La semana pasada en El Economista, comenté en mi columna sobre las grandes oportunidades en Bolsa Mexicana de Valores que existen hoy para invertir con un horizonte de largo plazo.

De hecho, con la fuerte baja de hoy en todos los mercados del mundo, un querido amigo me preguntó con nerviosismo, acerca de qué pienso que pueda pasar, específicamente con las bolsas, ante esta crisis.

Lo que siempre pasa, respondí: grandes oportunidades en Bolsa (en el mediano – largo plazo) para quien tenga el dinero (la liquidez) que le permita aprovecharlas.

Los inversionistas que saben invertir (es decir, que piensan como accionistas, no como especuladores) y que conocen bien el mercado y el valor intrínseco de las empresas, pueden encontrar ahora verdaderas gangas: empresas muy sanas, con buenas prácticas corporativas, pero con precios realmente atractivos, gracias al pánico de los especuladores que buscan ahora vender a cualquier precio.

Las grandes fortunas se hacen cuando los mercados bajan de esta forma, como lo están haciendo ahora.

Pues bien, este lector me preguntaba mi opinión acerca de algunas emisoras específicas, con el fin de ver la posibilidad de comprar unas acciones de las mismas.

Grandes Oportunidades en Bolsa

Como dice Peter Lynch, uno de los inversionistas más exitosos de Estados Unidos y autor de varios libros, comprar acciones de una empresa es como cuando uno va a comprar un coche. Es decir, uno normalmente revisa las características de los mismos antes de tomar una decisión. Normalmente no compramos un auto sin saber cuánto acelera, cómo frena, cuáles son sus características de seguridad, y qué otras opciones (de ese precio) hay en el mercado.

Si uno quiere comprar acciones de una empresa de manera directa, entonces uno debe tomarse el tiempo para hacer lo mismo que con el coche. Es decir, ver los estados financieros de la empresa (su situación actual) y su plan de negocios a futuro (lo que se espera). Esto se puede ver en el reporte anual de la compañía. Pero también uno debe compararla con otras en el mercado de su sector y checar si su precio es alto o no con respecto a las utilidades esperadas (los famosos «múltiplos»).

Si uno no está dispuesto a tomarse ese tiempo, es mejor entonces participar en el mercado a través de algún fondo de inversión (indizado al IPC o alguno con objetivos claros y metodologías de inversión disciplinadas). O bien, si uno tiene más recursos, dejarle la gestión de la cartera a la casa de bolsa, a través de alguno de los portafolios institucionales que varias de ellas ofrecen.

Desde luego, las casas de bolsa a través de su departamento de análisis, realizan reportes especiales de las empresas donde revisan todos estos parámetros, hacen sus proyecciones y emiten alguna recomendación. Estos reportes ayudan mucho a entender los números, pero hay que leerlos con cuidado (ya que estas proyecciones de las cuales se deriva la recomendación, tienen muchos supuestos subjetivos).

Por otro lado, uno nunca debe vender una acción sólo por el simple hecho de que ésta ha bajado mucho (y sobre todo en momentos de crisis como los actuales), a menos que las razones por las que compramos esa acción en particular hayan cambiado y por lo tanto pensemos que es mejor recomponer nuestro portafolio. Siempre con razones válidas, siguiendo una metodología disciplinada, tanto a la compra, como a la venta.

Yo no he analizado personalmente a ninguna de estas empresas en este momento, por lo que no podría darte mi recomendación concreta. Todas ellas son empresas sólidas y líderes en su sector, lo cual siempre es bueno. Sí me parece que actualmente hay grandes oportunidades en Bolsa con un horizonte de largo plazo, ya que los precios de algunas acciones en general están muy baratas (algunas se están cotizando incluso por debajo de su valor en libros).

¿Y ustedes, qué opinan? ¿Creen que todavía hay oportunidades en Bolsa?