Alfredo pide algunos consejos para usar tarjeta de crédito. Me comenta lo siguiente acerca de una de mis colaboraciones recientes en El Economista:

Tuve la oportunidad de leer su artículo y con todo lo que está pasando en éstos momentos me pareció bastante interesante. El ahorro es una forma importante de proteger nuestro futuro y sobre todo en aquellos imprevistos que ocurren cuando una menos se los espera, como por ejemplo las enfermedades. Ahora, si aunado a esto del ahorro tenemos la oportunidad de invertir pues mucho mejor ya que haremos rendir nuestro dinero, pienso que sólo hay que elegir la mejor opción de invertir para poder obtener los mejores rendimientos.

Pienso que una forma de ahorrar es la buena administración de nuestros ingresos (no gastar más de lo que tenemos) dar prioridad a nuestras necesidades básicas y no en cosas innecesarias.

Por último quiero hacerle una pregunta:

¿Qué recomienda usted a los ciudadanos para saber utilizar las tarjetas de crédito y no tener tanto endeudamiento sobre todo en estos días que todos compran y compran?

Consejos para Usar Tarjeta de Crédito

Yo pienso que las tarjetas de crédito no deben ser usadas como fuente de financiamiento, sino únicamente como medio de pago. Es decir, cada mes uno debe poder pagar el 100% del saldo, para no generar intereses, pero en cambio sí gozar de sus beneficios.

Existen varias razones por las cuales sostengo lo anterior, como por ejemplo:

Sin embargo, por otro lado yo pienso que es necesario tener una tarjeta de crédito, ya que nos facilitan varias cosas, como por ejemplo reservar un hotel o rentar un auto. Si no tenemos una, tendríamos que dejar un depósito en efectivo, lo cual en ocasiones puede ser complicado. Por otro lado, nos pueden brindar beneficios importantes, como ciertos programas de recompensas. Además, suelen ser más seguras que las tarjetas de débito, desde mi punto de vista.

El tema de fondo no es tenerla, sino saberla utilizar de manera adecuada. Y para ello, el punto de partida es conocernos a nosotros mismos, entender nuestro patrón de consumo (de gastos), y a partir de él poder elaborar un presupuesto que funcione.

Si una persona es impulsiva en su gasto (no puede controlarse) – es una buena opción dejarlas en casa y que utilice sólo efectivo. En estos casos, únicamente hay que utilizarlas (acompañados, desde luego) si tenemos una compra planeada (que podamos pagar completamente al final del mes, o bien financiada en una promoción sin intereses – siempre que previamente la hayamos considerado en nuestro presupuesto).

Por otro lado, una tarjeta de crédito no es para emergencias. Para esto existe el fondo de emergencias. Lo que menos queremos, ante una situación adversa, es tenernos que endeudar (y menos a tasas de interés tan altas).

Como podemos ver, al final todo esto forma parte integral de la planeación financiera personal. Por eso es tan importante saber elaborar un plan que parta de nuestra situación actual y de nuestros objetivos financieros – y que esté basado en nuestros valores.

¿Qué consejos para usar tarjeta de crédito agregarías?