Hoy me quedé pensando en lo terriblemente nocivos que son los monopolios para los consumidores. Como saben que uno no tiene otra opción, lo tratan con la punta del pie, sin ninguna actitud de servicio.

Les voy a contar las experiencias recientes que he tenido con dos monopolios:

Mis Experiencias con los Monopolios

Comisión Federal de Electricidad

La CFE es uno de los monopolios del estado: es la única empresa que puede proveer energía eléctrica a hogares y empresas.

Resulta que mi pago del mes de julio, que hice en línea en el portal de la propia CFE, no fue aplicado debidamente.

Me di cuenta de esta situación al tratar de pagar, de la misma forma, mi recibo de agosto. El sistema me quería cobrar un importe mucho mayor, sin indicar por qué, hasta que haciendo números me percaté que el importe adicional correspondía, precisamente, al recibo del mes anterior.

Entonces llamé al 071 para solicitar la aclaración. Resulta que no te toman ningún dato, sólo te dicen que efectivamente tu pago no aparece y que tienes que ir a una oficina a aclararlo.

En el edificio donde trabajo hay una oficina de CFE, a la que acudí inmediatamente. Después de esperar un buen rato – porque de los cuatro escritorios de atención que tienen sólo uno tenía personal – quien me atendió me dijo que no podía hacer nada: forzosamente tenía que acudir a la oficina de CFE “que me corresponde” para aclararlo con ellos. Es decir: una oficina que estuviera en el mismo municipio donde yo vivo.

Así que tuve que tomar tiempo de mi trabajo para acudir a una de ellas, junto con una impresión del comprobante de pago.

Es importante hacer notar que este comprobante es emitido por la CFE, en su portal, una vez que el cargo a la tarjeta fue es aprobado y el pago es exitoso. Por lo cual, debería ser suficiente. Sin embargo, para mi enorme sorpresa, a pesar de que dicho comprobante contiene un número de folio proporcionado por la propia CFE, no fue así. La respuesta: “su pago no aparece en el sistema”, por lo cual me dicen que ese comprobante no es válido. Entonces, después de quejarme, el supervisor me dice: «tráiganos el estado de cuenta de su tarjeta de crédito para corroborar que efectivamente le hicieron el cargo». Podrán imaginar mi enorme coraje.

Por lo pronto tengo que volver a esa oficina, con mi estado de cuenta en original y copia, para probarles que sí me cobraron el importe.

Háganme ustedes el favor. ¿Es esta la empresa de “clase mundial” que tanto anuncian? Es totalmente ineficiente y representa lo peor de los monopolios.

Teléfonos de México

Aunque estrictamente no entra en la categoría de los monopolios, sino que se trata de una empresa «con poder dominante en el mercado», en mi caso sí lo es ya que es la única compañía con la cual puedo tener servicio de internet. Otras empresas, como Cablevisión o TotalPlay no llegan a donde yo vivo y no me ofrecen el servicio. Axtel me puede dar servicio de telefonía, pero no me ofrecen internet de alta velocidad porque, al igual que las demás empresas, no tienen fibra óptica instalada en esa zona, y no pueden usar la infraestructura de Telmex. Esto no sucede en ningún país avanzado y es el ejemplo más claro de cómo las reglas del juego no permiten una competencia sana en el sector.

Así que no tengo ninguna otra opción. Hace algunos meses me quedé más de una semana sin internet en casa, el cual es indispensable para mí (entre otras cosas, para publicar este Blog). El fin de semana antepasado se volvió a ir el servicio y a pesar de mi insistencia, la interrupción no fue resuelta sino cuatro días después.

Cuando hablaba para dar seguimiento a mi reporte me decían “estamos haciendo pruebas”, “el tiempo de respuesta es de 72 horas hábiles, espere ese tiempo para volver a llamar”.

Cuando que quedó restablecido, me bajaron de manera unilateral la velocidad que ellos mismos, por “cortesía”, me habían incrementado (tenía 6 megas de velocidad, hoy tengo 4, ni siquiera los 5 que vienen de manera estándar en el paquete que tengo contratado). Al hablar para quejarme de eso, me dicen que es “por limitaciones técnicas de la zona” o porque “el cable no permite más velocidad” cuando antes sí la tenía. Es decir: sin darme ningún argumento razonable y sin posibilidad alguna de resolverlo o de buscar otras opciones.

En fin, el fin de semana pasado tuve un servicio totalmente intermitente: iba y venía. Lo mismo: llamar para quejarme y obtener exactamente las mismas respuestas. «Hay que revisar toda la línea desde la central hasta su casa».

Y no tengo posibilidad de elegir ningún otro servicio.

Los Monopolios Hacen Daño a la Sociedad

Hay muchos actores políticos que no quieren que exista competencia en el sector eléctrico por razones estratégicas, y desde luego no quieren que haya ninguna privatización. Y es que en México se utilizan para repartirse el dinero entre los que están en la élite política y empresarial. Porque Telmex, por ejemplo, se privatizó como monopolio – en gran medida lo sigue siendo.

Sin embargo, es importante comenzar a explorar esquemas que permitan la inversión productiva, evitar los monopolios y favorecer la equidad de condiciones competitivas. Todo, a la vez que se salvaguardan los intereses estratégicos nacionales.

Porque los monopolios son nocivos para la sociedad, la competencia y la diversidad de opciones hace que las empresas por lo menos se preocupen en mejorar, antes de que otra les coma el mandado. Así de sencillo. Por eso deben abrirse las opciones, pero de una manera correcta y no como se hizo en el pasado.

Menos tratándose de temas estratégicos como estos.

¿Qué experiencia has tenido con los monopolios?