Muchas personas me preguntan cómo invertir su dinero, y mi respuesta casi siempre es: depende de cuál sea el objetivo y plazo de tu inversión. Es decir, el riesgo y el plazo de nuestras inversiones son dos conceptos íntimamente relacionados.

Por más que lo explico por correo, me da la impresión de que a veces pareciera no quedar tan claro. Por ello pensé en ilustrarlo con un sencillo gráfico, que muchas veces utilizo en mis cursos y asesorías personalizadas.

El Riesgo y el Plazo de Nuestras Inversiones

Si vamos a invertir dinero que requeriremos en un corto plazo (o podríamos tener que usarlo, como por ejemplo nuestro fondo para emergencias o ahorrar para un viaje que pensamos hacer en un año), necesitamos elegir instrumentos que nos ofrezcan, además de liquidez, un rendimiento fijo o un crecimiento constante. Es decir, que sean poco volátiles. Es importante, desde luego, cuidar que ese rendimiento supere a la inflación, para lograr por lo menos conservar el poder adquisitivo de nuestro ahorro.

Pero si vamos a invertir en un muy largo plazo (por ejemplo para nuestro retiro), podemos crear un portafolio que tenga instrumentos que nos ofrezcan un mayor crecimiento en el tiempo, aunque su valor fluctúe en el corto plazo.

Para ilustrar la diferencia, veamos la siguiente gráfica que habla acerca del riesgo y el plazo de nuestras inversiones:

Como podemos ver, los instrumentos volátiles tienen muchas fluctuaciones en el corto plazo, sin embargo a la larga su crecimiento es mucho mayor. Esa volatilidad es lo que se conoce como riesgo. Y hay muchas formas de controlarlo, una de ellas es a través de una adecuada diversificación.

Sin embargo, es precisamente esta fluctuación lo que hace que no sean instrumentos aptos para el corto plazo. Como podemos ver en la figura, en ciertos momentos el valor de esa inversión cae incluso por debajo del capital invertido. Si necesitáramos sacar nuestro dinero justo en ese momento, habríamos perdido dinero. Y es un riesgo, como dije, demasiado alto: es decir, existe una alta probabilidad de que no alcancemos nuestra meta.

Con el tiempo, sin embargo, ocurre lo contrario: un portafolio un poco más volátil nos brinda una mayor probabilidad de cumplir nuestro objetivo.

Desde luego, todos somos diferentes: algunos no toleran mucha volatilidad, aún entendiendo el concepto, mientras que otros la comprenden demasiado bien y no les importa mucho vivirla. Por eso, un ingrediente esencial para definir qué tipo de portafolio es ideal para nosotros, sobre todo en el largo plazo, es conocer nuestra tolerancia al riesgo.

En conclusión, antes de poder recomendarte en qué invertir, es muy importante conocer bien cuál es el objetivo y el horizonte de tu inversión, así como tu tolerancia al riesgo.

Te dejo este link a un video que te permitirá entender más acerca del riesgo y el plazo de nuestras inversiones.

¿Tienes alguna otra reflexión acerca del riesgo y el plazo de nuestras inversiones?

Mini-Curso Gratis

Los seis pasos para alcanzar tu libertad financiera

Suscríbete gratis y recibe en tu correo el mini-curso "Los seis pasos para alcanzar tu libertad financiera"

100% libre de SPAM. Cancela cuando quieras. Powered by ConvertKit