David quiere empezar a invertir y me contacta con relación al artículo que publiqué en la Revista Inversionista: “¿Sabes si tu Plan Financiero funciona?»

Me comenta: “Voy a iniciarme como inversionista, estoy aprendiendo lo básico. Estaba por dirigirme al banco para comenzar con un Fondo de Inversión. Después de leer tus comentarios acerca de los “vendedores de Fondos de Inversión” y de los pocos “asesores” que hay en el mercado, quiero preguntarte: ¿Por dónde sería mi mejor comienzo?»

Estoy en la fase de formar un capital de arranque, tengo 37 años, estoy por ser padre y te diría que mis objetivos para empezar a invertir serían los siguientes:

  • Formar un capital de apoyo para el retiro en 20 o 25 años.
  • Crear un capital de apoyo para los estudios superiores de mi hijo en 20 años.
  • Crear un capital para terminar mi casa, 3 a 5 años.

Creo que mi perfil de inversionista va de moderado, a moderado / alto riesgo.

Quiero partir de un fondo de inversión para incrementar mi capital, e irlo incrementando con un ahorro sistemático. ¿Por dónde empiezo? ¿Quién es un buen asesor?

Empezar a Invertir

David, primero te felicito por tener bien definidos tus objetivos de inversión. Este es el primer paso para empezar a invertir y me permite hacerte recomendaciones un poco más concretas.

En todas las empresas hay asesores buenos y malos. Casi todas se preocupan por capacitarlos, por brindarles conceptos. Sin embargo, lamentablemente pocas tienen una metodología institucional de asesoría. Al final, lo que importa es la venta.

Para tratar de combatir este problema, algunas operadoras o distribuidoras de fondos te ofrecen “portafolios recomendados” para empezar a invertir. Es decir, el asesor te aplica un cuestionario para tratar de ver cuál es tu perfil de riesgo y en base a ello te puede recomendar alguno de los portafolios de fondos que se apegue a ese perfil para empezar a invertir. No es un mal enfoque, pero aún así a veces se cae en el error de que no entienden perfectamente los objetivos del cliente.

Tengo dos recomendaciones al respecto sobre las que vale la pena reflexionar antes de empezar a invertir:

  • Nunca sigas una asesoría a ciegas. Es decir, no inviertas si no entiendes perfectamente todos los conceptos que te están explicando, y te sientas cómodo con ellos. Esto es esencial. Lamentablemente en cuestiones financieras, de manera universal, muchas personas tienen a confiarle sus decisiones de inversión al “experto”, aún sin tener ni idea de lo que dicho “experto” va a hacer con su dinero. Esto es un error garrafal. El trabajo del asesor es, como dice su nombre, asesorarnos, aconsejarnos. Pero las decisiones básicas siempre las tenemos que tomar nosotros.
  • Antes de invertir, acude a tres o cuatro empresas (operadoras o distribuidoras de fondos de inversión), compara lo que te ofrecen, los productos, sus portafolios recomendados, el servicio y la atención que te da el asesor. Y luego, toma tu decisión. Desconozco tu monto inicial, sin embargo, algunas empresas que personalmente me gustan son (haz click sobre el nombre para ir a su sitio web): Actinver, Más Fondos, Allianz Fóndika, Ixe, GBM Fondos, ING (Actualización: Ahora Sura México) y Skandia. No es una lista exhaustiva, y hay otras que pueden acoplarse a tus necesidades. Investiga siempre tus opciones, si no sabes cuáles son, no podrás elegir la mejor.

