Seguimos con esta serie de posts sobre los hábitos que destruyen nuestras Finanzas Personales, y qué podemos hacer para cambiarlos.

A continuación los hábitos cuatro y cinco:

Hábito 4 – No Ahorramos Ingresos Extra

Gastamos nuestros ingresos extra, como aguinaldo, bonos o participación de utilidades, desde antes de recibirlos, en lugar de ahorrarlos, destinarlos a bajar nuestro nivel de endeudamiento, o invertirlos, lo cual es un síntoma inequívoco de la falta de planeación financiera.

Todos nuestros ingresos extra deben estar integrados en nuestro presupuesto, y en nuestra planeación financiera, de acuerdo a lo que hemos plasmado en el artículo anterior. Uno debe saber de antemano qué va a hacer cuando reciba su fondo de ahorro, o su aguinaldo. Respecto de bonos o utilidades, que pueden ser ingresos variables hasta cierto punto desconocidos, uno debe asignarles un “trabajo” en el momento en que uno conozca que va a recibirlos.

Hábito 5 – No Tener Fondo para Emergencias

No tenemos un fondo para emergencias, ni contamos con los seguros adecuados para proteger nuestro patrimonio. A lo mejor tenemos el seguro del coche, porque es financiado y se nos obliga a pagarlo. Si nos sucede un imprevisto, en el mejor de los casos, tendríamos que acudir con algún familiar o con alguna institución que nos preste dinero (lo cual nos puede causar una deuda significativa, si no estamos preparados).

Quizá pensemos que podemos salir de alguna manera de ese problema, pero no tenemos conciencia de que en un caso extremo, no estar protegido puede significar la pérdida de todo lo que tenemos.

Muchas veces no tenemos una idea de lo vulnerable que puede ser nuestro Patrimonio ante contingencias o eventos imprevistos. Es importante, por ello, detenernos a pensar un poco en cómo podrían afectarnos diversos riesgos. En México, por ejemplo, muy poca gente asegura su casa, que puede ser una parte importantísima de su patrimonio. ¿Qué pasaría en caso de que fuera destruida en un terremoto, o en un incendio?

Debemos comenzar formando un fondo para emergencias que equivalga por lo menos a tres meses de nuestro gasto corriente, y buscando un asesor de seguros para revisar cómo podemos proteger nuestro patrimonio ante los diferentes riesgos a los que estamos expuestos.

La serie completa de los 7 Hábitos que Destruyen Nuestras Finanzas Personales: