Luis Gerardo quiere sacar su primera tarjeta de crédito. Él tiene ingresos mensuales de 14,000 pesos. Piensa que las tarjetas que no cobran anualidad son una buena opción. Añade que no la quiere para abusar de ella, sino sólo para posibles emergencias, y nos pide consejo al respecto.

Tu Primera Tarjeta de Crédito

Yo creo que siempre es importante tener una tarjeta de crédito, ya que en ocasiones son necesarias para cosas básicas, como por ejemplo, reservar un hotel. Además, nos brindan comodidad. Lo importante es SIEMPRE pagar cada mes el saldo completo: de esta manera uno no paga los altísimos intereses que conllevan estos plásticos. Por el contrario, manejar bien tu primera tarjeta de crédito nos va formando un hábito de disciplina que es muy importante. Adicionalmente, uno se puede beneficiar de haber tenido un financiamiento gratuito (desde que hicimos la compra hasta la fecha de pago de la tarjeta).

Si Luis Gerardo piensa utilizar su primera tarjetea de crédito de esta forma tiene razón: le convienen las tarjetas que no cobran anualidad. Hay una tarjeta que fue diseñada específicamente para este tipo de clientes: la UniSantander-K. Su tasa de interés es ordinaria (muy cara) pero si uno no piensa endeudarse con ella, no es un problema. Hay otras tarjetas que manejan cuotas bajas y que pueden tener otro tipo de valores agregados. La sugerencia siempre es analizar varias posibles opciones y compararlas.

Por otro lado, es importante comentar que no es buena idea tener una tarjeta de crédito “para emergencias”, precisamente porque los intereses son muy altos. Las emergencias no avisan y si uno llega a tener alguna, siempre corremos el riesgo de que la tarjeta se llene hasta el tope (por ejemplo si se desbiela el coche, o en un accidente, o cosas similares), lo cual a su vez puede generarnos un serio problema financiero.

Siempre debemos tener un “colchón”: un fondo para emergencias. Recomendamos a Luis Gerardo que, ahora que no tiene deudas, trate de comenzar a ahorrar para lograrlo. Y que nunca se endeude.

¿Cuál fue tu primera tarjeta de crédito?