No todo lo que brilla es oro

No todo lo que brilla es oro

Este año he recibido muchos correos de lectores que piden mi opinión acerca de las inversiones en oro. ¿Qué opinas de comprar Centenarios? ¿Cómo ves el oro como inversión a largo plazo? ¿Piensas que el oro seguirá subiendo? – son sólo algunas de las preguntas que me han hecho.

En efecto, el oro se está poniendo de moda. Esto sucede cuando algún bien ha subido mucho – y se empieza a correr la voz. En 1987 sucedió con la Bolsa Mexicana de Valores, en la cual muchas personas sin conocimiento alguno del mercado invirtieron todos sus bienes – inclusive algunas lo hacían con dinero prestado. Pocos meses después vino el “crack” – dejando en la calle a muchas personas que no entendieron los riesgos y la naturaleza de largo plazo de la inversión bursátil.

Lo mismo sucedió también a principios de nuestro siglo con las acciones tecnológicas. Se pusieron de moda: todo el mundo quería comprarlas. Los precios subían como la espuma y la gente seguía comprando: nadie quería quedarse afuera. Eventualmente, la burbuja se rompió: se vio que el precio de muchas de las acciones no estaba ni con mucho justificado, los resultados de estas empresas fueron muy inferiores a lo que se pensaba, y el precio de sus acciones se redujo, en muchos casos, a nada.

Este es el instinto humano de seguir a las masas. Muchos inversionistas tienen poco conocimiento del mercado, son muy fácilmente influenciables, y eso muchas veces les hace comprar caro y vender barato. Son personas que leen algo acerca de una acción o un sector que tiene buenas perspectivas o que está dando rendimientos magníficos, y la compran sin haberla investigado antes, y sin considerar cómo encaja dentro de su portafolio.  Es decir, es fácil perder la perspectiva.

Regresando al tema del oro, es importante recordar algunos mitos que se tienen sobre el oro, y conceptos importantes sobre inversiones que a veces se olvidan con facilidad:

El oro siempre sube y es un buen refugio

Esto es quizá uno de los mitos más arraigados y es completamente falso. De hecho, como se puede ver en la siguiente gráfica que muestra el precio del oro en los últimos 20 años, el mismo es tan volátil como cualquier otro precio (petróleo, acciones, etc.)

Además, como podemos ver, el oro no siempre sube. Desde 1992 hasta 1996 (4 años) el preico del oro se mantuvo relativamente constante. Pero además desde 1996 hasta el año 2000 (otros 4 años) se redujo desde 400 dólares la onza, hasta poco más de 200 – es decir bajó casi 50%.

precio-oro-20-anos

Precio del Oro en 20 años

Sólo hasta 2004 el precio del oro se recuperó a los niveles que tenía en 1992. Es decir, en 12 años quien invirtió en este metal no tuvo ganancias. Prácticamente en los últimos 3 o 4 años es que el oro ha empezado a subir de manera espectacular.

Pero además, si tomáramos precios ajustados a la inflación, los datos serían mucho peores. En la siguiente gráfica podemos ver una mucho mayor volatilidad y caídas estrepitosas en el precio del oro desde sus máximos. Pero también podemos notar que quien invirtió en oro desde 1970 hasta el año 2000 – treinta años – su rendimiento real fue muy pobre, como se puede ver en la siguiente gráfica:

Precio del oro en términos reales

Precio del Oro en términos reales

Finalmente, quienes piensan en comprar Centenarios en un banco tienen la desventaja de que el precio de compra y el precio de venta tiene un diferencial importante. Y además el mismo no refleja fielmente el precio internacional del metal. Si uno desea invertir en oro, lo mejor es hacerlo a través de instrumentos financieros ligados a su precio internacional. Lamentablemente en México, sólo les es posible hacerlo a los Inversionistas Calificados.

Nota: ambas gráficas mostradas en este artículo fueron tomadas del portal especializado Goldprice.org

Diversificación

Quienes me preguntan sobre este tema, hablan prácticamente de meter todo su dinero en oro, lo cual nunca es una buena idea. Es importante recordar que uno siempre invierte para un objetivo: un fin en mente. Y uno tiene una cierta tolerancia al riesgo.

Entonces, uno debe invertir en un portafolio de inversión diversificado de manera inteligente: que esté hecho de acuerdo con ese horizonte de inversión y nuestra tolerancia al riesgo.

En este sentido, el oro perfectamente puede ser un activo que sirva como elemento de diversificación de ese portafolio. Pero desde mi punto de vista, no debe ser utilizado como un activo principal.

En mi experiencia, cuando un activo se empieza a poner de moda, cuando gente que nunca ha invertido comienza a interesarse por él porque ha subido mucho, estamos ante una señal casi inequívoca de que existe una burbuja, que tarde o temprano se reventará.

No sé si se reventará hoy, mañana o si el oro seguirá subiendo por algunos años más. Pero lo hará tarde o temprano.

Aquellos inversionistas que piensan por sí mismos, y que no se dedican a seguir a las masas (sino por el contrario las arrastran) llevarán ya mucho tiempo fuera de este mercado cuando eso suceda.

¿Qué piensas tú acerca de invertir en oro?