Como parte de los esfuerzos que está haciendo el Gobierno Federal en materia de educación financiera, Condusef publicó hace poco una Guía Familiar de Educación Financiera, la cual está disponible de manera gratuita, en versión PDF aquí.

Me parece muy importante que Condusef cumpla con una de sus funciones principales, que es promover cultura financiera en México. Sé que desde la Secretaría de Hacienda se está gestando un proyecto para que los esfuerzos que hacen distintas entidades públicas se realicen de una manera más coordinada, para lograr un mejor alcance. Y eso es fundamental.

Desde luego faltan muchas cosas por hacer. Hay formas fáciles de introducir conceptos financieros y sembrar conceptos importantes en los niños, sin necesidad de asignaturas adicionales. Por ejemplo, los libros de texto de matemáticas podrían fácilmente incluir ejercicios (resolución de problemas) que estén más enfocados y relacionados con temas como ahorro. Y podrían estar mucho mejor redactados. Ya a niveles más altos, por ejemplo, secundaria, además de continuar dentro de matemáticas con problemas que incluyan conceptos financieros, podría integrarse una materia específica al respecto. A esas edades, los chavos tienen ya herramientas que les permiten comprender, desde un punto de vista analítico, conceptos que les permiten llevar una vida mejor. Sería maravilloso que en cada año del bachillerato se tenga una materia relacionada con finanzas personales, inversiones, y desarrollo empresarial. En fin, soñar no cuesta nada.

La guía familiar de educación financiera contiene información útil y explica conceptos esenciales sobre economía y finanzas personales. Y sí sugiero que la lean, o por lo menos le echen un ojo. Es importante tener información de distintas fuentes, para que uno pueda formarse un criterio.

Desafortunadamente, no puedo dejar de mencionar que esta publicación me deja un sabor de boca ligeramente insípido. Como que le faltó “sazón”, es decir: pudo haber estado mucho mejor. Esta opinión la doy como una retroalimentación constructiva, y espero que se tome como tal. No es con el afán de denostar o minimizar los esfuerzos que hace Condusef, sino todo lo contrario: contribuir a ellos.

La guía familiar de educación financiera es larga, en algunas páginas hay demasiado texto (o se ve un poco “amontonado”) y eso produce flojera en el lector, particularmente al público al que va dirigida. Pero sobre todo, me parece que está escrita por personas que tienen un buen conocimiento financiero y que hacen su mejor esfuerzo para poder explicarlo de la manera más sencilla posible. Pero no está escrita, o redactada, con un lenguaje que le llegue a la gente. No está escrita por una persona “de a pie”.

Para explicarme mejor, una de las grandes virtudes del libro “Pequeño Cerdo Capitalista”, como escribí en mi reseña sobre él, es precisamente ese. El estilo con el cual Sofía Macías lo redacta: para “chavos” como ella, usando el lenguaje “de los chavos”. Es como una plática, como una conversación entre personas de la misma edad. Por eso ha tenido tanto éxito en ese sector de la población y ha llegado a tanta gente (lo cual me da muchísimo gusto).

Es precisamente eso lo que le falta a la Guía Familiar de Educación Financiera y a otras publicaciones de Condusef. Cuando uno lee el texto, claramente se ve un gran esfuerzo de gente que muy brillante por explicar conceptos a gente que tiene un nivel cultural y educativo totalmente distinto (es lamentable, pero es la realidad del país). Eso hace que se pierda el contacto con estas personas. Como que no hace “click”.

Y eso es lo que más hace falta. Que estos esfuerzos hagan “click”.

¿Qué opinas de la Guía Familiar de Educación Financiera de Condusef?