Hace algunos días me preguntaron si es lo mismo invertir el dinero en un banco, o en una casa de bolsa. En realidad no: la intermediación financiera que ambos realizan es muy diferente.

Tanto los bancos como las casas de bolsa se dedican a captar los excedentes que tienen las personas físicas o las empresas – es decir, el dinero que tienen disponible para invertir. Y lo canalizan hacia los sectores productivos que necesitan este dinero para crecer.

Sin embargo, la labor que realizan es muy distinta.

Intermediación Bancaria

Los bancos captan recursos de los inversionistas por cuenta propia. Esto quiere decir que todo el dinero que en ellos se deposita pasa a formar parte de sus pasivos.

Por ejemplo: un pagaré bancario es, en realidad, un préstamo que nosotros le hacemos al banco. A su vencimiento, la institución está obligada a devolvernos ese dinero, con los intereses que se hayan pactado. Por eso el dinero que se deposita en un banco aparece como un pasivo: como un dinero que ellos tienen que pagar, que devolver a quien lo depositó.

Posteriormente, los bancos otorgan préstamos sobre estos fondos a las personas o empresas que requieren dinero.

De esta forma, la ganancia del banco estriba en el diferencial que existe entre las tasas que cobran a los deudores y las que pagan a los ahorradores. Esa es la intermediación que los bancos realizan.

Aunque los bancos obtienen otros ingresos como comisiones y cuotas, en realidad su función principal es la de otorgar préstamos que ayuden al desarrollo de la economía.

Intermediación Bursátil

Las casas de bolsa y otras instituciones como las operadoras de fondos de inversión, realizan un tipo de intermediación diferente.

Ellos captan recursos en nombre y por cuenta de terceros, y los canalizan directamente hacia la compra de instrumentos que cotizan en el mercado de valores.

Hay dos formas de llevar a cabo esta intermediación:

  1. Oferta primaria – una empresa contrata a la casa de bolsa para que le ayude a colocar sus acciones, o títulos de deuda entre los inversionistas interesados. El dinero que se obtiene de la venta o colocación de estos títulos, se entrega a la empresa emisora.
  2. Oferta secundaria – un inversionista puede vender un título a otro. En este caso, el dinero producto de la venta del título se entrega al vendedor del mismo.

Los ingresos obtenidos por la intermediación bursátil, consisten en la comisión o el diferencial que cobran a los inversionistas, en las diferentes operaciones que realizan.

¿Piensas que la intermediación que realizan los bancos en México o América Latina cumple con su función principal?