Darle a Cada Peso que Ganamos un Trabajo – La Regla 1 de YNAB

por | Jun 26, 2012 | 9 Comentarios

Como mencioné en mi post anterior, darle a cada peso que ganamos un trabajo es la base de un presupuesto de «suma cero», es decir, cada peso que ganamos debe tener un destino.

Darle a cada peso que ganamos un trabajo significa que en el momento en el que recibimos algún ingreso, tenemos que decidir cómo lo vamos a gastar. Tenemos que darle a cada uno de esos pesos que ganamos un trabajo: decirle a ese dinero qué es lo que queremos que haga por nosotros.

Darle a Cada Peso que Ganamos un Trabajo – Regla de Nuestros Abuelos

El principio es exactamente lo que antes nuestros abuelos hacían: recibían su ingreso en efectivo y lo metían en sobrecitos, cada uno con una etiqueta. Entonces, estaba el sobre de la renta o hipoteca, el de la luz, el del agua, el de la comida, y el de los demás gastos. Desde luego, también había un sobre para cada una de sus metas de ahorro.

Eso es lo que tenemos que hacer, pero en nuestro presupuesto: cuando recibimos algún ingreso, tenemos que decidir cómo lo vamos a gastar en su totalidad. Lo distribuimos en cada una de nuestras categorías de gasto (incluyendo el ahorro y el pago de deudas). De tal manera que al final del proceso, no nos quede nada por distribuir (el monto que nos queda sea cero – es decir, es un presupuesto de «suma cero»).

¿Qué sucede si no seguimos la Regla 1 – Darle a Cada Peso Que Ganamos un Trabajo?

Vivimos con la ilusión de que tenemos dinero y terminamos gastando de más. Por ejemplo: acabamos de recibir la quincena y vemos en una tienda un suéter que nos gustó. Vemos que nuestro saldo es de 4,000 pesos así que pensamos que podemos gastar 1,000 pesos en el suéter sin problemas.

Pero luego empiezan a llegar las cuentas por pagar y vemos que nos falta dinero para terminar la quincena o el mes. Estamos, nuevamente, en una situación desesperada.

El cambio de paradigma de la Regla 1

Darle a cada peso que ganamos un trabajo es una regla que nos permite cambiar de paradigma. Porque al final, el saldo que tenemos en la cuenta bancaria se convierte en lo menos importante. Lo que importa es cuánto dinero tenemos disponible para gastar en esa categoría (es decir, en el ejemplo anterior es saber si hay dinero suficiente dentro de nuestro sobre que nos permita comprar ese suéter).

Si no tenemos dinero suficiente, tenemos dos opciones:

  1. Tomar dinero de «otros sobres» para completarlo (Regla 3 de la que hablaremos más adelante). Tal vez este mes decidamos no ahorrar para los regalos de navidad, o podamos reducir nuestro presupuesto para salidas con amigos con el fin de comprar ese suéter.
  2. Simplemente decidir que no podemos comprarlo ahora.

Ninguna de estas opciones es buena o mala, todo depende de nosotros. Esa es la belleza de la Regla 1: nos permite tomar una decisión de gasto consciente e informada. Darle a cada peso que ganamos un trabajo nos da esa libertad de poder decidir qué es lo más importante para nosotros en ese momento. Nos permite decirle nosotros, a nuestro dinero, qué hacer y no al revés.

En los próximos posts continuaremos hablando sobre las cuatro reglas de YNAB – las cuales se deben aplicar de manera conjunta para que tu presupuesto realmente pueda funcionar. Mientras tanto te invito a que reflexiones y a que compartas  ¿Cómo piensas que el hecho de darle a cada peso que ganamos un trabajo te puede ayudar?

Escrito por Joan Lanzagorta

Joan Lanzagorta es columnista, conferencista y coach en Finanzas Personales. Su columna Patrimonio se ha publicado de manera ininterrumpida por más de 20 años en el periódico El Economista. Fue miembro del Consejo Editorial de la Revista Inversionista. Ha ofrecido pláticas en universidades como el CIDE y la Universidad Panamericana, así como en diversas empresas y asociaciones profesionales.

Artículos Relacionados

Comentarios

9 Comentarios

9 Comentarios

  1. Luis García Islas

    Hola Joan, ya estoy llevando el metodo YNAB gracias a tu poder de convencimiento 😛 y me queda la duda respecto al paso 1, para los gastos opcionales como «Regalo a mi novia» o «salida a bar» o como «Regalo a mi hermanito» cuanto debo asignarles de presupuesto a inicio de mes?, es decir, si mi hermano me pide 50$ y si se los quiero dar ¿a inicio de mes cuanto le debí asignar de presupuesto? ya que si le asigno $0 terminaría con $ -50 y si le asigno de entrada los $50 a «Regalo a mi hermanito» y al final del mes no le di nada, me sobrarían esos 50 pesos ya asignados.

    saludos.

