El pasado viernes 26 de noviembre se dio el anuncio oficial del nuevo programa CetesDirecto del Gobierno Federal. Desde ese día ha salido mucha información que desafortunadamente ha sido muy confusa y que muestra la escasa cultura financiera que existe en nuestro país y la facilidad con la cual algunos conceptos, que son sencillos, se enredan.

Por ejemplo, en un diario de circulación nacional se menciona: ahora usted puede ser accionista de la bolsa. ¡Nada que ver! Los Cetes no son acciones, sino instrumentos de deuda (es decir, dinero que nosotros le prestamos, en este caso al gobierno – como un pagaré). O bien, en un blog se afirma que antes cualquiera con más de 10,000 pesos tenía acceso a ellos, a través de fondos de inversión. Lo cual no es del todo cierto: en realidad nunca de manera directa y sin comisiones o costos de intermediación, como ahora se nos ofrece.

Antes del lanzamiento de CetesDirecto, para tener acceso a comprar Cetes y otros instrumento gubernamentales en directo, se necesitaba tener un capital muy grande (más de 1 millón de pesos) – que es el monto mínimo que muchos bancos y casas de bolsa requieren para inversiones en mercado de dinero. Y aún así, esas cuentas están sujetas a costos implícitos de intermediación en la operación de estos instrumentos.

Para los que no tenían estos capitales, la alternativa era participar de manera indirecta, a través de fondos de inversión. Es importante aclarar: es de manera indirecta porque uno no posee los instrumentos en sí, sino que uno es dueño de un pedacito – de una parte proporcional del portafolio en el que invierte el fondo.

Entonces, esta es una gran noticia, ya que CetesDirecto permite por primera vez a toda la población a adquirir Cetes y otros instrumentos gubernamentales, a partir de tan sólo 100 pesos y sin comisiones (salvo en el caso de que decidas vender un instrumento antes de su vencimiento). Esto es una ventaja muy importante, que sin duda alguna debemos aprovechar.

¿En Qué Me Beneficia el Programa CetesDirecto?

En mucho. En primer lugar, mediante CetesDirecto se democratizan las inversiones. Ahora cualquiera (literalmente) tiene acceso a invertir en estos instrumentos emitidos por el Gobierno. Esto permite verdaderamente a la gente proteger el poder adquisitivo de su dinero (por más pequeño que sea su capital), con rendimientos más altos a los que ofrecen los bancos y muchos fondos de inversión.

De hecho, todos alguna vez hemos escuchado decir que los Cetes son la “Tasa de Referencia”. Y en muchos sentidos lo son: algunos bancos determinan el rendimiento que le van a ofrecer a sus clientes, con base en la Tasa de Cetes (usualmente es un porcentaje de la misma). Cuando el monto de inversión es pequeño, los bancos pagan realmente una fracción muy pequeña de esta tasa (por ejemplo, si la tasa de Cetes a 28 días está al 4% (anual), muchos bancos pagan 30% de esto, es decir, el 1.2% anual en inversiones o “pagarés” al mismo plazo).

Esto significa que antes de CetesDirecto, sólo la gente con mucho dinero, tenía acceso a estas tasas de interés competitivas. Quienes no tenían grandes capitales, podían optar por invertir en fondos de inversión, que aunque pagan tasas más altas que los pagarés, siguen siendo inferiores. ¿Por qué? Porque las operadoras de fondos cobran una comisión por administrarlos (de eso viven), y esta comisión se “come” una parte del rendimiento. Tan sencillo como eso.

¿Qué tipo de instrumentos se pueden adquirir?

A través del programa CetesDirecto se pueden adquirir instrumentos de deuda emitidos por el Gobierno Federal. Recordemos que los instrumentos de deuda toman su nombre porque funcionan como préstamos: le entregamos al emisor nuestro dinero, el cual se nos regresa al final del plazo pactado. Algunos de ellos pagan intereses periódicos, mientras que otros lo hacen al vencimiento.

