Ayudar a quien más lo necesita es también un aspecto importante de las Finanzas Personales y que tiene que ver con nuestro propio desarrollo humano.

No debemos olvidar que el dinero, como siempre he insistido, es simplemente un medio para lograr nuestras metas de vida. En ese sentido nos ayuda a realizarnos como personas.

Debemos tener también presente que como seres humanos, somos parte de una comunidad. Vivimos dentro de ella y por lo tanto tenemos que contribuir a que ésta sea mejor. Ayudar a quien más lo necesita es, desde mi punto de vista, un aspecto fundamental en nuestra propia realización como personas y seres sociales. 

Ayudar a quien más lo necesita

Una de nuestras metas de vida debe ser también contribuir a una sociedad mejor ya sea con nuestro tiempo o con nuestro dinero. Esa es una de las razones por las cuales trato de difundir cultura financiera y dar consejos para que todos podamos manejar mejor nuestro dinero. Pero no es lo único que se puede hacer: también hay que ayudar a quien más lo necesita particularmente en momentos difíciles (aunque pienso que siempre hay que contribuir de alguna manera).

Muchas comunidades en México quedaron severamente dañadas tras el paso de los Huracanes Manuel e Ingrid. Eventos que como siempre, afectaron más a los que menos tienen. A la población más vulnerable, que sobrevive como puede. No sólo los pueblos quedaron devastados, sino también la infraestructura que los rodea, aislando a una gran cantidad de personas.

¿Cómo podemos ayudar a quien más lo necesita?

De diferentes maneras. Si uno tiene posibilidad de donar su tiempo y hacer labor social directamente en las comunidades, desde mi punto de vista es lo mejor que se puede hacer. Es sumamente satisfactorio ayudar a quien más lo necesita tendiendo la mano.

Pero también se puede ayudar llevando lo que uno pueda a los distintos centros de acopio que se están organizando en el país. Muchas empresas lo están haciendo en sus propias instalaciones, por lo cual es una forma sencilla de ayudar.

Otra manera es a través de donativos. Algunos bancos los están aceptando en cuentas específicamente abiertas para ello, con la promesa además de aportar un peso adicional por cada peso que podamos dar. Yo preferí hacerlo a través de la Cruz Roja Mexicana, institución que siempre ha estado ahí, apoyando a la gente, lo cual me permite tener la total tranquilidad de que mi aportación será utilizada precisamente para esos fines: para ayudar a quien más lo necesita.

Yo ya hice mi donativo – lo mucho o poco que pude haber aportado prefiero reservarlo. A diferencia de otras empresas que lanzan sendos comunicados de prensa anunciando sus donativos, yo prefiero no hacerme publicidad con la desgracia ajena. Ayudar a quien más lo necesita debe ser un acto desinteresado.

¿Qué harás tú? ¿Qué esperas para ayudar a quien más lo necesita?