que reflexionar y pensar: ¿cuál fue el horizonte original de esa inversión? ¿Realmente estás invirtiendo a largo plazo? Largo plazo, desde mi punto de vista, significa un horizonte de por lo menos 10 – 15 años, por lo cual si tú invertiste en ambos fondos con ese horizonte en mente, te recuerdo que tienes todavía muchos años para recuperarte y ganar más que si hubieras invertido sólo en deuda. Los mercados de valores (las bolsas) son volátiles por naturaleza, y esta no es la primera caída tan pronunciada que se ha vivido en el mundo. Este tipo de caídas son naturales en un entorno de recesión, y tú lamentablemente quedaste atrapado en ella. Salir ahora es no reconocer el horizonte de inversión que te planteaste desde un principio.

Cuando uno invierte en bolsa, tiene que saber que esto puede pasar, y tiene que saber que existen maneras de disminuir este riesgo (de salir «a tiempo», por ejemplo) pero que aún así, aún sin haber salido, en un plazo de 10 a 15 años es muy probable que esto no sólo se recupere, sino que a pesar de todo se pueda haber ganado más que en alguna otra alternativa menos volátil. Esto, desde luego, nadie lo sabe, no hay ninguna garantía. Pero es lo que ha sucedido históricamente. Entonces, la alternativa de quedarse ahí puede ser lo más natural.

Ahora bien, para analizar si el quedarse ahí es conveniente revisar si los fondos son adecuados. Vender con pérdida tiene sentido si existen otros instrumentos mejores, que tengan la posibilidad de ofrecernos una recuperación más rápida. Es decir, no tiene sentido quedarse en algún fondo malo si hay otros mejores. Por eso hay que ver la composición de los fondos. El GBM-IPC está indizado al IPC, es decir intenta replicar al índice. Es un instrumento que se comporta de una manera muy similar al principal indicador del mercado. El administrador del mismo no realiza una gestión activa, sino que se limita a construir un portafolio de inversión con una composición muy parecida al IPC: en este sentido no tienes un «riesgo» de gestión (de que el administrador del fondo escoja acciones que no se desempeñen favorablemente con respecto al IPC).

Por otro lado, el fondo GBM-BRA invierte en mercados de Brasil. Para saber qué tan bueno o malo es este fondo, y si sus administradores lo gestionan bien, tienes que comparar el rendimiento del fondo, desde su inicio, y cada año, con respecto a su benchmark, que en este caso sería el Índice BOVESPA (es el principal índice de la Bolsa de Brasil, es como el IPC pero de ese mercado). Uno esperaría que el fondo tuviera rendimientos mejores, o por lo menos similares, al de ese índice. Si los administradores del mismo no logran eso, quiere decir que no están haciendo muy bien su trabajo – están obteniendo un desempeño más pobre que el índice. Acércate a GBM y pídeles que te entreguen un comparativo de rendimientos del fondo versus el BOVESPA, te lo tienen que dar, y analízalo.

Con base en ello, puedes decidir si los fondos son adecuados para que los mantengas después de esta fuerte minusvalía.

Ahora bien, sobre la alternativa que te ofrece tu «asesor» que ahora trabaja para Intercam. Yo primero te preguntaría si confías en él. Yo no: te dejó invertir todo tu dinero en renta variable, en una composición entre dos fondos que posiblemente no haya sido la adecuada. ¿Te dio una buena asesoría? Tienes que saber que los «asesores» reciben un ingreso dependiendo del monto de recursos que lleven a su compañía. Por lo que a él le conviene que te cambies a Intercam. Lo que no sé es si esté viendo también por ti, o sólo por él. Te está ofreciendo operaciones de corto plazo en la bolsa, lo cual puede ser algo que te ayude a recuperarte más rápido, si realmente se hacen bien. Pero asumes mucho más riesgo que el que tienes quedándote en los fondos, y puedes perder mucho más. La volatilidad de los mercados financieros ofrece muchas oportunidades para operaciones de corto plazo, sin duda, pero tienes que estar todo el tiempo pegado al monitor para decidir cuándo comprar o vender. ¿Tu asesor realmente lo estará haciendo? Dices que no tienes tiempo para dar seguimiento puntual a tus inversiones, por lo que tendrías que dejar que tu asesor lo hiciera por ti. ¿Estarías de acuerdo en hacerlo? A mí me costaría trabajo, sinceramente.

Si realmente tienes un horizonte de largo plazo y quieres recuperarte lo más rápido posible, puedes cambiar de estrategia. Puedo proponerte una: te requiere un seguimiento diario, pero no necesitas más de cinco minutos al día para ejecutarla. Necesitas dar seguimiento a un indicador: el promedio móvil de 30 días (lo encuentras en Yahoo! Finance, por ejemplo, para cada acción o fondo de inversión). La estrategia consiste en vender el 100% de tu posición en el fondo GBM-IPC cada vez que el IPC cruce hacia la baja, y se aleje en más del 1%, su promedio móvil de 30 días, siempre y cuando este hecho se haya dado con un volumen operado superior al promedio del año. Y comprar cuando suceda lo contrario: cuando el IPC cruce hacia la alza, en más del 1%, su promedio móvil de 30 días, con un volumen operado superior al promedio. Esta estrategia se llama «estrategia de tendencias» y sirve para disminuir el riesgo: estar fuera del mercado cuando éste inicie una posible tendencia a la baja, y entrar cuando éste inicie una posible tendencia a la alza. La estrategia te ayuda a obtener rendimientos muy superiores que si estuvieras todo el tiempo invertido en el mercado. Es una estrategia para aplicarse en el largo plazo, y el secreto del éxito es el empleo consistente de la misma. El único detalle de la misma es que en momentos de «lateralidad» en el mercado (cuando fluctúa pero sin definir una tendencia) se pueden generar muchas señales de compra o venta en un poco tiempo, pero aún así cuando se aplica de manera consistente, a pesar de ello termina funcionando muy muy bien. Si la hubieras aplicado, no te hubieras «quedado atrapado» en un mercado tan marcadamente bajista como el actual.

Podrías hacer tal vez lo mismo con tu fondo GBM-BRA pero siguiendo el indicador de Brasil, o bien, cambiar el % de tu dinero invertido en este fondo (yo me siento siempre más seguro invirtiendo en mi propio país, simplemente porque conozco mucho mejor los movimientos de su bolsa y las compañías que la componen. Creo en la diversificación hacia fondos internacionales, y la practico, pero en porcentajes menores, nunca con la mitad de mi dinero).

Mucha suerte. Si tienes alguna pregunta puedes dejarla en la sección de comentarios.

¿Has tenido una fuerte minusvalía en tus inversiones? ¿Cómo has actuado?