La Estrategia de Promediar Nuestros Costos, también llamada Dollar-Cost Averaging, es una de las estrategias pasivas más frecuentemente utilizadas en el mundo para la construcción gradual de patrimonios en el largo plazo, ya que es muy sencilla de aplicar.

Consiste simplemente, en invertir un monto fijo de dinero de manera periódica (cada quincena o mes, por ejemplo), en un fondo o portafolio de inversión previamente determinado. Es decir, es un mecanismo para invertir de manera regular, mes tras mes, dinero para formar un patrimonio en un horizonte muy amplio de tiempo (muchos años).

Como todos sabemos, cuando uno compra títulos de una sociedad de inversión, cada título tiene un precio que refleja el valor de mercado de los activos en los cuales invierte dicho fondo.

Por ello, cuando por movimientos del mercado el valor de esos activos sube o baja, el precio del fondo se mueve en el mismo sentido.

Entonces, el invertir un monto fijo cada periodo, nos brinda la posibilidad de adquirir más títulos de ese fondo cuando éste ha bajado de precio, y menos cuando su valor ha subido. De esta forma, se optimiza el «costo promedio», y por lo tanto, el rendimiento de nuestra inversión.

De hecho, todas las personas que estamos afiliados a alguna Afore estamos, de alguna manera, siguiendo este método. Las aportaciones que se hacen a través de nuestro patrón son periódicas, y por un monto fijo (aunque puede ir cambiando con el tiempo, cuando cambia nuestro salario).

Como ya mencionamos, el método puede ser utilizado para invertir ya sea en un fondo de inversión individual que normalmente es de renta variable (bolsa, en cuyo caso se sugiere utilizar un fondo indizado al IPyC), o bien en un portafolio de inversión.

Para propósitos ilustrativos, y para poder ofrecer ejemplos específicos, abordaremos ambas posibilidades por separado.

Invertir sólo en un Fondo de Inversión

En este caso, debemos hacer lo siguiente:

  1. Primero tenemos que determinar cuánto vamos a ahorrar cada periodo (puede ser cada semana, quincena o mes) para el logro de nuestro(s) objetivo(s) de inversión. Muy pronto en la sección de Finanzas Personales de esta página, hablaremos más acerca de ello. Es importante mencionar que si tenemos más de un objetivo de inversión, es recomendable mantener nuestro dinero en cuentas separadas e individuales para cada uno de ellos.
  2. Seleccionamos el fondo de inversión en el cual aplicaremos la estrategia (por lo general, necesitamos reunir por lo menos $ 10,000 pesos para poder abrir una cuenta). Debemos cuidar que el fondo tenga un desempeño competitivo contra su benchmark (indicador con el cual puede compararar su rendimiento). Por ejemplo, en un fondo indizado al IPyC, debemos cuidarnos de elegir el que mejor se haya desempeñado contra dicho indicador.
  3. La estrategia consiste en comprar, cada periodo (semana, quincena o mes, como mencionamos en el punto 1) un cierto monto de dinero, para invertirlo en el fondo que seleccionamos en el paso 2. Es decir, si cada mes podemos destinar $ 1,000 pesos a nuestra inversión, entonces debemos comprar la cantidad de títulos que nos alcance con esos $ 1,000 pesos.

Como un ejemplo ilustrativo, presentamos la siguiente tabla:

Invertir en un Portafolio Diversificado

En este caso, los pasos a seguir son:

  1. Primero tenemos que determinar cuánto vamos a ahorrar cada periodo (puede ser cada semana, quincena o mes) para el logro de nuestro(s) objetivo(s) de inversión. Muy pronto en la sección de Finanzas Personales de esta página, hablaremos más acerca de ello. Es importante mencionar que si tenemos más de un objetivo de inversión, es recomendable mantener nuestro dinero en cuentas separadas e individuales para cada uno de ellos.
  2. Para cada objetivo, tenemos que determinar cómo se va a conformar nuestro portafolio de inversión, es decir, tenemos que determinar la Asignación de Activos (Asset Allocation).
  3. Cuando juntamos $ 10,000 pesos para alguno de nuestros objetivos, que es por lo general el monto mínimo que se requiere para abrir una cuenta de inversión en donde podemos elegir distintos fondos, hacerlo. Distribuir nuestro dinero en distintos fondos, de acuerdo a la Asignación de Activos que determinamos en el punto anterior. Es importante mencionar que debemos elegir los fondos de inversión de manera cuidadosa. Para la parte de renta variable, no nos compliquemos mucho: al ser una estrategia pasiva, lo mejor es elegir un fondo indizado – el que mejor haya replicado al IPyC.
  4. Cada periodo (puede ser cada semana, quincena o mes), depositar el monto mensual que corresponde a ese objetivo, y distribuirlo en nuestro portafolio de tal manera que mantengamos la Asignación de Activos que definimos inicialmente.

