Una buena parte del éxito en nuestra vida, y en el manejo de nuestro dinero, tiene que ver con la actitud que tomamos con respecto a cuatro grandes rubros de las Finanzas Personales:

  1. el establecimiento de nuestras metas
  2. el riesgo que estamos dispuestos a asumir para alcanzarlas (la manera como invertimos)
  3. el crédito, y
  4. la manera como protegemos nuestro patrimonio

Todos ellos son aspectos muy sensibles e importantes, ya que inciden de manera muy directa en nuestras posibilidades de alcanzarlos.

En esta ocasión hablaremos del primer punto.

La Actitud que Tomamos con Respecto a Nuestras Metas

El establecimiento de nuestras metas y objetivos es un proceso dinámico, que va cambiando de acuerdo con nuestras necesidades y situación patrimonial. El éxito financiero depende, en gran medida, de cómo establezcamos nuestras metas. En este sentido, es importante tomar en cuenta las siguientes sugerencias:

Fijar nuestras metas en etapas tempranas

Tener un retiro digno, por ejemplo, es una meta que debe ser planteada desde que comenzamos nuestra vida laboral. Lo mismo ocurre con la creación de un fondo para la educación de nuestros hijos: es importante hacerlo incluso antes de que ellos nazcan. Mientras más pronto determinemos nuestras metas de largo plazo, más fácil nos será alcanzarlas. Mientras más tiempo tengamos, menos dinero requeriremos para obtenerlas.

Visualizar nuestras metas constantemente

Nuestros objetivos financieros deben coincidir con nuestros valores, y con nuestro plan de vida. Deben reflejar nuestros anhelos más profundos. Por eso, debemos soñarlas, visualizarlas, imaginarlas, verlas realizadas en nuestra mente. Esto nos sirve de motivación: mientras más veces nos veamos con nuestras metas realizadas, menos arduo y largo parecerá nuestro camino.

Establecer prioridades

En ocasiones no es posible reservar el dinero suficiente para el cumplimiento de todas nuestras metas. Mucha gente decide dejar de lado los objetivos más importantes (como el retiro), para poder alcanzar otros menos relevantes (como una tele nueva, por ejemplo). Esto es humano: tendemos a buscar satisfacer nuestros deseos inmediatos. Sin embargo, es importante entender que esto es un grave error que no se verá hoy, ni dentro de una semana, pero sí en futuro. Nunca debemos posponer o sacrificar las metas de largo plazo: estas son las más importantes.

En los siguientes posts hablaremos de los tres aspectos restantes.

[hr]

La serie completa de las Actitudes que Nos Llevan al Éxito Financiero:

  1. el establecimiento de nuestras metas
  2. el riesgo que estamos dispuestos a asumir para alcanzarlas (la manera como invertimos)
  3. el crédito, y
  4. la manera como protegemos nuestro patrimonio

[hr]