En nuestro post anterior (La Felicidad Está en Decidir con Inteligencia) comentamos que, sin duda alguna, somos el arquitecto de nuestro propio destino. Estamos definidos por nuestras acciones y decisiones (somos lo que hacemos y lo que día a día construimos de nosotros mismos).

Sin embargo, en muchas ocasiones actuamos con base en hábitos, que simplemente son una serie de conductas que tenemos tan arraigadas dentro de nosotros, que las hacemos sin darnos cuenta y sin pensar en ellas.

Hay hábitos que son muy buenos, como por ejemplo hacer ejercicio todas las mañanas, llevar una alimentación balanceada, o caminar por las tardes luego de una jornada de trabajo. Pero hay hábitos que son perjudiciales, como fumar o utilizar el coche incluso para ir a la tienda de la esquina.

En las Finanzas Personales, como en cualquier otro aspecto de la vida, muchos de nosotros tenemos hábitos destructivos, que nos impiden llevarlas en orden. El primer paso para tratar de borrarlos de nuestra conducta, y sustituirlos por hábitos mucho más sanos es, sin duda, identificarlos y conocer el daño que nos causan, es decir, el efecto nocivo tienen en nuestra vida financiera. Y luego, la persistencia. Se ha comprobado que se requieren por lo menos 40 días consecutivos para lograr un cambio de hábitos.

Lamentablemente, identificar una conducta que muchas veces hacemos de manera automática, no es nada fácil. Y aunque lo hiciéramos, en muchos casos, por desconocimiento, no nos damos cuenta que determinada acción nos perjudica de manera importante.

Es por ello que hemos preparado una lista de los 7 hábitos altamente destructivos de nuestras Finanzas Personales, y qué podemos hacer para cambiarlos.

Hábito 1 – No tenemos Metas

No tenemos bien definidas nuestras metas y objetivos en la vida, tanto a corto como a largo plazo. Por lo tanto, no tenemos un plan financiero personal, no tenemos un motivo para ahorrar. De esta manera, para satisfacer nuestras necesidades tenemos que endeudarnos con frecuencia. Esto hace que nuestros sueños nos parezcan siempre inalcanzables.

Todos tenemos sueños en la vida. Todos deseamos cosas. Debemos entonces recordar que un Plan Financiero Personal es lo único que nos puede ayudar a alcanzarlas. Éste debe ser una parte esencial de nuestro plan de vida.

¿Qué podemos hacer para empezar a cambiar esto? Primero, revisar nuestros valores (personales y familiares), ya que nos ayudan a definir lo que es para nosotros más importante. Luego, hacer una lista de nuestros sueños, de nuestros distintos objetivos en la vida y asociarlos con nuestros valores. Recordemos que debemos visualizarlos constantemente, imaginarlos realizados, lo cual nos da una motivación esencial para seguir adelante. Si no tenemos claros esos objetivos, ninguna planeación tiene sentido. Es importante incluir temas esenciales, como: el nivel de vida que queremos tener en el momento del retiro, la educación que queremos dar a nuestros hijos, etc.

Lo anterior es el punto de partida para establecer un plan financiero personal que nos permita lograr esas metas.

Mañana hablaremos de otros dos hábitos nocivos.

La serie completa de los 7 Hábitos que Destruyen Nuestras Finanzas Personales: