Los Prejuicios de Rentar y de Comprar una Casa (O Departamento)

por | Abr 14, 2011 | 6 Comentarios

En los países de Latinoamérica, los prejuicios de rentar una casa están muy arraigados en la sociedad. Mucha gente piensa que alquilar un espacio para vivir es lo mismo a tirar dinero a la basura, o por el WC.

Lo curioso, es que muchas de esas personas no «sienten» que están tirando su dinero a la basura cuando compran cosas que no necesitan o cuando pagan altísimos intereses por no saber manejar correctamente sus tarjetas de crédito. Una renta es un servicio, como el seguro del coche o un celular. Tenemos que entenderlo.

Los Prejuicios de Rentar y de Comprar

Las personas siempre me dicen: pues sí, pero cuando pagas una hipoteca estás pagando por algo que va a ser tuyo. En parte es verdad, pero también lo es que en los primeros años de la misma, prácticamente toda la mensualidad se va al pago de intereses y no al pago de la casa. Es decir: estamos pagando por el servicio al banco – muy poco es realmente para pagar eso que va a ser nuestro.

Por otro lado, la mensualidad de un crédito hipotecario suele ser significativamente mayor al costo de la renta en determinado lugar. Además, es un compromiso a largo plazo: si en un momento dado no la podemos pagar, podemos perder nuestra propiedad. En el caso de una renta, siempre está la flexibilidad de podernos cambiar a otro lado. Por ese simple hecho, muchos especialistas recomendamos, por lo general, no comprar a menos que sea un lugar que tengas pensado habitar por lo menos 10 años. No si piensas mudarte antes.

De la misma forma, muchas personas opinan que comprar una casa propia es importante, porque un bien raíz «nunca pierde valor, siempre sube de precio». Este es otro de los prejuicios de rentar y de comprar. Sin embargo, esto no siempre es cierto: hay muchas colonias que se han «venido a menos» y se han convertido en áreas con problemas sociales. O simplemente una casa es menos atractiva porque le pusieron una gasolinera junto.

Aquí me detengo para enfatizar lo importante que es la percepción: los precios de los inmuebles siempre aumentan, porque en la vida hay inflación. Es muy seguro que una casa se pueda vender, años después, en más de lo que costó. Pero esto puede ser una ilusión: quizá en términos reales (es decir, una vez descontada la inflación) el valor de la vivienda sea menor. Lo comento porque es necesario darnos cuenta de que los bienes raíces pueden ser una muy buena inversión, pero no siempre lo son. También hay riesgos, de los cuales mucha gente no está consciente.

Por otro lado, los inmuebles son una inversión siempre y cuando podamos obtener ganancias o ingresos de ellos. Por ejemplo: si los rentamos, o los podemos vender rápidamente a un precio mayor (mucha gente compra en preventa para poder vender una vez que la vivienda esté terminada – lo cual también tiene sus riesgos).

En este sentido, a mucha gente se le olvida que los inmuebles también generan gastos. Por ejemplo: hay que pagar el mantenimiento del edificio o privada donde se encuentra. Hay que acondicionarlo. Hay que darle mantenimiento al jardín, si lo tiene, o a la pintura. A veces el ingreso que se obtiene de las rentas, una vez descontados estos gastos y los impuestos que tenemos que pagar, no es tan atractivo.

No critico a quien quiere dejar de pagar renta y comprar una casa propia. Tampoco a quien le gusta invertir principalmente en bienes raíces. Para nada. En muchas ocasiones son decisiones adecuadas. Sin embargo, en otras no lo son.

Simplemente pienso que es importante conocer y desprendernos de esos prejuicios de rentar y comprar, para poder tomar decisiones informadas y hacer lo que realmente sea mejor para nuestro bolsillo.

¿Conoces más prejuicios de rentar y de comprar casa?

Escrito por Joan Lanzagorta

Joan Lanzagorta es columnista, conferencista y coach en Finanzas Personales. Su columna Patrimonio se ha publicado de manera ininterrumpida por más de 20 años en el periódico El Economista. Fue miembro del Consejo Editorial de la Revista Inversionista. Ha ofrecido pláticas en universidades como el CIDE y la Universidad Panamericana, así como en diversas empresas y asociaciones profesionales.

