La gente comete algunos errores comunes al invertir en fondos, muchos de los cuales son de sentido común. Y es que en México y otros países hay una gran variedad de fondos de inversión para elegir: esto hace que muchas personas se pierdan.

Ahora bien: esa variedad es positiva, ya que podemos encontrarnos fondos que invierten en activos muy diferentes. Por lo tanto, son un vehículo ideal para iniciar un plan de ahorro o para conformar, con varios de ellos, un portafolio de inversión adecuado a nuestras necesidades y objetivos.

Sin embargo, como en todo, tenemos que aprender a tomar decisiones adecuadas e inteligentes y evitar estos errores comunes al invertir.

7 Errores Comunes al Invertir en Fondos

Los errores comunes al invertir más frecuentes son:

1. Invertir en una sociedad de inversión únicamente porque se situó en los primeros lugares de rendimiento el año anterior.

Muchas veces, el ranking de los fondos de inversión resulta un buen lugar para encontrar uno exitoso. Aunque rendimientos pasados no garantizan éxito en el futuro, el ver cómo se ha desempeñado el fondo puede darnos un elemento de toma de decisiones. Sin embargo, generalmente se debe investigar más.

Tal vez el buen desempeño de ese fondo se haya debido a la suerte, o a que decidió tomar un riesgo demasiado alto, que dio buenos resultados en un mercado al alza, pero que tal vez pueda dar lugar a una gran pérdida en cuando el mercado tropiece.

Lo que debemos buscar, en general, es la consistencia de ese fondo de inversión a lo largo del tiempo. Que su rendimiento haya estado, no en el último año sino en varios, cercano a su benchmark (el indicador contra el cual podemos compararlo).

2. Comparar peras con manzanas.

Cuando a uno le dicen que un fondo de inversión dio un renimiento, digamos, del 30%, podría parecer muy bueno. Pero cuidado: se deben comparar los rendimientos con otros fondos de la misma clasificación y/o calificación, y con su benchmark.

Por ejemplo, si el IPC de la Bolsa Mexicana de Valores dio un rendimiento del 40%, un buen fondo indizado debería haber otorgado un rendimiento similar. En un caso así, el fondo que pagó 30% tuvo un desempeño pobre.

Existen además operadoras de sociedades de inversión que insisten en comparar sus fondos en instrumentos de deuda contra las tasas que pagan los bancos a las personas físicas: con ellas suelen tratar de disfrazar rendimientos mediocres.

3. Basar la decisión de inversión en la publicidad del fondo.

Muchas operadoras de sociedades de inversión anuncian que los rendimientos de sus fondos son excelentes, pero no todos los son. Es importante medir con un criterio uniforme qué tan cierto es lo que dicen, y medir el desempeño del fondo no sólo en un año sino en un horizonte mayor. Muchas veces, ciertas operadoras deciden sacrificar ingresos para lograr incrementar su base de clientes, para luego incrementar la comisión por administración que cobran a cada fondo de inversión (y que impacta directamente los rendimientos del mismo).

Existen numerosas fuentes en donde se pueden consultar los rendimientos históricos de las diferentes sociedades de inversión: desde las propias operadoras, el suplemento mensual de Fondos de Inversión de periódicos especializados como El Economista, o incluso en páginas de Internet como The Fund Pro, Terra Economía, Yahoo Finance, Fondos Mexicanos, etc.

4. No conocer los objetivos de inversión del fondo y sus riesgos asociados.

A pesar de que en México las autoridades financieras han dispuesto que cada sociedad tenga una cierta clasificación de acuerdo a sus objetivos, a fin de que los inversionistas las conozcan y puedan comparar sus rendimientos, muchas veces esa meta es genérica o poco específica. Es muy importante leer el prospecto de información al público inversionista de la sociedad de inversión en cuestión antes de invertir en ella, pero además preguntar a los asesores para tener claro exactamente qué es lo que la operadora y/o manejador del fondo trata de lograr, cuáles son sus riesgos y cuál es su benchmark.

Hace poco me contactó una persona que había invertido en un fondo común (que invierte en acciones de la bolsa) sin saberlo. Él necesitaba una inversión a corto plazo, y no le informó esto al ejecutivo de la operadora. Simplemente preguntó: en qué me recomiendas invertir y el ejecutivo le recomendó un fondo de inversión que había estado dando muy buenos rendimientos. El ejecutivo tampoco preguntó sus objetivos, ni le explicó qué tipo de fondo era.

Recordemos que la responsabilidad de dónde ponemos nuestro dinero es nuestra y de nadie más. Por eso NUNCA hay que invertir en ningún instrumento que no comprendamos perfectamente: esto incluye conocer los riesgos y el rendimiento potencial, así como si es adecuado para nuestro horizonte de inversión.

5. No conocer los costos asociados a la inversión.

Algunos fondos de renta variable una comisión por compra y venta de sus acciones que puede llegar hasta el 1.7% más IVA sobre el monto de la operación. Obviamente, este costo impacta en el rendimiento. Además, todos los fondos pagan una comisión por administración a la institución que los opera, la cual es pública (aparece en los boletines que se publican en la Bolsa Mexicana de Valores) y en los informes trimestrales de los fondos, y debe ser informado por la operadora en caso de que lo solicitemos.

6. Asumir que únicamente por comprar un fondo se tiene una diversificación adecuada.

Una persona podría invertir en un fondo sectorial, por ejemplo (como fondos que invierten en acciones del sector de infraestructura, por ejemplo), lo cual no necesariamente implica una adecuada diversificación. Otra persona podría invertir en dos fondos con las mismas características (por ejemplo, en dos sociedades de inversión del mismo tipo) lo que tampoco denota una diversificación patrimonial adecuada.

Para lograrla, un inversionista debe invertir en diferentes tipos de fondos (de mercado de dinero, de deuda a plazo, de cobertura, en acciones de México, en acciones de otros países, etc.) – es decir, conformar un portafolio de inversión que realmente sea adecuado para nuestros objetivos y nuestro perfil de riesgo.

7. No invertir de manera regular.

Mucha gente trata de predecir, sin éxito, los movimientos del mercado. En cualquier plan de ahorro e inversión, las aportaciones periódicas son fundamentales. Nadie sabe cuándo los precios de un determinado instrumento subirán o caerán súbitamente, por lo que siempre es importante estar cubierto.

Una estrategia adecuada es invertir el mismo monto de dinero de manera regular, a fin de promediar los costos de la inversión. Mediante esta estrategia, cuando los precios suben, el monto invertido alcanzará para comprar un menor número de títulos. Por el contrario, cuando los precios bajan, el mismo monto alcanza para comprar un mayor número de acciones: es decir, se compra más al menor precio.

¿Qué otros errores comunes al invertir conoces?

Mini-Curso Gratis

Los seis pasos para alcanzar tu libertad financiera

Suscríbete gratis y recibe en tu correo el mini-curso "Los seis pasos para alcanzar tu libertad financiera"

100% libre de SPAM. Cancela cuando quieras. Powered by ConvertKit