Juan Carlos tiene una nueva duda sobre cambio de Afore. Me pregunta, a propósito de mi nota relativa a que no conviene cambiarse de Afore:

Si un trabajador no puede retirar su dinero en la Afore que se encuentre, sino que debe esperar hasta obtener una autorización de Pensión ó cumplir 65 años, al cambiarse de Afore no está ejerciendo una pérdida ya que no sale del sistema, tal vez en la Afore a la que se cambie pueda tener una composición de cartera que le ayude a recuperar su minusvalía más rápidamente.

¿No será que la pérdida la ejercería si retira su dinero efectivamente del sistema?

Entiendo que el simple hecho de vender su posición en una Siefore le repercute en la realización de su pérdida, al vender títulos a un precio por debajo de lo que los compró o ya tenía anteriormente. Pero en estricto sentido si la persona no puede retirar su dinero sino sólo moverlo a otra Siefore en el mercado, no está convirtiendo en efectivo sus títulos, seguirá teniendo títulos sólo que en una Siefore diferente, por lo tanto seguiríamos hablando de llevar una minusvalía, pero no una pérdida efectiva.

Cambio de Afore

Juan Carlos técnicamente podría tener razón – es decir, uno podría hacer su cambio de Afore (y por lo tanto a otra Siefore) que pudiera recuperarse de mejor manera cuando los mercados suban – y entonces ganar más.

Sin embargo: ¿A cuál te irías? ¿Cuál es esa Afore que podría tener mejor posibilidad de recuperación en tu caso? Todas siguen las mismas reglas de inversión, pero recuerda que éstas son flexibles y por lo tanto Siefores similares pueden tener una composición diferente de portafolio (por ello unas han presentado más minusvalías que otras).

Para poder responder a esta pregunta sobre cambio de Afore – y por ello tomar una decisión informada, uno tendría que comparar detalladamente las carteras de ambas Siefores, entender la composición de sus portafolios y la estrategia de inversión que piensan seguir en el futuro. De esta forma uno podría dar una idea y formarse expectativas acerca de las posibilidad de recuperación de ambas.

La verdad, hacer esto sería muy complicado para la gran mayoría de las personas.

Yo siempre he insistido en no es malo tomar decisiones, pero sí lo es hacerlo sin información y sin sustento, o bien, reaccionar con base al miedo – olvidando el objetivo de inversión.

Muchas de las personas que hoy están pensando en un cambio de Afore, estarían buscando una que haya tenido menos minusvalías – lo cual a su vez significa, menor potencial de recuperación (aunque tampoco es garantía – ambas podrían modificar su estrategia de inversión para aprovechar la coyuntura – pero eso es algo que no sabemos y por lo tanto yo no incorporaría al análisis).

Por ello, como recomendación general, para la gente que está pensando en un cambio de Afore en este momento debido a las minusvalías que tuvieron, creo que es mejor esperar a que los mercados retomen la calma, las cosas se estabilicen  – y entonces sí, ver si les conviene o no cambiarse.