Hacer planes es una de las cosas esenciales para tener una vida mejor, no sólo en el aspecto financiero sino en todas las facetas de nuestra vida.

¿Por qué es importante hacer planes?

No hacer planes en la vida es casi como embarcarse sin un rumbo, sin saber incluso si llegaremos a algún lugar. Es dejar que las olas nos lleven a donde ellas quieran, incluso si eso implica navegar en círculos durante toda la vida.

Por ello, hacer planes equivale a saber dónde estamos parados hoy (nuestra situación actual), a dónde queremos llegar (tener un fin en mente) y entonces encontrar la ruta más directa y adecuada hacia ese objetivo.

Diferentes formas de hacer planes

Es muy distinto hacer planes acerca de lo que vamos a hacer mañana, que pensar en cómo vamos a educar a nuestros hijos.

Hacer planes pequeños

Hacer planes pequeños implica por ejemplo pensar acerca de qué vamos a comer hoy, o qué película iremos a ver. Son planes que hacemos, incluso, varias veces al día.

En el aspecto financiero, hacer planes pequeños equivale por ejemplo a hacer la lista de lo que vamos a comprar en el supermercado, o pensar a dónde iremos de vacaciones este año.

Hacer planes grandes

Hacer planes grandes implica sin duda tiempo y dedicación. Es como dibujar los planos para poder construir un gran edificio.

En el aspecto financiero, hacer planes grandes equivale por ejemplo a pensar cómo queremos vivir nuestro retiro. Son sueños, cosas que nos inspiran y nos recuerdan hacia dónde tenemos que ir.

Por ello los grandes planes están basados en nuestros valores, en aquello que es más importante para nosotros.

Siempre he dicho que no se puede comenzar a ahorrar dinero de manera consistente sin antes hacer un plan que nos de un objetivo y una manera de lograrlo.

Hacer planes realistas

Muchas personas hacen planes grandes o pequeños, pero simplemente están fuera de su alcance. No se puede planear comprar una mansión algún día si ganamos el salario mínimo, por ejemplo. Simplemente no es realista.

Hacer planes que se puedan cumplir es fundamental. Deben ser retadores, sin duda, pero alcanzables. De lo contrario no tendrán ningún sentido.

Hacer planes es importante, pero lo demás también

Hacer planes es importante pero también lo es ser flexible y espontáneo. En otras palabras, nuestros planes no deben ser escritos sobre una loza.

La vida es un laberinto de cambio constante, y por ello debemos hacer planes que sean lo suficientemente flexibles para adaptarlos a las distintas situaciones que podemos vivir. O a nuevas oportunidades que puedan surgir en el camino.

¿Crees que hacer planes es importante en la vida?