Como un ejemplo de esto, supongamos que abrimos la cuenta con 10,000 pesos, invertiremos cada mes 1,000 pesos, y nuestra asignación de activos es la siguiente:

30% en Fondo de Deuda en Pesos
20% en Fondo de Deuda Mexicana en Dólares
50% en Fondo Indizado al IPyC

Entonces, después de abrir nuestra cuenta, distribuimos nuestra inversión de la siguiente forma:

3,000 pesos en el Fondo de Deuda en Pesos
2,000 pesos en el Fondo de Deuda Mexicana en Dólares
5,000 pesos en el Fondo Indizado al IPyC

Ahora supongamos que durante el mes la bolsa sube 10%, el fondo en Deuda Mexicana en Dólares baja 1%, y el Fondo de Deuda en Pesos sube 0.5%

Entonces, al final de ese mes, tendremos la siguiente distribución:

3,015 pesos en el Fondo de Deuda en Pesos
1,980 pesos en el Fondo de Deuda Mexicana en Dólares
5,500 pesos en el Fondo Indizado al IPyC

lo que hace un total de 10,495 pesos

Al inicio del siguiente mes, invertimos los 1,000 pesos, por lo que en total nuestro portafolio valdrá 11,495 pesos. Como mencionamos, la estrategia consiste en mantener cada mes la misma asignación de activos, es decir:

30% en Fondo de Deuda en Pesos
20% en Fondo de Deuda Mexicana en Dólares
50% en Fondo Indizado al IPyC

por lo cual, nuestros 11,495 pesos deberían distribuirse como sigue:

3,448.50 pesos en el Fondo de Deuda en Pesos
2,299.00 pesos en el Fondo de Deuda Mexicana en Dólares
5,747.50 pesos en el Fondo Indizado al IPyC

Eso significa, que los 1,000 pesos que aportamos ese mes, se deben distribuir de la siguiente manera:

433.50 pesos en el Fondo de Deuda en Pesos
319.00 pesos en el Fondo de Deuda Mexicana en Dólares
247.50 pesos en el Fondo Indizado al IPyC

Cada mes tenemos que hacer el mismo ejercicio para distribuir nuestros nuevos 1,000 pesos.

Otras Consideraciones Importantes

Como mencionamos originalmente, esta estrategia pasiva es una de las más utilizadas para la construcción de patrimonios a largo plazo. El hecho de «promediar» los costos y de comprar menos acciones cuando el mercado ha subido y más cuando ha bajado, nos ofrece un «sesgo» a nuestro favor.

Sin embargo, hay que reconocer que también es una estrategia diseñada a obtener rendimientos promedio (por el hecho de ser pasiva), en línea con el desempeño de los mercados.

Como todos sabemos, los mercados son muy volátiles pero su tendencia de largo plazo es siempre de alza. Cuando existen fuertes bajas en los primeros años de aplicar esta estrategia, ellas nos favorecen porque nos permiten comprar un número mucho mayor de títulos en esos periodos.

Sin embargo, a medida que nos vamos acercando a nuestra meta, y sobre todo en los últimos años, no podemos permitirnos una fuerte baja en los mercados. Es decir, el año anterior a nuestro retiro, no podemos soportar una reducción súbita del 30% en el valor de nuestro portafolio.

Por eso, es muy importante, para acotar este riesgo, que por lo menos cinco años antes de que lleguemos a nuestra meta, iniciemos una recomposición gradual de nuestro portafolio hacia activos más conservadores. Es decir, año con año ir reduciendo nuestra exposición a activos más volátiles (bolsa, por ejemplo).

No obstante, una estrategia activa como las que recomendamos en esta página, nos ayuda a acotar de una mejor manera este riesgo, ya que contienen herramientas para reaccionar oportunamente (no predecir o adivinar, sino reaccionar) cuando hay un cambio de tendencia en los mercados, a fin de salir a tiempo durante periodos de fuertes bajas (y también entrar a tiempo cuando inicia una tendencia de alza). Por lo tanto, es importante conocerlas también, a fin de tomar una decisión mejor informada sobre qué queremos hacer con nuestro dinero (es lo menos que podemos hacer por él, que tanto trabajo nos cuesta obtenerlo).

Casos en donde no debemos aplicar la estrategia de promediar nuestros costos

La estrategia de promediar nuestros costos está diseñada principalmente para fondos de inversión u otros instrumentos que conllevan una diversificación, ya que está diseñada para obtener rendimientos «promedio» de mercado. Por tal motivo, no se debe aplicar en acciones en lo individual.

Una razón de esto, es que las compañías van desempeñándose de una manera muy distinta en el tiempo, y aunque en un periodo pueden ser grandes inversiones, en otros pueden resultar desastrosas. Imaginemos si alguien aplicó esta estrategia con una acción como General Motors: una de las compañías históricamente más importantes en Estados Unidos, con crecimiento muy importante en muchos periodo, pero que hoy en día está en quiebra. Hubiera sido desastroso. Para invertir en acciones en lo individual, necesariamente deben aplicarse estrategias de inversión activas, como la Estrategia Integral C3 desarrollada por Ixe Grupo Financiero.

Finalmente, tampoco es una estrategia que se debe aplicar cuando uno tiene una suma grande por invertir. Algunas casas de bolsa recomiendan a estas personas efectuar compras escalonadas (es decir no invertir todo de un jalón, sino una cantidad mes a mes, para «promediar los costos»). Sin embargo, esto es sólo un mito. Cuando nuestra inversión es realmente a largo plazo, el escalonamiento usualmente produce peores resultados, como se demuestra en la calculadora (está en inglés) que aparece en esta página. Para estos casos, es mejor utilizar la estrategia de comprar y mantener (o mejor aún, una estrategia activa).