Soy Feliz

El Año Empieza para Mí

Aunque estamos ya por terminar el mes de enero, para mí el año empieza recién. Y es que cada fin de año, como mucha gente, acostumbro a reflexionar sobre lo que viví: mis momentos buenos y malos, los éxitos, los fracasos y las lecciones que ellos me dejaron.

Esta vez, sin embargo, apenas lo estoy haciendo. Y es que diciembre fue un mes muy difícil, porque mi esposa tuvo dos cirugías complicadas en menos de 20 días. La segunda se dio a consecuencia de una complicación, por lo que ya se imaginarán que fueron momentos muy difíciles en la parte personal y emocional.

Entre otras cosas, nos tocó recibir el 2012 en el hospital. Por eso, ahora que ella ha salido, puedo decir que el año empieza para mí.

Aunque diciembre también es el mes más difícil en el aspecto laboral (la carga es mucho más intensa), dado que puedo laborar de manera remota, tuve la gran fortuna de poder estar a su lado en todo momento, lo cual me dio gran tranquilidad. Aún así, pasé mis horas resolviendo las cuestiones del trabajo y estando al pendiente de su salud.

Lo primero que aprendí de esta experiencia es lo valioso que es tener  un buen seguro de gastos médicos. En nuestro caso ha sido esencial. No hay mejor inversión que uno puede hacer en la vida – aunque de esto ya les contaré pronto, en un post que haré para Previsión Financiera Integral, el Blog de mi agente de seguros y amigo Eloy López Jaimes, quien amablemente me ha ofrecido el espacio.

Pero también volví a darme cuenta de lo importante que es tener amigos a quién recurrir, gracias a los cuales conseguimos a uno de los mejores cirujanos del país en su especialidad – lo cual permitió a mi esposa un tratamiento con un resultado mucho mejor a lo que otros médicos nos habían planteado.

En fin, 2011 fue otro año de luces y sombras – quizá más sombras que luces, aunque de intensos destellos. Viví muchos de los momentos más felices de mi vida, aunque fueron pocos.

En este sentido, no puedo dejar de agradecer nuevamente a Virgilio Cárdenas, Marco Hernández y Mario Valderrama. Tres personas extraordinarias que nos compartieron un pedazo de su Durango, ciudad hermosa y mágica, y que nos hicieron vivir momentos que vamos a atesorar toda la vida.

Y no puedo olvidar las charlas con cuatro mujeres que admiro y de quienes aprendo todos los días: Karla Bayly, Isela Muñoz, Adina Chelminsky y la Pequeña Capitalista Sofía Macías. Conocí también a Regina Reyes-Heroles aunque con ella no pude charlar mucho. Tampoco los consejos y amistad de Ana Arizmendi, las historias que compartí con Roberto Morán, así como la sencillez y filosofía de vida de Eloy López. Y el apoyo de nuestra “hija adoptiva” Ale Ávalos quien siempre se las arregla para estar ahí.

Además de dos grandes reencuentros: mi familia de Barcelona con quienes pasé una semana espectacular (después de 20 años de no vernos) y mi amiga Roxana, quien se ha convertido en una persona esencial.

A todos ellos va dedicado este post, hoy que el año empieza.

Cualquiera diría que, después de todo, no fue un año tan malo. Pero tuvo demasiados contrastes: me dio lo mejor pero también lo peor. Como dice esta pequeña gran canción de Auté:

Ir andando sin norte,

Sin oeste, sin este,

Y extraviado del sur…

Como gira este mundo

De la luz a la sombra,

De la sombra a la luz…

De la luz y la sombra

A tí

Pero a pesar de todo ello, de lo bueno y lo malo, soy feliz porque he aprendido a serlo. Como dice Silvio Rodríguez:

Vivo en un país libre

cual solamente puede ser libre

en esta tierra, en este instante

y soy feliz porque soy gigante.

Amo a una mujer clara

que amo y me ama

sin pedir nada

o casi nada,

que no es lo mismo

pero es igual.

Y si esto fuera poco,

tengo mis cantos que poco a poco

muelo y rehago habitando el tiempo,

como le cuadra a un hombre despierto.

Soy feliz,

soy un hombre feliz,

y quiero que me perdonen

por este día

los muertos de mi felicidad.

Hoy el año empieza para mí. ¿Cuál es mi pronóstico? Venga lo que venga, seguiré siendo un hombre feliz, porque así estoy hecho.

Aunque algo me dice que será mucho mejor…