Potencial de Crecimiento

Criterios para elegir acciones - Potencial de Crecimiento

Comprar acciones que se pueden mantener en un portafolio durante años es muy diferente al proceso de comprar una acción para venderla dentro de una semana.

Desde luego, no existe ninguna garantía de que una vez que compramos una acción para el largo plazo, no tendremos que venderla. De hecho, largo plazo no necesariamente significa permanecer siempre invertido – es únicamente un horizonte de inversión.

Pero hay algunos criterios para poder identificar compañías que tienen más probabilidad de mostrar un desempeño sólido durante los próximos años. Poco a poco iremos hablando de ellos a través de diferentes posts. Por el momento hablaremos de uno de los más importantes:

Potencial de crecimiento

Los inversionistas a largo plazo toman una verdad como absoluta y evidente: en última instancia, a lo largo de los años, un factor puede siempre mover el precio de una acción hacia arriba. Ese factor es el crecimiento sostenido de las utilidades de una compañía, el cual casi siempre depende del crecimiento de sus ventas y del control de sus costos. Las compañías que pueden sostener un crecimiento a través de los años, tienen una fuerte posibilidad de ser recompensadas con un crecimiento en el precio de sus acciones. Del otro lado de la moneda, compañías sin utilidades raramente pueden ser consideradas como acciones para el largo plazo, porque es imposible predecir cuándo comenzarán a crecer o incluso si dentro de unos años seguirán en el negocio.

Desde luego, también hay que ver la calidad de ese crecimiento, y una de las formas de hacerlo es a través de la deuda. Una compañía que crece únicamente a través de adquisiciones y que las financia a través de deuda, puede ser muy vulnerable. Así que el análisis debe ser completo.

Las compañías que cotizan en el mercado accionario son públicas: esto significa que la información acerca su situación financiera y de negocios está siempre disponible para el público inversionista. Las compañías reportan sus estados financieros y utilidades por acción de manera trimestral, información que sumarizan en sus reportes. No obstante, la utilidad que tiene una compañía por acción (UPA – Utilidad Por Acción) está disponible en generalmente en periódicos y sitios de internet especializados – no solo la reportada, sino la histórica (para ver cómo ha crecido) y la estimada hacia el futuro.

Si una compañía demuestra sus habilidades para incrementar sus utilidades a lo largo del tiempo, uno podría esperar de forma razonable un comportamiento similar en el futuro. Sin embargo, uno siempre debe recordar que existen muchos factores que pueden afectar dicho comportamiento, de los cuales un inversionista serio siempre debe estar pendiente.

Es por eso que las noticias económicas generan tanta volatilidad en el mercado accionario: noticias negativas pueden hacer reaccionar a inversionistas ante la posibilidad de que el panorama de un sector o de una empresa cambie.

Adicionalmente, es importante mencionar que el ritmo de crecimiento de una compañía cambia a medida que ésta crece (cuando se vende 1 peso al año es fácil crecer al 1,000% y vender 10 pesos al año; cuando se venden mil millones de pesos al año no se puede esperar la misma tasa de crecimiento). Por ello, en general lo general compañías más maduras y grandes tienen crecimientos más moderados y por lo tanto el comportamiento de sus acciones suele ser más estable (menos volátil) que compañías pequeñas.

Por lo anterior, el crecimiento es el primer indicador que se tiene que tomar en cuenta cuando uno está buscando acciones para comprar. Si la compañía que uno está evaluando no tiene una sólida historia en este respecto, puede ser un buen candidato para especular con su acción, pero no para invertir en el largo plazo. Adicionalmente, si una compañía incrementa sus ventas de manera sostenida, pero no es capaz de traducir esto en un crecimiento de sus utilidades, uno nunca puede estar seguro si esta compañía es ganadora.

Pronto hablaremos de otros criterios importantes para elegir acciones con un horizonte de largo plazo.