Los instrumentos disponibles en CetesDirecto son:

1. Cetes

Son como pagarés bancarios en el sentido de que te devuelven tu capital, junto con los intereses, al vencimiento. Pero son emitidos por el Gobierno, en este sentido son aún más seguros. Sin embargo, hay una gran diferencia: se cotizan a descuento. ¿Qué quiere decir esto? Es muy sencillo. Cada Cete tiene un valor nominal de 10 pesos. Tú lo compras a un precio menor, y al final del plazo te pagan los 10 pesos. El rendimiento es la diferencia en el precio.

Por poner un ejemplo sencillo, supongamos que compras un Cete a plazo de un año, el cual te va a pagar una tasa de interés del 5%. Esto significa que cada Cete que a su vencimiento valdrá 10 pesos, lo estás adquiriendo a 9.5238 pesos. La diferencia es el rendimiento: 0.4762 por cada Cete. Eso equivale a multiplicar 9.5238 (lo que invertiste) * 5% (la tasa de interés pactada).

Los Cetes por lo general se emiten a plazos de 28 días, 91 días, 182 días y 364 días. Es decir: un mes, tres meses, seis meses y un año. Son instrumentos de corto plazo.

2. Bonos

Los Bonos son instrumentos de más largo plazo: desde 3 hasta 30 años. Como son de largo plazo, pagan intereses cada 6 meses – a una tasa de interés anual fija durante todo el periodo, que se pacta desde un principio. Cada bono tiene un valor nominal de 100 pesos, el cual se te devuelve al vencimiento del plazo.

Los Bonos por lo general se emiten a plazos de 3, 5, 10, 20 y 30 años, los cuales se pueden adquirir también a través de CetesDirecto.

3. Bondes

Los Bondes son instrumentos que se emiten a 3 y 5 años normalmente. Sin embargo, pagan intereses cada mes, a una tasa que es variable (puede cambiar todos los días). Cada uno tiene un valor nominal también de 100 pesos, el capital se te devuelve al vencimiento del instrumento.

4. Udibonos

Estos son similares a los Bonos, pero están denominados en UDIs. También pagan intereses cada seis meses, a una tasa fija durante todo el periodo. La gran ventaja es que al estar denominados en UDIs, tienen garantía inflacionaria (recuerda que el valor de la UDI cambia cada día con la inflación). Por lo tanto, la tasa de interés que te pagan es una tasa real (por arriba de la inflación). Su valor nominal es de 100 UDIs, y usualmente se emiten a plazos de 3, 10 y 30 años.

Es importante mencionar que en los instrumentos de largo plazo no necesariamente te tienes que esperar todo el tiempo para ver tu dinero de regreso. En CetesDirecto podrás venderlos antes de su vencimiento – pero te los comprarán al precio del mercado (que puede ser mayor o menor al precio que pagaste por ellos – depende de los precios del mercado). Por ejemplo: si tú tienes un bono a 30 años que paga una tasa de interés del 8%, y actualmente las tasas para bonos con plazo similar es del 6% – eso significa que tu bono es más valioso y por lo tanto te pagarán más de lo que te costó y de lo que vale el otro bono. Pero puede suceder lo contrario: que en ese momento las tasas para bonos con plazo similar hayan subido al 10% – lo que significa que tu bono será menos valioso porque paga menos que las tasas que se pueden conseguir en el mercado.

También es importante comentar que en estos casos, se te cobra una comisión por la venta (en entrevistas de radio se ha mencionado que es un 1%, pero el contrato dice que puede variar y que se te informará en el momento en que quieras poner la orden). Fuera de esto, la cuenta es totalmente libre de comisiones: sin ningún costo para ti. Vale la pena.

¿Con quién se abre el contrato de CetesDirecto? ¿En dónde está mi dinero?

CetesDirecto está administrado por Nafinsa (Nacional Financiera) – que es un banco de desarrollo administrado por el Gobierno. Tu contrato es con ellos.

¿Cuáles son los requisitos para abrir una cuenta en CetesDirecto? He escuchado que necesitas la Firma Electrónica Avanzada.

Esta es otra de las cosas que ha causado confusión. Tú puedes contratar tu cuenta en CetesDirecto en línea o directamente en alguna sucursal de Bansefi (como Nafinsa no tiene sucursales o “ventanillas” para el público, se hace a través de Bansefi).

