Ana me comenta que ella y su esposo están bastante indecisos en cuanto comprar casa o rentar. Estaban ya decididos a concretar el crédito con un banco, cuando les comentaron que los créditos COFINAVIT están detenidos por falta de recursos, por lo que obligadamente tuvieron que posponerlo hasta el año que entra.

Vio un artículo en una revista que hacía una simulación entre comprar casa o rentar, y al final resultaba que uno se ahorraba mucho dinero si seguía rentando, en comparación con el crédito. Por lo cual, están evaluando seriamente seguir con esa opción, obviamente con los inconvenientes de estar cambiando de domicilio y de adaptarse al tipo de casa sin hacer demasiados cambios.

¿Comprar Casa o Rentar?

En general, en México se piensa que rentar es casi como tirar el dinero a la basura. Yo no comparto esta opinión, ya que la renta es un pago por un servicio que uno está utilizando y que además no implica una deuda.

De esta manera, si uno se ve en problemas y no puede seguir pagando, siempre puede mudarse a un lugar más modesto – rentar nos permite esa flexibilidad.

Comprar una casa es una decisión importante – muy importante – sobre todo si uno tiene que adquirir una deuda considerable para hacerlo (crédito hipotecario). Se debe tomar en cuenta que, sobre todo en un inicio, la mayor parte de la mensualidad no es para uno – es para pagar al banco los intereses. Esto también podría verse, de cierta forma, como regalarle dinero a un banco, o como “tirarlo”, lo que tampoco sería correcto.

Es decir, al rentar uno paga por un servicio. Al comprar con un crédito, uno paga por un financiamiento. Y el costo del mismo puede ser considerable. Por ello, para decidir entre comprar casa o rentar, tenemos que evaluar ambos costos y definir qué es lo que más nos conviene.

Supongamos por un momento que los puros intereses de un crédito hipotecario son, al inicio, más altos de los que hoy pagas como renta. Posiblemente convenga seguir rentando, y utilizar ese diferencial para ahorrarlo y construir un patrimonio. O bien para poder, en el futuro, adquirir el bien con un enganche mucho mayor (o de contado, incluso).

Hoy en día, si compras una casa, la mensualidad que pagarías sería de más de un 1.15% sobre el monto del crédito contratado. Una renta hoy en día la puedes conseguir, barata, por una mensualidad de tan sólo el 0.5% del valor del bien. El diferencial es importante – e influye de manera significativa en nuestra decisión sobre comprar casa o rentar.

Mi sugerencia sería hacer una simulación con datos reales, entre los dos escenarios (en una hoja de cálculo en computadora). Lo que tendrías que comparar es el valor de tu patrimonio neto en ambas opciones: comprar casa o rentar.

Los escenarios a comparar para tomar una buena decisión entre comprar casa o rentar serían:

  • Si compras una casa, adquieres un activo pero también un adeudo: el crédito hipotecario. Tu patrimonio es la resta entre ambos.
  • Si no compras la casa, y sigues rentando, tienes que asumir que el enganche que hubieras pagado lo mantienes invertido, y que además ahorras cada mes la diferencia entre la renta que hoy pagas, y la mensualidad que pagarías con un crédito hipotecario. Y tendrías que asumir una tasa de interés a la que crecería este dinero en el largo plazo – es el patrimonio que estarías conformando en el tiempo.

La comparación de ambos escenarios debe hacerse en un plazo largo (el plazo del crédito hipotecario, por ejemplo).

Posiblemente al final te des cuenta de que tu patrimonio sería mayor en el segundo caso, pero puede ser que no. Depende mucho de varios factores, como las tasas de interés tanto del crédito como la que obtendrías por tu inversión.

Es importante hacer este comparativo entre comprar casa o rentar con los datos lo más real posible. En el primer escenario, puedes utilizar los simuladores que están disponibles en las páginas de internet de algunos bancos, para obtener la tabla de amortización.

¿Cuál es tu opinión – comprar casa o rentar?