Este es un post de invitados en Planea Tus Finanzas.com – Si estás interesado en participar y escribir un artículo (o más) en esta página, consulta los requisitos aquí.

Este post está escrito por Eduardo Martínez. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Zaragoza aunque actualmente trabaja en el Departamento de Marketing Digital de la escuela de negocios IEBS. Blogger, escritor y apasionado por el mundo online.

Lo reconocemos, los usuarios estamos encantados con las finanzas 2.0: comodidad, ahorros de tiempo, posibilidad de recibir asesoramiento a través de las redes sociales, reducción de los tiempos de respuesta… Las ventajas que ofrecen las finanzas online parecen no tener fin.

Y es que ahora podemos realizar la mayoría de nuestras operaciones y transacciones sin tener que movernos de casa. Además, por si no fuera suficiente, las entidades bancarias más importantes se han esforzado en desarrollar sus propias aplicaciones para dispositivos móviles, por lo que podremos acceder desde cualquier lugar y en cualquier momento a nuestras finanzas a través de nuestros dispositivos.

Finanzas Online: Ventajas y Problemas de las Finanzas 2.0

Los beneficios, como adelantábamos al principio del artículo, son múltiples:

En primer lugar, la inestimable posibilidad de acceder a nuestras finanzas desde cualquier lugar y en cualquier momento siempre y cuando dispongamos de un dispositivo con conexión a Internet.

Podremos realizar nuestras transacciones, consultar nuestras operaciones e inversiones o acceder a nuestra información crediticia sin necesidad de acercarnos a la sucursal más cercana.

Todo ello con la valiosa comodidad que ofrece poder realizar las operaciones anteriores sin necesidad de salir de casa.

Por otro lado, el servicio de atención al cliente se ha visto mejorado. Las finanzas digitales se han extendido a los canales sociales. Las entidades bancarias ahora pueden atender quejas, solucionar incidencias y asesorar a sus clientes desde sus propias cuentas de Twitter o Facebook.

Los usuarios demandan tiempos de respuesta razonable y las redes sociales son el soporte idóneo para cubrir esta necesidad. Con la rapidez que ofrecen estos canales responder a un cliente es cuestión de horas e, incluso, minutos.

Sin embargo, el fantasma de la inseguridad siempre planea sobre las finanzas online: robo de identidad, posibles vulnerabilidades etcétera son cuestiones muchas veces nos hacen renunciar a las ventajas de las finanzas 2.0.  Por  eso es importante conocer cómo prevenir el fraude y cómo debemos actuar cuando somos víctimas de él.

Las finanzas online te permiten controlar con regularidad todas tus operaciones. Si detectas una transacción que no has realizado la detección precoz y la rápida actuación es fundamental. Contacta con tu banco y realiza una denuncia inmediatamente.

Antes de realizar una compra online con tu tarjeta de crédito, verifica que el sitio es seguro. Busca el icono del candado o supervisa que la dirección web comienza con https://.

Utiliza siempre contraseñas seguras que contentan minúsculas, mayúsculas, números y símbolos. Por supuesto no uses la misma contraseña que usas en el resto de tus cuentas. Los expertos recomiendan cambiar de contraseña al menos una vez al año por temas de seguridad.

Nunca hagas caso a los correos que te urgen a cambiar tu información bancaria, tu banco jamás actuaría así.

Y, finalmente, conviene entrar a las páginas bancarias introduciendo directamente la URL del navegador en lugar de buscarla en Google. Se han dado el caso de páginas duplicadas orientadas a la estafa.

Dicho todo esto… ¿Estás a favor o en contra de las finanzas online? ¿Añadirías algo a este artículo? ¡Cuéntanoslo!