En realidad es muy difícil medir el grado de estrés que estamos sintiendo, en un momento dado. Incluso puede cambiar durante el día. Entonces ¿cómo podemos saber cuál es nuestro nivel de estrés financiero?

Una forma de hacerlo es crear nuestra propia escala, de tal forma que podamos hacer una medición lo más objetiva posible. Desde luego, cada quién podría tener una manera diferente. Mi propuesta es como sigue:

¿Cuál es tu Nivel de Estrés Financiero?

Calificar el nivel de estrés que sentimos (qué tan bien preparados nos sentimos), en una escala del uno al cinco, con respecto a cada uno de los siguientes rubros:

  1. Ahorro para emergencias.
  2. Nivel de deudas.
  3. Manejo de nuestro dinero.
  4. La protección con la que cuenta nuestro patrimonio.
  5. Nuestro ahorro para el retiro.

La escala a usar sería como sigue:

  1. Sin estrés (totalmente tranquilo)
  2. Poco estresado
  3. Estresado
  4. Muy Estresado
  5. Totalmente Estresado

Y luego se suman los puntajes. Por lo tanto, la calificación mínima (nada estresado) es 5 y la máxima (alerta roja) es 25.

Hagamos un ejemplo:

Pedro es una persona que gana $ 20,000 pesos al mes (ya libres de impuestos). El pago de su hipoteca es de $ 3,500 y todavía le faltan 12 años por pagar. No tiene ninguna otra deuda. Actualmente tiene ahorrados $ 10,000 pesos en un pagaré a 28 días. No ha hecho aportaciones voluntarias a su Afore, ni tiene un plan personal de retiro, aunque lo ha pensado. Siente que su ingreso está muy apretado: apenas y le alcanza, por lo que le gustaría recibir un aumento. Lleva un registro de sus gastos y ha tratado de hacer un presupuesto, pero siempre se termina pasando.

¿Cuál es el nivel de estrés de Pedro? Veamos:

Ahorro para emergencias

Lo que tiene guardado (no sabemos si es para emergencias, aparentemente Pedro tampoco sabe para qué es) apenas es la mitad de su ingreso de un mes. Dado que siente que apenas le alcanza, suponemos que su nivel de gastos es similar a su ingreso. Dado que el ahorro para emergencias es pequeño, pero existe, podríamos decir que su nivel de estrés es 4. Otras personas podrían decirme que Pedro no está preocupado por esto, por lo cual no tiene estrés. Ambas respuestas podrían ser correctas, sin embargo el hecho de que siente que no le alcanza me haría suponer que preferiría tener un colchón mayor. Para este ejercicio digamos: 4.

Nivel de deudas

Pedro no tiene deudas de corto plazo, pero no está libre de ellas: tiene su hipoteca. Al estar apretado en gastos, podríamos asumir que le causa un cierto nivel de estrés tenerla. En este rubro yo lo calificaría con 3.

Manejo de su dinero

Dado que Pedro ha intentado hacer un presupuesto sin éxito, y siente que no le alcanza, podríamos calificar que su nivel de estrés en este rubro es 4.

Su Protección

No sabemos nada de sus dependientes económicos, ni de sus seguros. No podríamos calificar este rubro. Para efectos de este ejercicio, pensemos en que tiene los seguros que necesita, por lo que supondremos que su nivel de estrés es 1.

Ahorro para el retiro

Dado que no ha empezado a ahorrar, desde mi punto de vista su nivel de estrés sería 5. De nuevo: muchos me podrían argumentar que no está preocupado al respecto y que entonces debería ser 1. Pero no está preparado y cuando se dé cuenta su nivel de estrés aumentará, sin duda.

En total, el nivel de estrés financiero de Pedro es 17 – es decir, bastante estresado.

Pero: ¿Se dan cuenta cómo puede haber criterios diferentes? ¿Qué hacemos entonces para lograr un puntaje más objetivo? Pienso que lo adecuado sería evaluar qué tan bien preparados estamos en cada rubro. Eso es lo que traté de hacer en el caso de Pedro.

Como mencioné, cada uno puede modificar esta escala a su gusto. Quien tiene hijos pequeños y una de sus metas es garantizar su educación universitaria, puede añadir esta categoría a su medición de estrés financiero.

En el siguiente post hablaré acerca de qué podemos hacer para controlar y reducir nuestro nivel de estrés financiero.

Mientras tanto ¿Cuál es tu nivel de estrés financiero?