Cuando uno escribe sobre Finanzas Personales, uno tiende con mucha frecuencia a meterse demasiado a los detalles. Esto a veces implica obviar los aspectos básicos, tan importantes cuando se intenta transmitir educación financiera.

Es precisamente por ello, para no perder de vista los fundamentos, que me gusta mucho escribir artículos que inviten a la reflexión (independientemente de publicar también notas sobre casos prácticos, muchas de ellas inspiradas por los lectores).

Hace algunos pocos días recibí el correo de un lector que me preguntaba acerca de la educación financiera. Su nota me recordó un aspecto esencial, que es la razón por la cual dedico tiempo personal a escribir y construir este espacio: la educación financiera nos permite tener una vida mejor.

La Educación Financiera Nos Permite Vivir Mejor

Como todos sabemos, normalmente la gente más y mejor preparada es la que tiene acceso a mejores oportunidades, no sólo de empleo sino en general, en la vida.

La cultura, en general, nos brinda visión, y nos amplía enormemente el panorama. Viajar, por ejemplo, nos permite entender que existen diversas concepciones de la vida en diferentes regiones del mundo. Nos permite comparar. Nos permite comprender que existen distintas interpretaciones acerca de lo que es bueno y de lo que es malo.

Todo esto, nos permite construirnos una opinión y nos da más bases para poner en contexto lo que nos rodea. Nos da elementos para tomar las decisiones más adecuadas y para ver más allá. Nos brinda herramientas. Nos forma un criterio.

Para obtener cultura, no sólo es importante la educación formal (la impartida a través de instituciones educativas) sino también la autodidacta (desafortunadamente hay muchas cosas que no se enseñan en las escuelas).

En el aspecto financiero, la educación y la cultura nos permiten dirigir el dinero que ganamos hacia las cosas que más valoramos, y a invertir inteligentemente para hacerlo crecer. Hacia lograr lo que verdaderamente queremos en nuestra vida: nuestras metas y objetivos. Y además nos permite saber distinguir entre ofertas buenas, y aquellas que son fraudulentas.

¿Cómo Obtener una Buena Educación Financiera?

Esta página desde luego es un buen punto de partida. La cultura financiera se obtiene, principalmente, a través de la lectura. Para ello hay distintas fuentes: periódicos, revistas, otros blogs, etc. En esta página tenemos una sección de Libros Recomendados, así como links a otros sitios de interés, que pueden ser un buen punto de partida para aquellos que verdaderamente entiendan la importancia y estén interesados en aprender.

La Condusef también ofrece en su página algunos consejos. Por otro lado, existen bancos que tienen un programa de “educación financiera” mediante el cual ofrecen seminarios gratuitos sobre Finanzas Personales a sus clientes (aunque suelen existir conflictos de interés importantes ya que esta educación está más dirigida a los intereses del banco que de las personas). Algunas empresas organizan cursos y pláticas para su personal, lo cual se traduce en una gran prestación. O bien, se puede aprender mucho con asesoría en la elaboración de un plan financiero personal.

¿Sirve la educación financiera para vivir mejor?