Planear nuestro retiro es, sin duda alguna, la meta financiera más importante. Pensemos por un momento: una persona que comienza su vida laboral a los 25 años, tomando en cuenta la edad de retiro (65 años), trabajará durante aproximadamente 40.

Ahora bien: la esperanza de vida ronda los 85 años hoy en día, lo que significa que vivirá aproximadamente 20 años retirada, sin generar ingresos: ¡la mitad del tiempo!

Por eso es importante comenzar a ahorrar desde que empezamos a trabajar: tenemos que juntar, como mínimo, el dinero suficiente para vivir sin ingresos durante 20 años. Afortunadamente, esto no significa guardar la mitad de lo que ganamos para esta meta: se requiere mucho menos, pero invertirlo de manera inteligente.

También tenemos que entender que planear nuestro retiro es un proceso que no es estático, ya que tanto nuestro nivel de ingresos como nuestras necesidades pueden cambiar con el tiempo.

¿Cómo Planear Nuestro Retiro?

El primer paso importante que debemos tomar es determinar nuestras necesidades en el retiro. Esto esencialmente consiste en estimar el ingreso mensual o anual que necesitaremos para vivir cómodamente en nuestros años dorados.

Sin embargo, esto no es fácil e incluso los expertos en Finanzas Personales difieren sobre la forma más adecuada para hacerlo.

Algunos autores afirman que en nuestros años dorados tenemos menos compromisos económicos, ya que en ese momento seguramente nuestra vivienda será propia, y habremos terminado con los pagos de la misma. Por otro lado, ya no tendremos ciertos compromisos como puede ser con nuestros hijos (su alimentación, las colegiaturas, etc.). Por ello, afirman que un buen estimado es el 80% de nuestros ingresos actuales (debemos revisarlo cada año). Esto puede ser un peligro, principalmente si estamos apenas iniciando nuestra vida laboral, ya que nuestro ingreso será relativamente bajo y no representa, con mucho, el que podremos obtener posteriormente si logramos un crecimiento laboral (o en nuestro negocio propio).

Otros afirman, por el contrario, que en los años del retiro los gastos se disparan, principalmente porque los gastos médicos suelen ser mucho más elevados en estas edades (o las primas de estos seguros, si contamos con ellos), por lo que necesitamos un ingreso mayor al que tenemos actualmente.

Yo pienso que ninguno de los dos acercamientos es el más adecuado. Creo que la mejor manera de planear nuestro retiro es visualizar cómo queremos vivirlo (qué tipo de vida queremos tener en esos años) y calculando a partir de esto el dinero que necesitaremos anualmente para garantizarlo (a precios actuales).

El segundo paso para planear nuestro retiro es calcular la cantidad de recursos que necesitaremos para financiar este retiro, es decir: cuántos años viviremos. Yo prefiero ser conservador y aunque la esperanza de vida es 85 años, yo prefiero usar 90. A esa esperanza de vida que tomemos, tendremos que restar la edad a la que nos pensemos retirar.

Por ejemplo, si deseamos retirarnos a los 65 años, necesitamos calcular que requeriremos acumular un monto tal que nos permita vivir 25 años con los ingresos anuales que hayamos calculado. Y sí: es un monto muy grande de dinero el que necesitaremos juntar para lograrlo. Por eso es tan importante comenzar a ahorrar para nuestro retiro lo más pronto posible: desde que iniciamos nuestra vida laboral. Idealmente, debemos buscar ahorrar por lo menos el 10% de nuestros ingresos para este fin, aunque si comenzamos más tarde la cantidad debe ser considerablemente mayor.

Revisar nuestras fuentes de ingreso

Si somos asalariados, por ejemplo, y cotizamos en el IMSS ó en algún otro esquema de seguridad social (como el ISSSTE) podemos tener un ingreso potencial para el retiro, derivado de los beneficios que brindan estos esquemas. Y lo debemos tomar en cuenta a la hora de planear nuestro retiro.

Una buena idea, es empezar por revisar, por ejemplo, la calculadora de la CONSAR, la cual nos permitirá estimar la pensión mensual que podríamos obtener, tomando en cuenta el saldo actual en nuestra Afore y proyectado las contribuciones, rendimientos y comisiones hacia el futuro.

Cuando lo hagamos, seguramente notaremos que este ingreso no será suficiente para lograr un retiro digno, como el que soñamos tener. Esto nuevamente nos lleva a lo que ya comentamos: es necesario ahorrar para complementar este ingreso.

Aprovechar las ventajas

En México existen distintos estímulos fiscales al ahorro para el retiro que son muy importantes: nos permiten hacerlo deducible de impuestos (lo que significa que podemos obtener una devolución de hasta el 30% de lo que estamos ahorrando). Además, bajo ciertas condiciones, nuestro dinero crece libre de impuestos y gozamos de otras exenciones fiscales al momento de cumplir la edad de retiro.

En los siguientes dos posts, hablaremos más a detalle sobre cómo planear nuestro retiro. Una gran forma de aprovechar nuestro aguinaldo, por ejemplo.

 

Mini-Curso Gratis

Los seis pasos para alcanzar tu libertad financiera

Suscríbete gratis y recibe en tu correo el mini-curso "Los seis pasos para alcanzar tu libertad financiera"

100% libre de SPAM. Cancela cuando quieras. Powered by ConvertKit