tipos-de-riesgo-de-riesgos-a-riesgos

De Riesgos a Riesgos – Los Distintos Tipos de Riesgo

En nuestro país es muy común que las personas, cuando preguntan cómo invertir su dinero, enfatizan que no quieren correr ningún riesgo. Me suelen decir: “recomiéndame algo seguro” o bien “algo donde no pueda perder mi capital”.

La posibilidad de “perder mi dinero” es lo que mucha gente llama riesgo. Pues bien: la buena noticia es que este riesgo se puede minimizar si uno tiene un cierto cuidado: por ejemplo, cuando uno invierte a través de instituciones autorizadas y debidamente reguladas, revisa constantemente sus estados de cuenta para detectar anomalías, y además aplica conceptos básicos sobre inversiones como la diversificación.

Este temor de las personas al riesgo, que en muchas ocasiones es bien fundado (dados los grandes fraudes que en México ha habido con cajas de ahorro y otras “inversiones” no reguladas), también genera que la gente elija alternativas excesivamente conservadoras.

Hay muchos otros tipos de riesgo que la gente, por esta obsesión, olvida o no alcanza a ver, como por ejemplo:

El riesgo que nuestro dinero pierda poder adquisitivo.

Debemos siempre recordar que en cualquier país existe inflación, que aunque sea pequeña, en el largo plazo puede significar una pérdida de valor importante. Por eso es necesario que nuestras inversiones puedan generar rendimientos por encima de la inflación. La gran mayoría de los pagarés bancarios, por ejemplo, pagan intereses muy por debajo de ella, por lo cual al “invertir” en ellos en realidad estamos perdiendo dinero. Es decir, son una forma “segura” de que nuestro dinero pierda valor.

El riesgo de no alcanzar nuestra meta.

Recientemente en mis posts me ha parecido importante recordar una historia contada por Carlos Ponce, Director Adjunto de Análisis y Estrategia de Ixe (Actualización: ahora es Director de Análisis de Bx+) (Twitter: @CarlosPonceB). Es acerca de una persona que tuvo la disciplina de ahorrar toda su vida una parte importante de sus ingresos, y logró juntar un capital importante. Sin embargo, al tratar de invertirlo con ellos, le tuvieron que decir que esa cantidad no le alcanzaría, ni remotamente, para alcanzar el nivel de vida que quería tener durante su retiro. Esto, personalmente, me parece una tragedia. La razón: haber invertido de forma demasiado conservadora y no haber calculado cuándo en realidad necesitaba juntar para poder vivir de la manera como él lo deseaba.

El riesgo de que lo que creímos que era “seguro”, al final no lo sea tanto.

Mucha gente piensa que la inversión en bienes raíces es “seguro” ya que su valor tiende a subir con los años. Esto es cierto, pero no siempre. También existe el riesgo. A uno le pueden poner una gasolinera o un antro al lado de su casa, y esto incidirá en el valor de la misma. O bien, una colonia que hoy es buena, al cabo de los años puede convertirse en un rumbo “feo” donde no mucha gente quiere vivir. Lo mismo puede pasar con un negocio. La gran mayoría de la gente quiere poner su propio negocio, sin pensar que puede no resultar, o sin haber hecho un buen plan de negocios (lo cual incrementa muchísimo la probabilidad de que falle).

El riesgo de perseguir un rendimiento “muy atractivo”.

Muchas instituciones poco serias atraen a sus clientes con la promesa de intereses muy superiores a los del mercado, para después defraudarlos. Pero por otro lado, también mucha gente persigue altos rendimientos sin ponerse mucho a pensar en el riesgo asociado a ellos. Recuerdo el caso de una persona que invirtió su dinero en una sociedad de inversión que estaba dando rendimientos muy altos, sin haberse percatado que era un fondo que invertía en bolsa. Y en el 2008, con la crisis financiera, se andaba dando de tumbos y quejándose de que su “asesor” no le había dicho (él tampoco había preguntado).

El riesgo de invertir en instrumentos que uno no entiende.

Esto es fundamental, y pasa mucho. Por ejemplo, gente que invierte en fondos de deuda de largo plazo pensando que son instrumentos de “renta fija”. Cuando se dan cuenta que a veces tienen minusvalías (para quien no lo sepa, la explicación aquí), piensan que hubo malos manejos con su dinero, cuando en realidad fue un movimiento natural típico del instrumento en el que decidieron invertir. Es decir: no entendieron el riesgo.

En fin, todos estos aspectos, aunados a la falta de una cultura financiera básica, hacen que nos equivoquemos y paradójicamente terminemos corriendo riesgos innecesarios, que podríamos haber evitado fácilmente. Por eso es importante ir leyendo, preguntando, entendiendo y saber asesorarnos.

Finalmente, creo que es importante aclarar que en el mundo de las inversiones, lo que se conoce como riesgo es, simplemente, la volatilidad que tiene un instrumento o un portafolio de inversión. O dicho de otra forma, la variabilidad en torno al rendimiento esperado.

Lo más importante en inversiones es, entonces, aprender a construir un portafolio de inversión diversificado y que sea adecuado con nuestro horizonte de inversión, y una volatilidad que no nos quite el sueño (es decir, adecuado con nuestra tolerancia personal al riesgo).

Para aquellos lectores que quieran aprender más sobre inversiones, una forma de empezar a comprender este mundo es a través de la lectura de los 10 Conceptos de Inversión Para Tener Siempre en Mente, mis notas al Seminario ¿Cómo Invertir en Bolsa?, y los artículos de la sección Tus Inversiones en esta página. También recomiendo leer estos Libros sobre Inversiones.

¿Qué otros tipos de riesgo conoces?