En cualquier caso, tienes que tener una cuenta bancaria a tu nombre, y proporcionar la CLABE (Clabe Bancaria Estandarizada) de la misma. ¿Por qué? Para que puedas transferir dinero desde esa cuenta bancaria – y sea ahí donde te paguen tus intereses y el dinero que decidas retirar de tu cuenta de CetesDirecto.

Ahora bien, si contratas en Bansefi, no necesitas nada más que lo que te pide cualquier banco: copia de tu credencial de elector, comprobante de domicilio, y un estado de cuenta reciente de la cuenta bancaria mencionada, que muestre la CLABE.

Si decides contratar en línea, entonces sí necesitas la Firma Electrónica Avanzada, que te sirve para firmar electrónicamente tu contrato. Si la tienes, es una gran opción ya que el contrato se apertura inmediatamente: no necesitas mandar ni tu IFE – sólo una copia escaneada de tu estado de cuenta bancario, y ya está.

Actualización: ahora también existe, en línea, la Contratación Express de CetesDirecto, con lo cual ya no necesitas la Firma Electrónica Avanzada para hacer el trámite a través de Internet.

Cabe mencionar que el dinero que deposites a tu cuenta de CetesDirecto siempre debe provenir de tu cuenta bancaria. No puedes transferir dinero a este programa desde una cuenta distinta, o depositar efectivo, o un cheque de alguna otra cuenta que tengas. Siempre tiene que ser dinero que venga de la cuenta que registraste en tu contrato.

¿Cómo se opera? ¿Qué tal está la plataforma? Mi experiencia de contratación.

Antes de abrir el contrato, lo primero es registrarte en la página de CetesDirecto. Una vez que lo haces, el siguiente paso es la contratación: cargas la información que se te solicita. Posteriormente, el sistema te pregunta si cuentas con tu Firma Electrónica Avanzada – en cuyo caso puedes contratar en línea, o si no te da instrucciones para que acudas a una sucursal de Bansefi.

Como yo tengo mi FiEL, hice mi contratación en línea durante el fin de semana. Abrir la cuenta fue muy fácil. Tu número de cuenta de CetesDirecto es un número CLABE de Nafinsa: a ese número tienes que hacer las transferencias.

Sin embargo, me encontré con algunos problemas:

Por ejemplo, aunque puedes operar desde una Mac, el aplicativo para firmar electrónicamente el contrato es únicamente para Windows (esto me da mucho coraje). Afortunadamente mi Mac también corre Windows, pero fue un paso adicional.

Además, a pesar de que te dicen que la cuenta se activa inmediatamente, esto no es cierto. Hoy por la mañana transferí 1,000 pesos a mi cuenta CetesDirecto, pero la transferencia fue rechazada porque mi cuenta no había sido activada. A medio día una persona se comunicó conmigo para informarme esta situación, y se disculpó y me pidió que volviera a intentar. Finalmente pasó el dinero.

Desde mi oficina (ahí se usa Windows), por alguna razón, no puedo entrar a mi cuenta desde Internet Explorer (sí puedo hacerlo desde casa), tengo que usar otro explorador (Safari para Windows).

Ahora bien, al comprar la página a veces no carga bien. Hoy hice varias órdenes de compra de instrumentos a diferentes plazos, cada una por 100 pesos. Al principio fue un poco confuso porque el sistema te agradece por invertir ANTES de que “confirmes” tu orden. Es decir: cargas tu orden, pones “aceptar” y el sistema te agradece. Entonces, piensas que ya quedó pero no. El botón de “aceptar” se convierte en un botón de “confirmar” – el cual tienes que presionar para que tu orden quede cargada. Un poco raro pero una vez que uno le agarra el modo, es fácil.

La página de CetesDirecto es, sin embargo, poco amigable.

