No eres demasiado joven para empezar a planear tu retiro. Aunque pienses que todavía tienes mucho tiempo por delante. De hecho, en las sesiones de asesoría y coaching que doy, frecuentemente me doy cuenta que la gente espera demasiado tiempo para comenzar a ahorrar para sus años dorados. Y luego se arrepienten de no haberlo hecho antes. Por eso, como te digo, no eres demasiado joven para planear tu retiro.

¿Qué sucede si te esperas para planear tu retiro?

Varias cosas. Lo primero es que te será mucho más difícil, es decir, seguramente tendrás que separar un porcentaje mayor de tu ingreso para contar con dinero suficiente. Recuerda que uno tendrá que vivir por lo menos veinte años sin generar ingresos (tomando en cuenta una esperanza de vida de 85 años). Es decir, la mitad de la vida laboral que para muchas personas será de 40 años. Esto significa: durante 40 años tienes que juntar dinero suficiente para vivir sin ningún ingreso durante 20 años más, por lo menos. Eso si empiezas a planera tu retiro desde que empiezas tu vida laboral. Cada año que pasa es tiempo que juega en tu contra. Pero también seguramente requerirás de estrategias de inversión más agresivas (es decir, con mayor riesgo), que te podrían dejar expuesto a fluctuaciones de corto plazo en el mercadode los cuales quizá no tengas tiempo suficiente para recuperarte, y mermen de manera importante tu ahorro para el retiro.

Ventajas de comenzar a planear tu retiro hoy

Comenzar temprano y mantener un plan de ahorro a largo plazo no sólo te ayudará a que el proceso de planear tu retiro sea mucho más sencillo, sino que también te dará hábitos financieros que son los cimientos para tomar mejores decisiones económicas a través de tu vida. Si uno adquiere el hábito de ahorrar desde que empieza a trabajar, es mucho más fácil conservarlo a través de una vida donde tendrás muchas otras obligaciones financieras: desde el pago de tu primer coche o departamento, hasta la universidad de tus hijos (aunque no pienses en ello, nunca digas nunca).

Algunos consejos para planear tu retiro y tener una vida financiera sana

Estos consejos no son sólo para jóvenes, sino para cualquier persona que quiere vivir mejor:

  1. Siempre vive por debajo de tus posibilidades. La clave de poder formar un patrimonio es saber vivir con menos de lo que uno gana. Simplemente porque de lo contrario, uno contrae deudas. Esto a veces no se comprende, pero si uno consistentemente gasta más de lo que gana, llega un momento en que la situación se vuelve insostenible, y el destino nos alcanza: estamos tan endeudados que no podemos más.
  2. Ahorrar. Mucha gente piensa que gana muy poco y no tiene posibilidad alguna de ahorrar. Se sorprenderían de ver que la gente pobre guarda, aunque sea algunas monedas por si llegan a necesitarlas. Entonces, si estás muy apretado, empieza a guardar aunque sea el 1% de tu salario (es decir, 10 pesos por cada 1,000 de ingresos – lo que cuesta un refresco). Eso es mejor que nada y es un inicio. Luego puedes intentar incrementar ese monto poco a poco. Siempre se puede ahorrar, nunca lo olvides.
  3. Constante y Disciplinado. Mientras más pronto entiendas esto, mejor será tu vida. Si tienes deudas, entonces organízalas de manera tal que puedas pagarlas lo antes posible, siguiendo estos consejos. Eso también te dará disciplina. La clave entonces es mantenerla para que, una vez liquidadas tus deudas, puedas destinar el monto que pagabas en ellas al ahorro para comenzar la construcción de tu patrimonio en el largo plazo, particularmente ese dinero el dinero que necesitarás para vivir cuando no tengas ingresos (es decir: planear tu retiro).
  4. El Fondo de emergencias es sólo para emergencias. No debe ser utilizado para cosas que “olvidamos” presupuestar como por ejemplo el pago anual del predial o del seguro de nuestro auto. El fondo para emergencias es un paracaídas que podremos necesitar algún día y que nos evitará tener que incurrir en deudas o interrumpir nuestro plan de ahorro para el retiro, en caso de que se presenten eventos imprevistos.
  5. Analiza continuamente tus hábitos de consumo y ajústalos de ser necesario. Digamos que alguien gasta 100 pesos diarios en comida. Eso es 500 a la semana (laboral) o bien, la cantidad de 26,000 pesos al año. Esto puede significar, para muchas personas, un mes de sueldo o más que se podrían ahorrar en caso de llevar su comida preparada desde casa. Si puedes controlar estos gastos no esenciales, tendrás más dinero para pagar deudas o conquistar una meta financiera. Y desde luego, para planear tu retiro.

Recuerda: no eres demasiado joven para planear tu retiro. ¿Ya comenzaste? Comparte tus reflexiones abajo.