Artículos Relacionados

Comentarios

6 Comentarios

6 Comentarios

  1. David Parra

    Joan, excelente articulo, aunque soy de la idea comprar casa, entiendo claramente que financieramente no es la mejor opción, sobre todo si compras a crédito, en México siempre es mas barato rentar que comprar, varias veces lo he revisado y siempre llego a la misma conclusión.
    El problema es que la mayoría de las personas no somos lo suficientemente disciplinadas como para rentar una casa y ahorrar o invertir el ahorro que tienes al no comprarla, es por eso que la mayoria de las personas prefiere pagar mas por comprar casa.

    Responder
    • Joan Lanzagorta

      Gracias David. Yo también soy de la idea de comprar casa (yo lo hice personalmente) pero aún así creo que es bueno explorar puntos de vista distintos.

      Creo que la disciplina muchas veces la da la cultura financiera y el tener claras nuestras prioridades. A medida que aprendemos más, tendemos a tomar mejores decisiones y adquirimos la inspiración necesaria. Con ello viene – muchas veces no en toda la gente – la disciplina.

      Responder
  2. sergio

    Yo voy por mi segunda casa, les doy un consejo a mi me funciona, no compren cerca del trabajo si no en el lugar donde les gustaría vivir, en cuanto al credito respeten que sea el 30 porciento de sus ingresos y asi pueden adelantar por que si es muy pegado a su presupuesto terminaran pagando mucho, yo las pague en la mitad de tiempo y no pague el doble, ahora siempre costaran mas las casas y estaran mas lejos de la ciudad asi que por eso no es bueno vender mas bien comprar por que siempre costaran mas debido a que ya no habra terrenos donde construir, por que creen que hacen ahora muchos edificios y departamentos donde antes no había cada vez somos mas y en un futuro cercano tendran que recorrer horas para llegar al trabajo mejor renten esa casa no la vendan y es mejor si es en una colonia privada, yo no pienso vender por que no quiero que mis hijos se preocupen por donde van a vivir y la segunda casa la compre solo a cuadras de la anterior para ayudar a cuidar a sus hijos no hay nada mas satisfactorio que ayudarlos ya que nosotros los trajimos al mundo, ademas asi no se preocupan con que en el futuro les vaya mal y anden regresando con todo y esposa e hijos a que les den posada y ellos se enfoquen en ahorrar para la suya ademas no nos hagamos tontos si venden y no compran de inmediato terminaran comprando el auto que siempre quisieron, la sala, ropa, vacaciones, etc. no hay mucha cultura en ahorro y no es lo mismo tener el compromiso de pagar y adelantar ya para salir de la deuda a no tenerlo, si les dijeran que la luz la pueden dejar de pagar 2 años sin cortarla les a seguro que a ultimo momento la estarían pagando, saludo a todos y espero les sirvan mis comentarios cualquier duda les dejo mi mail sergiodaniel27@gmail.com, buen post

    Responder
    • Joan Lanzagorta

      Muchas gracias por tu comentario. La parte financiera estoy totalmente de acuerdo contigo. Lo demás pues depende de cada quién, pero creo que lo que estás haciendo es muy noble con tus hijos.

      Responder
  3. Carlos Ruiz

    Muy binteresante e importante articulo.  En estos momentos estoy en el proceso de alquilar una vivienda y me siento satisfecho, porque ya aplique lo que acabo de leer.  Gracias.

    Responder
    • PlaneaTusFinanzas.com

      Carlos,

      Me da mucho gusto, al final es sólo sacarnos de prejuicios, hay momentos donde conviene rentar y otros donde es mejor comprar. Pero no forzarnos a algo que quizá no sea lo mejor para nosotros, simplemente porque así nos han enseñado.

      Saludos,

      Joan

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete gratis y obtén el mini-curso Los Seis pasos para Alcanzar tu Libertad Financiera

Suscríbete gratis

Recibe acceso gratuito al mini-curso con los Seis pasos para Alcanzar tu Libertad Financiera y al área pública de nuestra comunidad. 

¡Gracias!

Pin It on Pinterest

Share This