    Responder
    • Joan Lanzagorta

      Hola Luis, lo que yo hago es tener una categoría de «regalos» donde destino un monto mensual cada mes. Hay meses que no hago regalos pero esto me permite que cuando llegue navidad tenga en esta categoría (o sobre) un monto acumulado – es decir estoy preparado para cuando suceda.

      Responder
      • Luis García Islas

        Ah ok, creo entonces que estos montos no usados en el mes también pueden ser -en casos extremos- los amortiguadores que comenta el paso 3, cierto?

        Pd. Llene el fin de semana la forma de contacto de asesoría, te llego?

        Responder
  2. Luis García Islas

    Joan espero que me contestes esta duda de un post tan viejo pero la verdad es que llevo 3 horas en tu pagina de post en post y te agradezco mucho, ya hasta le eche ojo a la asesoría personal.

    La duda que tengo es, los abuelos lo hacían en sobresitos, ¿Como recomiendas que lo haga yo? ¿También en sobres o abrir varias cuentas? (la idea que sugieres en el post de debilidades de los bancos de México con subcuentas me parece genial, pero tambien vivo en México :/ y no puedo tener eso )

    Responder
    • Joan Lanzagorta

      Hola Luis,

      Abrir varias cuentas sería muy complicado y es innecesario.

      Hacerlo en «sobrecitos» es viable, pero tendrías que manejar puro efectivo y eso puede tener un riesgo hoy en día.

      Otra forma es utilizar «categorías» o «sobres virtuales» en un sistema para hacer tu presupuesto, como YNAB que es el que yo utilizo y me ha dado muy buenos resultados.

      Como implica un cambio de paradigma, al principio no es tan fácil comprenderlo pero te recomendaría ver los vídeos en su página y todos los recursos para aprender a usarlo.

      Puedes probarlo por un mes (34 días) de manera gratuita y decidir si es para ti. Por cierto, si te interesa, usando este link cuando llegas a la tienda te descuentan USD 6 dólares del precio del software: http://ynab.refr.cc/QH5LL4G

      Responder
      • Luis García Islas

        Gracias Joan, ya lo estuve viendo y me voy a animar al trial pero lo que no me queda claro es que de cualquier forma todo el dinero quedaría junto en tu cuenta corriente y es ahí donde corre riesgo ya que no hay forma de «bloquearlo» como método de autocontrol. Me gustaría ser más radical conmigo ya que estoy empezando a ahorrar para varios proyectos.

        Muchas gracias de antemano!

        Responder
        • Joan Lanzagorta

          Ese es precisamente uno de los paradigmas que hay que cambiar: olvidarte del saldo de tu cuenta y dar seguimiento a categorías. Pero si te hace sentir mejor puedes manejar dos cuentas: una para tus gastos corrientes y otra para «bloquear» el dinero destinado a otras cosas.

          Responder
          • Luis García Islas

            O_o tienes razón, YNAB comprado en menos de 12 horas. Por cierto en caso que mi novia y yo querramos ahorrar en una misma cuenta tenemos problemas con la nueva reforma? Confieso que somos del tipo 2 que describes dónde hemos acordado yo llevar el control financiero de ambos, pero este tema de la reforma me preocupa, técnicamente no se como hacerle si sobres en efectivo o de que forma podemos meterlo en un mismo lugar sin que este a nombre de uno en específico y le pueda traer problemas a ese uno.

            Por cierto. Cual es el costo de las asesorías o es muy variable dependiendo el caso?

  3. Jhon

    Excelente Joan me encantó este post, es una buena técnica de hecho, primero asegurar tus responsabilidades antes de gastarte el dinero en antojos y gustos. Creo que el destino más importante es el Ahorro, y el dar una parte a propósitos constructivos, sea una obra de caridad, una iglesia, etc. Se ponen a funcionar principios fundamentales en la construcción de riqueza: la inversión y la Ley del Dar. Aquí comparto una formulita que ayuda a calcular el presupuesto para estos propósitos:
    http://www.secretosdeprosperidad.net/exito-y-prosperidad/riqueza/formula-para-la-riqueza/

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete gratis y obtén el mini-curso Los Seis pasos para Alcanzar tu Libertad Financiera

Suscríbete gratis

Recibe acceso gratuito al mini-curso con los Seis pasos para Alcanzar tu Libertad Financiera y al área pública de nuestra comunidad. 

¡Gracias!

Pin It on Pinterest

Share This