Pepe nos pide información de cómo llevar nuestras Finanzas Personales por medio de estados financieros. Y es que al igual que sucede en las empresas, los Estados Financieros Personales pueden ser herramientas importantes que nos permiten saber de manera clara, cuál es nuestra situación financiera actual.

Estados Financieros Personales

Los Estados Financieros Personales nos ayudan a dar seguimiento a la situación que guardan nuestras Finanzas Personales.

De manera general, existen dos principales:

El Balance Personal es un resumen de nuestra situación financiera a un momento determinado. Es una fotografía de lo que tenemos (activos), lo que debemos (pasivos) y nuestro Patrimonio (activos – pasivos). Pero no nos dice cómo o porqué estamos en esa situación. Por esta razón, se dice que es estático.

El Estado de Flujo de Efectivo es simplemente listar nuestros ingresos y nuestros gastos, de manera categorizada, por un determinado periodo (típicamente al mes o a la quincena). La resta entre ambos es nuestro excedente (gastamos menos de lo que ganamos) o nuestro déficit. A diferencia del Balance Personal, el Estado de Flujo de Efectivo nos dice exactamente qué pasó en ese periodo determinado.

Anexo un ejemplo de ambos Estados Financieros Personales, para mayor facilidad.