Dicen que no es sólo lo que ganas sino también cómo te lo gastas.

De hecho, quizá la regla fundamental de las finanzas personales – aquella que te permite empezar a construir un patrimonio es gastar menos de lo que ganas. Si logras vivir de manera consistente bajo esta simple regla, seguramente alcanzarás el éxito financiero en tu vida.

Ahora bien: gastar menos de lo que ganas se puede lograr de dos maneras. 

La Diferencia entre lo que Ganas y lo que Gastas

La manera más sencilla – y el consejo más socorrido es mantener nuestro gasto bajo control. Pero no debemos olvidar el otro lado de la moneda: incrementar lo que ganas – tus ingresos.

Desde mi punto de vista debemos hacer ambas cosas. Controlar nuestro gasto significa vivir con responsabilidad.

Pero por otro lado, tratar de incrementar lo que ganas debe convertirse en una aspiración: en el deseo de hacer más, de crecer como persona.

Mientras más grande sea la diferencia entre lo que ganas y lo que gastas, mejor será tu posición financiera. Tendrás más libertad y posiblemente alcanzarás tus metas en un plazo mucho más corto.

¿Cómo hacer que lo que ganas pueda crecer?

Hay muchas maneras de incrementar lo que ganas. Siempre puedes buscar hacer mejor tu trabajo, añadir más valor a la empresa y de esta manera escalar posiciones en ella. Pero también puedes buscar otras fuentes de ingresos que sean complementarias. Quizá seas emprendedor y te llame la atención poner un negocio propio. O bien tengas alguna habilidad que puedas desarrollar en tus ratos libres – y desde luego obtener un ingreso a partir de ella.

Se habla mucho en la literatura de buscar un ingreso pasivo – es decir invertir en algo que te pueda generar un flujo de efectivo positivo y constante. Es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero definitivamente hay maneras de lograrlo.

Para ello hay que empezar por el principio. Para poder invertir necesitas tener un excedente. Lo que necesariamente nos lleva a buscar controlar nuestro gasto. En otras palabras: se requiere primero ahorrar.

Invertir, como alguna vez escribí, es el arte de lograr que tu dinero genere más dinero. Es decir: incrementar lo que ganas, a través de fuentes distintas a tu ingreso principal. Ese es el camino para alcanzar la libertad financiera y para construir tu patrimonio.

¿Qué has hecho para que lo que ganas te rinda más?