Por otro lado, te sugeriría abrir tres cuentas separadas, una para cada objetivo, y no mezclar, ya que luego es complicado darle seguimiento. Las recomendaciones en general para empezar a invertir en objetivo serían las siguientes:

Retiro

Al empezar a invertir para tu retiro, no olvides aprovechar los estímulos fiscales que nos da la Secretaría de Hacienda. Si abres un Plan Personal de Retiro (varias de las instituciones arriba mencionadas los ofrece) sujeto al Art. 176 de la LISR, tus aportaciones son 100% deducibles de impuestos (hasta un cierto tope). Lo cual quiere decir que de cada 100 pesos que inviertes, estos los puedes deducir de tu declaración anual, y Hacienda te puede devolver hasta 28 pesos (según el rango de tasa impositiva en el que te encuentres). Además, tus intereses tampoco son sujetos a impuestos en este plan, por lo que tu dinero crece más rápido. Al siguiente año, puedes re-invertir esta devolución fiscal en un plan de este tipo. Si llegas al tope y aún quieres invertir más, hay otro plan, sujeto al Art. 218 de la LISR, que también ofrece ventajas. Lo importante es que el dinero se mantenga hasta los 65 años, ya que lo contrario si retiras antes, entonces tienes que pagar el impuesto que te devolvieron. Y al momento de tu retiro, siempre que tengas más de 65 años, hay ventajas fiscales importantes también como exención de impuestos por una parte importante del dinero.

Es importante que si abres un plan de este tipo, tengas la opción de invertir una parte de tu dinero en Bolsa (con tu horizonte de inversión y el perfil de riesgo que me dices, puede ser entre un 30% y un 60% de la inversión inicial). Rebalancea tu portafolio de manera trimestral o por lo menos anual (para mantener este porcentaje y que no se exceda). El porcentaje se debe ir reduciendo conforme se acerca la edad de retiro, para ir disminuyendo el riesgo del portafolio.

Educación

Por el horizonte de inversión que me comentas, también puedes aprovechar e invertir un porcentaje en Bolsa (puede ser el mismo 30% – e ir bajando el porcentaje mientras se llega a la meta). De hecho, puedes a lo mejor empezar a invertir 10,000 en Bolsa, o más, los primeros cinco años, en un fondo indizado, y dejar que crezca solito hasta los 21 años de tu hijo. Puedes considerar la posibilidad de contratar un seguro educacional en UDI’s. Un seguro siempre es más caro (comparado contra la aportación que haríamos en un plan de ahorro por separado, ya que en la mayoría de los casos podemos asumir un rendimiento mayor y por lo tanto para llegar al mismo monto, tendríamos que invertir menos que lo que nos cuesta la prima). Sin embargo, ofrece otro tipo de beneficios. Psicológicamente para mucha gente es mejor pagar un seguro, ya que sabe que la prima es una obligación que no puede dejar de lado, porque si no se cancela el seguro. De otra forma, es relativamente fácil encontrarnos con una “oportunidad” (por ejemplo comprar una casa más grande) y utilizar ese fondo que originalmente teníamos destinado a la educación, o ya no seguir aportando.

Terminar tu casa

Invierte en fondos de deuda (nada de bolsa) en pesos, principalmente a mediano plazo (que es tu horizonte). Puedes poner un 10% en un buen fondo de corto plazo y otro 10% en algún fondo de deuda de más largo plazo (que no sea de los de muy muy largo plazo) o incluso un “piquito” (5%) en algún otra moneda como dólares o euros.

Otras recomendaciones antes de empezar a invertir

  • Fondo para emergencias. No me comentaste si tienes un fondo para emergencias, pero siempre es bueno contar con un “colchón” que cubra entre 3 y 6 meses de gasto familiar, por cualquier cosa (desempleo u otros eventos desafortunados como pago del deducible de un seguro). Te da muchísima, muchísima tranquilidad y protege tu patrimonio a corto plazo.
  • Seguro de vida (además de los otros seguros necesarios para proteger el patrimonio, como hogar, auto, etc.). Si vas a ser padre, necesitas un seguro de vida, que le permita a tu familia mantener su nivel de vida en caso de que, desafortunadamente, les llegues a faltar.
  • Testamento. Es fácil hacerlo, y es, relativamente, poco oneroso, pero brinda mucha tranquilidad patrimonial. Le da mucha seguridad a los tuyos.

¿Qué opiniones o consejos tienes para empezar a invertir?