Ahora que estoy entrando a consultar, 7 horas después de hacer mis operaciones, me aparecen en el sistema tiene órdenes “pendientes de asignar” que no corresponden al plazo contratado – varias que fueron a 28 días se muestran en la página como si fueran inversiones a 91 días. Espero que sea un error (afortunadamente tengo mis comprobantes impresos) y que se ejecuten bien. Por otro lado, el sistema canceló unas órdenes al parecer por no contar con los fondos suficientes, lo cual no es correcto, ya que varias de las operaciones que cargué son para ejecutarse en fecha posterior (y el requisito, según el sistema, es tener los fondos 24 horas ANTES de que esas operaciones sean ejecutadas). Pronto reportaré cuál fue el problema y si mis operaciones se efectuaron como las solicité.

En resumen: hay errores y parece un producto no terminado, que se liberó de forma apresurada porque se tenía que dar el anuncio. Espero que eso se pula en los siguientes días.

Es importante mencionar: el dinero que no utilices para comprar instrumentos, o bien el que te sobre después de tu compra, queda invertido en un fondo de inversión de liquidez diaria, administrado por Nafinsa (el NAFFDIA). Finalmente, en la cuenta Cetedirecto tiene una limitación: no puedes mantener más de 7 millones de pesos en ella. Nada que a muchos nos preocupe, pero es importante saberlo (está en el contrato). Si llegas a pasarte de esta cantidad, tendrás que vender el excedente.

¿No genera esto competencia contra pagarés bancarios, fondos de inversión o cuentas como la Inbursa CT?

¡Desde luego! La competencia más directa es contra pagarés bancarios y fondos de inversión de corto o mediano plazo. ¿Por qué invertir en un pagaré a 28 días, si puedes comprar Cetes que son más seguros, y que te pagarán un mejor rendimiento que el banco?

Con respecto a los fondos, aunque sí existe una competencia muy directa, no hay que olvidar que son instrumentos diferentes. Por ejemplo: muchos fondos de inversión de corto plazo te ofrecen liquidez diaria – el plazo mínimo de inversión en instrumentos gubernamentales a través de Cetesdirecto es 28 días. Por lo cual, dinero como el fondo para emergencias (por lo menos una parte) debería permanecer en el fondo.

Lo mismo sucede con sociedades de inversión de más largo plazo – muchas ofrecen liquidez cada mes y tienen una canasta de instrumentos a diferentes plazos – desde Cetes hasta bonos a 30 años. Para muchas personas, comprar un bono a 10, 20 o 30 años puede no tener mucho sentido.

Ojalá, sin embargo, que esto ayude a bajar las comisiones por administración que algunas operadoras cobran – pueden ser muy altas y en algunos casos se “comen” una gran parte del rendimiento.

En el caso de Inbursa CT, recordemos que esta funciona como una cuenta de cheques que paga rendimientos de Cetes a 28 días – pero cobra una comisión bastante alta por ello. Por ser una cuenta de cheques, puedes disponer de tu dinero en cualquier momento. Pero a menos que tengas mucho dinero en ella, no es muy conveniente: la comisión literalmente puede ser mayor que tus rendimientos – lo cual no tiene mucho sentido (a menos que tengas una gran cantidad de dinero ahí y requieras tenerlo totalmente líquido). Por lo cual yo no lo veo como una competencia tan directa: son productos para necesidades muy diferentes.

Algunas recomendaciones finales

Es importante mencionar que al tener acceso a inversiones de diferentes plazos mediante CetesDirecto, uno puede hacer combinaciones inteligentes. Por ejemplo: puedes escalonar inversiones.

Es decir: en lugar de comprar hoy 1,000 pesos en Cetes a 28 días, puedes comprar 250 pesos hoy, 250 pesos la siguiente semana, y así sucesivamente. Esto significa que (una vez transcurridos 28 días) cada semana vence un Cete y puedes tener disponible 250 pesos. En entornos de tasas volátiles, el escalonamiento puede dar estabilidad a tu inversión.

El escalonamiento puede funcionar con instrumentos de diferentes plazos: por ejemplo, comprar una parte a 91 días, y escalonar Cetes a 28 días de manera semanal. O bien, comprar Bonos o Bondes y cada que recibamos intereses, invertir éstos en Cetes. En fin, hay muchas estrategias inteligentes que uno puede aplicar dependiendo de sus necesidades.

¿Piensas invertir en CetesDirecto parte de tu dinero?