El problema de las ofertas y el presupuesto es un post de invitados en Planea Tus Finanzas.com – Si estás interesado en participar y escribir un artículo (o más) en esta página, consulta los requisitos aquí.

Una de las cuestiones más difíciles de conseguir cuando se pasa de la adolescencia a la adultez es el aprender a gestionar un presupuesto, y eso no es una cuestión azarosa o casual, sino más bien debido a la innumerable cantidad de ofertas que existen en el mercado en la actualidad. Continuando con la reflexión ¿alguien recuerda cuándo fue la última vez que compró algo a precio “normal”? Todo lo que se comercializa viene con descuento, todo se ofrece en packs y, por lo mismo, cada vez es más difícil resistirse de comprar o contratar productos y/o servicios que muchas veces ni siquiera se necesitan.

el-problema-de-las-ofertas-y-el-presupuesto

El problema de las ofertas y el presupuesto

Con los problemas económicos que existen a nivel global y el bajo reajuste que han tenido los sueldos el último tiempo, son pocos los presupuestos que aguantan los embates de las ofertas, sobre todo cuando uno se encuentra con fechas que por excelencia se asocian a compras desmesuradas y forman parte de costumbres comerciales estadounidenses como el “Black Friday” o el mismo “Cyber Monday”, ambas fechas que fuera de la tradicional “Navidad” prácticamente obligan a que uno ahorre todo el año para adquirir productos con descuentos impensados, pero ¿cuántas veces se consigue comprar sin endeudarse desmesuradamente? Pocas veces, y ese es el problema.

Si los ingresos no son muchos, pero las ofertas son variadas, de seguro el uso del “plástico” será el instrumento idóneo para adquirir todo cuanto se quiera sin siquiera pensar en cómo afecta la “cuota” de final de mes el presupuesto con que se cuenta, pero ¿tiene eso algún tipo de control? Ciertamente, pero involucra buscar y tomar decisiones, lo cual no siempre se hace cuando se compra con el “estómago” y no con la “cabeza”.

El problema de las compras no está en comprar, sino más bien en no saber gestionar el presupuesto. No se trata de abanderizarse por alguna ideología determinada o restringir el consumo de productos y/o servicios que satisfagan las necesidades que se tengan – esenciales y no esenciales – sino más bien de saber cómo, cuándo y dónde hacerlo. Así, si se quiere aprovechar las ofertas de navidad ¿cómo conviene comprar? Si se conoce el presupuesto mensual es posible decidir si conviene comprar utilizando tarjetas de crédito o recurriendo a créditos personales en línea, por ejemplo.

Las tarjetas de crédito cuentan con la ventaja de ser aceptadas en todo el mundo, ser sencillas de operar y estar a la mano, pero ¿conviene siempre utilizarlas? Ciertamente no, pues muchas veces los intereses asociados no son convenientes y, por otra parte, posibilitan el que uno se endeude más de la cuenta al contar con un “crédito” disponible y no sujeto a condición. Por su parte, los créditos en línea cuentan con el beneficio de permitir gestionar compras importantes a cambio de una sola cuota y no de varias (aun cuando se compre en diversas partes).

La decisión es personal, pero para mí la opción es clara “prefiero saber cuánto voy a gastar y pagarlo en una cuota fija, antes de optar por mi tarjeta de crédito y pagar una cuota que implique la sumatoria de todas las compras que haga”, y eso sin hablar del interés mensual, del crédito o de la mora en caso de no pagar a tiempo.

Autora: Rocío Martín Travesí de Solcredito.es – visita su página para obtener más información.

¿Te ha costado trabajo mantener tu presupuesto en las épocas de ofertas?

Mini-Curso Gratis

Los seis pasos para alcanzar tu libertad financiera

Suscríbete gratis y recibe en tu correo el mini-curso "Los seis pasos para alcanzar tu libertad financiera"

100% libre de SPAM. Cancela cuando quieras. Powered by ConvertKit