En el post de ayer hablamos sobre la importancia de conocer tu calificación crediticia (Mi Score).

Ahora hablaremos de un aspecto muy importante:

¿Cómo se calcula tu calificación crediticia Mi Score?

Hace unas semanas tuve una plática telefónica con Miguel Tijerina, vocero de Buró de Crédito, precisamente para charlar sobre esto. La información en su página web no daba mucha luz sobre el tema (aunque ya la han complementado). Agradezco mucho al equipo de Círculo y Medio, S.A. y en especial a Ari Rodríguez su enorme apoyo, que fue indispensable para la realización de esta charla.

La manera como se calcula tu calificación crediticia es parecida al FICO, y hay cinco factores que inciden en la calificación:

1.
El factor más importante es, sin duda alguna, pagar a tiempo nuestros créditos. Las personas que más pagos consecutivos tienen, sin retraso, tienen una mejor calificación. Desde luego, tienen mayor impacto en el score los últimos pagos, es decir: si tenemos en el último mes una falla, ésta pesará más que si fue hace un año.

Por lo tanto, es muy importante pagar a tiempo todos nuestros créditos. Si nos atrasamos en algún caso por un olvido, pongámonos al corriente y la calificación irá mejorando de manera paulatina.

Si tenemos problemas para pagar, lo más importante es ponernos en contacto cuanto antes con nuestros acreedores para buscar algún plan de pagos que podamos cumplir (por ejemplo, pasar nuestra deuda en la tarjeta de crédito a un esquema de pagos fíjos).

2.
El siguiente factor en importancia, es nuestro nivel de endeudamiento, sobre todo en créditos revolventes. Es decir, ¿Cuánto de nuestro crédito estamos usando?

Para dar un ejemplo, pensemos en dos personas que tienen dos tarjetas de crédito con límite de 20,000 pesos cada una (es decir, una capacidad de 40,000 pesos). Una de ellas sólo debe 2,000 pesos a los bancos, pero la otra tiene sus tarjetas “hasta el tope” y debe 38,000 pesos.

No se necesita ser un experto para adivinar cuál tiene un riesgo más alto y una capacidad de endeudamiento más limitado.

En este sentido, mientras más crédito disponible tengamos, mejor será nuestra calificación. Los puntos se comienzan a restar a partir de que hemos usado más del 50% de nuestras líneas de crédito disponibles.

Aunque pudiera pensarse que una forma de incrementar nuestra calificación es pedir más créditos (y no usarlos – tenerlos disponibles), esto no es recomendable. El fin es tener un manejo prudente de nuestras líneas y no endeudarnos más allá de nuestra capacidad de pago.

3.
El monto de los pagos que solemos hacer. Es decir, la gente que paga cada mes el saldo total de sus tarjetas de crédito (pago para no generar intereses) tiene una mejor calificación que aquellas que están acostumbradas a pagar sólo el mínimo.

El ser “totalero”, como dicen los bancos, tiene grandes ventajas, entre ellas gozar de una mejor calificación. Pero aunque no podamos pagar el total, con que paguemos más que el mínimo (mientras más nos alejemos de él) mejor será nuestro score.

4.
Número de consultas a nuestro historial crediticio. Recordemos que la razón más frecuente por la cual las instituciones financieras consultan nuestro historial, es porque estamos pidiendo un crédito. Por lo tanto, el hecho de tener muchas consultas en poco tiempo, afecta en forma negativa a nuestra calificación crediticia.

Recordemos que la gente que maneja bien su crédito, con prudencia, no está buscando constantemente adquirir nuevos financiamientos, ni está cambiando constantemente de institución financiera.

5.
Tiempo de registrado en el Buró de Crédito. Este factor incide porque no es lo mismo una persona que ha tenido crédito durante muchos años, que una que acaba de iniciar su historial. Se pueden ver patrones de conducta más maduros en la primera.

En fin, estos son los factores que influyen en la manera como se calcula tu calificación crediticia. Además de los consejos mencionados arriba, Miguel nos ofreció algunas otras recomendaciones generales para mejorar nuestro score, las cuales les relataré en el post de mañana.

Ahora que sabes cómo se calcula tu calificación crediticia – ¿qué piensas hacer?