Muchas personas me escriben actualmente, en tiempos de crisis, para pedirme ayuda con sus problemas financieros. Lamentablemente, la mayoría lo hace cuando su situación ya es muy crítica, y por lo tanto, son muy pocas las opciones a su alcance.

Estos problemas financieros son causados, por lo general, a consecuencia de un comportamiento equivocado con respecto a nuestra relación con el dinero.

Veamos un ejemplo de ello: el tener deudas importantes con tarjetas de crédito por lo general es indicativo de personas que gastan más de lo que ganan (de lo contrario no las tendrían). Esto funciona por un tiempo, pero son situaciones que, obviamente, no pueden mantenerse indefinidamente.

Ahora bien, existen muchas formas para poder evitar caer en estos problemas financieros. Hemos hablado ya de algunas de ellas en este espacio, pero hacemos una lista breve a continuación:

¿Cómo evitar problemas financieros?

  • Debemos saber cuánto ganamos y cuánto podemos gastar. Esto implica formular un presupuesto realista – basado en nuestros hábitos de consumo.
  • Definir nuestros objetivos en la vida – y establecer un plan de ahorro para lograrlas.
  • Nuestra primera prioridad, antes de comenzar a ahorrar, es pagar nuestras deudas con tarjetas. Esto se puede hacer utilizando el plan que se detalla aquí.
  • Una vez que hemos liquidado nuestras deudas, comenzar a formar un fondo para emergencias. No comencemos a ahorrar hacia otros objetivos hasta que tengamos, por lo menos, un mes del equivalente a nuestros gastos en este fondo.
  • Establecer un proceso disciplinado de inversión, que esté apegado a nuestros objetivos. Es tan malo invertir en instrumentos volátiles en el corto plazo, como evitarlos para el largo plazo.
  • Nunca invertir en nada cuyo funcionamiento y riesgos no hayamos comprendido perfectamente.
  • Complementar nuestra protección con seguros de acuerdo a nuestras necesidades.
  • Hacer un testamento para evitar problemas a nuestros seres queridos, en caso de que les llegásemos a faltar.
  • No olvidar las metas de largo plazo, como el retiro: deben tener primera prioridad, siempre.
  • Leer todos los contratos bancarios y pólizas de seguros, antes de comprarlas.
  • Evitar ser obligado solidario o fiador de un préstamo para otra persona. Nuestra firma nos obliga de la misma manera que al acreditado principal y esto nos puede acarrear muchos problemas financieros. Uno nunca puede estar seguro que la otra persona vaya a pagar, aunque sean personas de toda nuestra confianza, amigos o familiares muy cercanos.

En cuanto a nuestro patrón de consumo, podemos evitar problemas financieros de la siguiente forma:

  • No realizar compras impulsivas. Cuando veamos algo que no hemos planeado comprar, aunque sea una ganga, debemos abstenernos – ir a casa y pensar sobre eso. Uno difícilmente volverá a la tienda para comprarlo. O bien, no llevar tarjetas de crédito, salvo cuando tengamos una compra planeada y que sepamos que está presupuestada.
  • Evitar las “grandes baratas” – a menos de que vayamos únicamente por un artículo que hemos planeado comprar previamente. De lo contrario, terminaremos seguramente gastando mucho más, en cosas que realmente no necesitamos, con el pretexto de que “nos ahorramos mucho”.
  • Encontrar alternativas para el gasto – por ejemplo en lugar de ir a un restaurante con la familia, podemos organizar un día de campo. Seguramente será más divertido, y el gasto será sensiblemente menor.

¿Qué otros consejos para evitar problemas financieros tienes?