La confianza es la base de cualquier relación humana, incluyendo desde luego el matrimonio.

La infidelidad financiera puede minarla de manera significativa y, en casos graves, puede generar incluso un rompimiento definitivo. 

¿Qué es la infidelidad financiera?

La infidelidad financiera se podría definir de distintas maneras, pero todas ellas tienen algo en común: mentimos, nos excedemos y tratamos de ocultarlo de nuestra pareja.

¿Por qué tratamos de esconder la situación? Porque sabemos que está mal. Porque como todas las parejas, tenemos metas en común – un plan de vida en conjunto. Y hacemos cosas que ponen en peligro o nos alejan del cumplimiento de esas metas. Peor aún: pueden romper la estabilidad financiera de la pareja.

Algunos ejemplos de infidelidad financiera

Hay diferentes tipos de infidelidad financiera, todos ellos con características muy particulares. A continuación algunos ejemplos que nos permitirán comprenderlo mejor e identificar si nosotros hemos caído en alguno de ellos.

Infidelidad financiera en deudas y gastos excesivos

Hay personas que se casan sin saber que su pareja está sumamente endeudada. O que las adquieren simplemente por querer complacer al otro, sin pensar en que las consecuencias terminarán por afectarles a los dos.

Algunas parejas manejan cuentas separadas. Cada quién tiene su tarjeta de crédito y es responsable de pagarla. Un ejemplo de infidelidad financiera podría ser que alguno de los dos haga gastos excesivos y poco a poco vaya cayendo en un nivel de endeudamiento grave. Esta persona seguramente tratará de ocultar los estados de cuenta para que el otro no se dé cuenta. Hasta que la situación se haya salido de control.

Infidelidad financiera en ingresos adicionales

En muchas empresas existen bonos por desempeño, participación de utilidades entre otros. Hay muchísimas personas que tratan de ocultar estos ingresos adicionales a su pareja, por varias razones.

Algunos piensan que si se lo dicen, el otro comenzará inmediatamente a pensar en qué gastarlo. O bien, simplemente uno quiere disponer de ese dinero sin que la pareja se entere (aunque tarde o temprano lo sabrá).

Infidelidad financiera al disponer de ahorro para metas familiares

Esto desafortunadamente es muy común. Personas que disponen por ejemplo del dinero que uno está ahorrando para la educación de los niños, o del dinero para emergencias, para otro tipo de cosas: desde pagar deudas a espaldas del otro hasta invertir en un negocio planteado por alguna amistad.

Me parece que este es el tipo de infidelidad financiera que más puede minar la confianza en cualquier relación porque se afectan acuerdos previamente establecidos y objetivos en común.

Infidelidad financiera en inversiones

Esto ocurre cuando alguno de los dos trata de ocultar pérdidas severas de una inversión, que han causado un agujero en las finanzas de la familia. “No quiero que él o ella se dé cuenta que perdí tanto dinero”.

Peor aún, cuando alguno de los dos desvía recursos de una inversión a otra. Por ejemplo, se le ocurre invertir parte del fondo para emergencias en Forex con la promesa de rendimientos espectaculares, sin pensar en los riesgos asociados.

En fin, cuando se dice que los problemas de dinero son una de las principales causas de peleas y divorcios, usualmente son a causa de alguna infidelidad financiera – un abuso de confianza por alguno de los miembros de la pareja, o de los dos.

En el siguiente post seguiré hablando de este tema, con algunos consejos para sobrevivir a una infidelidad financiera.

¿Has tenido o sido víctima de alguna infidelidad financiera? Me encantaría escuchar tu experiencia.