Dejar de Sobrevivir Quincena a Quincena significa salir del círculo vicioso del presupuesto en el que muchos estamos inmersos y que nos genera tanto estrés al sentir simplemente que estamos sin un peso, y faltan todavía varios días para recibir nuestro ingreso.

Dejar de Sobrevivir Quincena a Quincena – Regla que nos da libertad y tranquilidad

A todos nos ha faltado dinero antes de acabar la quincena, lo cual nos genera mucho estrés. Todos hemos tenido alguna vez que “estirarla”: hacer malabares para llegar hasta la siguiente fecha de pago. Si tenemos ingresos irregulares, la situación puede ser aún peor: quizá esta semana esperábamos un pago, pero no salió nuestro cheque.

En esos momentos, si de repente aparece alguna obligación de pago y no tenemos dinero, tenemos que recurrir ya sea a un préstamo o a una negociación (pedir que nos “aguanten”).

La Regla 4 nos permite lidiar con este tipo de situaciones: consiste básicamente construir un colchón que nos permita, literalmente, vivir con el dinero que ganamos el mes pasado.

Esto a su vez significa hacer nuestro presupuesto con el dinero que ya tenemos en la mano, no con el que vamos a recibir en la siguiente quincena. Claro: lograr esto no es automático y requiere algunos meses de trabajo, en los cuales tenemos que construir este colchón. Pero vale mucho la pena.

Una vez que lo hemos hecho, el cambio es de verdad maravilloso. No más esperar a que llegue la siguiente quincena para poder sobrevivir. Se acabó esa sensación constante de que “no voy a llegar a final de la quincena”. Brinda una paz mental tan grande, que tenemos que vivirla para poderla entender.

¿Qué sucede si no seguimos la Regla 4 – Dejar de Sobrevivir Quincena a Quincena?

Sencillamente, seguiremos viviendo con esa sensación permanente de tener la soga al cuello. Seguiremos presupuestando no el dinero que tenemos, sino el que “esperamos recibir”. Puede ser terrible.

El cambio de paradigma de la Regla 4

Dejar de Sobrevivir Quincena a Quincena es, desde mi punto de vista, la regla más poderosa de YNAB. Tener un mes de “colchón” que nos permita gastar este mes el dinero que nos pagaron el mes pasado significa un gran cambio de paradigma. Nos da una gran paz en nuestra vida, una tan grande que de verdad, como dije, hay que vivirla para poderla entender. Nos permite manejar de mejor manera nuestro gasto cuando tenemos ingresos irregulares, ya que no presupuestaremos el dinero que aún no hemos recibido.

Pero que al mismo tiempo, es una regla que requiere de las otras tres para poder funcionar con todo su potencial.

¿Qué opinas de, finalmente, poder dejar de sobrevivir quincena a quincena?