A todos nos ha pasado. A veces uno no sabe ni en qué se le va el dinero, pero llegamos sufriendo al final de la quincena. Si no sabes en qué gastas tu dinero, significa que no tienes control de tu vida financiera. En ese caso es el dinero, o la falta de él, quien controla tu vida.

¿Cómo saber en qué gastas tu dinero?

Muy sencillo: llevando un registro de todos tus gastos. Puede ser en una libreta pequeña, o incluso en el teléfono celular, para el cual hay una infinidad de aplicaciones.

La que yo utilizo es YNAB porque es la que mejor me ha funcionado: desde hace mucho tiempo utilizo la versión de escritorio, por lo cual la elección era sencilla. Pero tú puedes usar la que más te guste, siempre y cuando cumpla con su propósito.

Desde luego, registrar tus gastos es apenas el primer paso. Para saber en qué gastas tu dinero, necesitas asignarles una categoría.

Es decir: si vas al mercado no necesitas registrar cuánto te gastaste en jitomates o en zanahorias – a menos que quieras hacerlo. Lo que necesitas saber es cuánto gastas en comida al mes. En este caso, “comida” es tu categoría de gasto.

¿Qué categorías necesitas seguir? La verdad, depende de las necesidades de cada persona (como hemos dicho, las finanzas personales son personales). Por ejemplo: si te gusta salir mucho con amigos a divertirte, entonces seguramente te conviene llevar una categoría llamada “Salida con amigos” para llevar un seguimiento de esos gastos. Si fumas mucho, seguramente te convendrá tener una categoría llamada “fumar” para que sepas cuánto gastas en ello.

Saber en qué gastas tu dinero es importante para conocer tu propio patrón de consumo. Esto te permitirá darte cuenta si gastas demasiado en cosas que no son tan importantes para ti. Es el primer paso, también, para hacer un presupuesto que te funcione, porque está basado en tu propio comportamiento y en lo que quieres lograr con él.

Entonces: ¿En qué gastas tu dinero?

Si quieres tener un verdadero control de tu vida, necesitas saber en qué gastas tu dinero. Como explico en este post, la primera regla para construir un presupuesto que funcione, es asignar a cada peso que ganamos, un trabajo. Es decir, tú eres quien le debe decir a tu dinero qué es lo que quieres que haga por ti.

Y tú ¿Sabes en qué gastas tu dinero?